¿Cambiar de imagen?

Si me encuentro cómodo con mi forma de vestir….. si no me da miedo de la persona que me observa cuando me miro al espejo……..si me da igual una 48 que una 52 (en mi caso una 58)…….entonces ¿por qué un cambio de imagen?. Oye, bajo estas circunstacias no deberías de cambiar de imagen. Tu eres muy feliz tal y como eres, así que no cambies. Pero si te pareces a Don Pinpon, sales corriendo y gritando cuando -aún después de restaurarte la cara con cremas y menjunjes- te miras al espejo y, además,  usas una talla 90, lo mejor es que………cambies de look. De verdad, de nada te va servir una crema liporreductora, un borrador de arrugas o visitar las tiendas de Serrano con una abultada VISA. Mira, los que somos así (de feos) no tenemos más solución que pedir a la Virgen que nos haga un milagro y nos convierta en clon de Brad Pitt a […]

Seguir leyendo