Macri y el protocolo en su visita de estado a España.

Acabo de leerlo en el diario argentino la nación en el que se escribe sobre el protocolo -referido a la indumentaria y otras normas de cortesía- que regirá los actos con los que SS.MM Los Reyes de España han honrado al presidente de mi muy querida Argentina. Me piden en las redes sociales que de mi opinión porque el artículo, aunque cargado de verdades, necesita aclarar algunos detalles. Tengo la inmensa suerte y el verdadero honor de haber servido en la Casa de S.M El Rey y mi opinión, creo yo, puede ayudar a comprender y a ampliar lo ya explicitado en el artículo. Confieso que lo escrito me ha gustado y debo destacar una frase que hago mía: “…los códigos de ceremonial adquieren un valor semántico de relevancia: cumplirlos o transgredirlos será una declaración de principios“. Por eso, el presidente argentino y su esposa, con su indumentaria, contribuirán a facilitar las […]

Seguir leyendo

Cada uno en su lugar.

La observación. ¡Cuánto se aprende de la observación! ¡Qué importante es uno u otro gesto! ¡Cuánta contenido e información hay en los gestos! Ya sabes que una de las finalidades del protocolo es decir por el gesto lo que explícitamente no se puede o se debe decir. Desde hace unos años vengo observando qué hacen los dirigentes e intento descifrar el porqué de sus gestos. Me sirve para aprender cómo hacer las cosas bien y evitar cómo hacerlas mal….en protocolo y en mi vida profesional y privada. En algunos casos, esos gestos no son premeditados y descubren intenciones no deseadas por los actores. El dirigente que por ignorancia o desprecio actúe públicamente así,  no es más que un auténtico irresponsable. Un gesto de un gobernante o alto directivo empresarial puede traducirse en un aumento o disminución significativa de los índices de su imagen pública, credibilidad y, en el peor de los casos, […]

Seguir leyendo

No-protocolo como estrategia de comunicación.

“No sirve para nada”. Al menos eso es lo que algunos afirman del protocolo. “El protocolo distancia a los líderes de la sociedad a la que se deben”, dicen otros. El caso es que, en realidad, el protocolo es utilizado – a veces manipulado- para atender a los objetivos de unos y otros. Lo curioso es que nadie, creo yo, salvo los que nos dedicamos a estos menesteres, se atreve a admitir que -además de procurar la convivencia- sirve para comunicar. Así lo viene a demostrar algunos líderes políticos que lo utilizan, a hurtadillas, como si no les afectase ni interesase. En muchos foros y en este blog he afirmado que son varios los factores que afectan al protocolo en tanto que técnica de comunicación y facilitadora de las relaciones personales, institucionales, diplomáticas, empresariales o políticas. Destaco hoy cómo se utiliza el espacio – sí, lo de ceder o no la derecha-, el tiempo […]

Seguir leyendo

El protocolo del “besamano”

¡Ay madre! Qué lío tienen algunos con esto del besamano -otros especialistas interestelares le llaman “pasamano”, como si del apoyo para subir escaleras se tratase- que supuestamente debían pasar  los invitados a la cena que Mario Vargas ofreció para celebrar su 80 cumpleaños. Al decir besamano parecería que se tratara de ejecutar una serie de movimientos sumisos. Nunca los ví así y, en el siglo XXI, no debiera entenderse como gestos de sometimiento a las personas que nos reciben. Muy al contrario, los anfitriones están obligados a recibir a sus invitados y ambos debieran actuar con modales adaptados a las exigencias de etiqueta que el lugar y las personas presentes merecen. Esto es, el besamano no es más que un saludo entre personas -invitados y anfitriones- que se demuestran respeto públicamente. No es necesario que unos y otros sean amigos. Sí es necesario el mutuo respeto explicitado por el gesto de estrechar la mano […]

Seguir leyendo

El protocolo es el camino: Vive la France!

Por encima de ideologías, gustos e intereses personales se sitúan siempre los valores y los intereses propios de un colectivo como pueda ser una nación. Los valores comunes se defienden con normas de obligado cumplimiento. Respetar las normas, sean protocolarias o de otra índole, hacen más grande a una nación, más creíbles a los dirigentes que las cumplen y las hacen cumplir y más honestos, libres y demócratas a quienes las acatan por convicción y libremente. Aceptar normas significa respetar al prójimo e imponerte a ti mismo no sobrepasar los límites que conculcarían la libertad del otro. Si así lo haces, contribuyes a los intereses comunes y mereces respeto. Si no lo haces, la sociedad te rechaza. Así funciona la vida. No digo nada nuevo porque esta manera de pensar y actuar es parte de nuestra cultura. Lo que ha hecho Más y sus más aventajados borregos nacionalistas ha producido una ruptura y un rechazo masivo […]

Seguir leyendo

Con un pito en la boca.

Lo siento de verdad. No sabes cuanto lamento verme obligado a opinar sobre cuestiones protocolarias que nuestra sociedad, supuestamente, debía haber superado ya hace años. Lo que viene más adelante tiene dos partes: a) y b). La parte a) se dedica a calificar despectivamente y de manera directa a los cobardes a los que gusta tener pitos en la boca. La parte b), no menos seria que la anterior, es en la que doy mi opinión protocolaria. Avisad@ estás. Parte a) o del calificativo despectivo. No han transcurrido dos días desde el bochornoso espectáculo de los silbidos al Himno Nacional y a S.M. El Rey. Los comentarios de los peruanos y de otras nacionalidades (entendí algo en inglés que no me gustó) no son nada elogiosos hacia un país que permite estas burradas. Lo que sentí en el aeropuerto de Lima viendo insultado al Himno Nacional y vilipendiado a S.M. El […]

Seguir leyendo

Me llena de orgullo y satisfacción.

No te preocupes. No voy a felicitarte de nuevo por la Navidad. Pero, prepárate porque yo también voy a comentar El discurso del Rey. Fíjate que a mi me parece que, en su conjunto, no ha habido nada nuevo. Bueno, yo creo que el lugar desde el que habla el Rey es uno de los pocos cambios que se han llevado a cabo. En esta ocasión ha hablado desde un rincón de algún lugar del Palacio de la Zarzuela que se asemeja, en lujo, al salón de muchos de los españolitos de a pié. Algunos hubieran querido que la acción se desarrollara en la cocina, mientras que S.M contribuía a los quehaceres domésticos. Ello hubiera contentado a las feministas. Quizá hubiera sido buena idea, también, que S.M. hubiera ofrecido parte de sus palabras mientras sembraba zanahorias en un huerto totalmente ecológico. Ello hubiera contribuido a hacer más felices a los […]

Seguir leyendo

El protocolo cede el paso a la comunicación institucional.

Cuando nos referimos al protocolo lo podemos hacer desde muchas y diferentes aproximaciones. Si lo hacemos respecto de los modos de actuar públicos, de las atenciones y deferencias que se ponen de manifiesto en presencia de otras personas, de la adecuación y adaptación al contexto de las maneras de proceder, podríamos referirnos a lo que todo el mundo entiende por protocolo social. En este sentido, como ya he mencionado en otras ocasiones, “protocolo es un conjunto de normas que facilitan el éxito en cualquier tipo de relación, sea política, diplomática, empresarial o social”. La aceptación social -y por lo tanto la capacidad de influir en los demás- está directamente relacionada con la percepción que la sociedad tenga de un personaje público. Así, la adaptación de la conducta pública a lo que la convención social entiende que es de buena educación, impulsa la aceptación social del personaje y lo que este representa. Por el contrario, si los modos de […]

Seguir leyendo

“Walk a mile in his shoes”

Observa la diferencia de altura entre Holland y Los Reyes de España.

Buscando algún tema sobre el que escribir esta semana, me topé con un post de mi admirada y respetada María de la Serna en el que comenta el saludo con que François Hollande, Presidente de la república francesa, recibe a S.M. La Reina Doña Letizia en la visita que SS.MM Los Reyes de España han cursado a Francia. Hollande debió ponerse a la altura de la Reina y no lo hizo. Quizá, el Rey debió esperar a que la Reina subiera otro peldaño pero, en cualquier caso, el peor situado para ejecutar el saludo es el Presidente de la República francesa. Se me ha ocurrido que el Presidente de la República francesa -y su Jefe de Protocolo- no son tan ignorantes como para no valorar hasta el más pequeño de los posibles contratiempos y que la posición y el saludo de Hollande no es circunstancial sino que responde a razones de imagen. […]

Seguir leyendo

Pobres necios.

Doña Letizia, con la cabeza cubierta, visita el mausoleo del primer Rey de Marruecos.

Está muy claro. Para agradar es necesario tener intención. Si uno no quiere, dos no pueden entenderse ni crear un clima de entendimiento que satisfaga a ambos. Por eso, en muchas ocasiones, el valor del gesto adquiere una importancia que supera las palabras que, como el aforismo reza, “se las lleva el viento” Muy al contrario, los gestos son acciones palpables y casi medibles. Además son observables. Si hiciéramos caso a Mehrabian aprenderíamos mucho, además de ganar eficacia, de comunicación. Si, hablando de gestos, nos referimos a la organización de actos en los que se solicita confirmación de asistencia, es de buena educación confirmar -de forma verbal o por escrito- la asistencia o la ausencia. A un acto formal el anfitrión puede invitar verbalmente pero ello no exime de hacerlo por escrito. Como gesto de cortesía, que corresponde equilibradamente a lo anterior,  se debe contestar verbalmente al anfitrión y por escrito a […]

Seguir leyendo