Obama y las Sagradas Escrituras.

Pretendo  explicar algunos detalles relacionados con el protocolo en las fotografías de familia de las reuniones OTAN. Más adelante comprobarás que el contenido es una reflexión sencilla, aunque no simple, sobre precedencias y otros aspectos de esos importantes encuentros y comprenderás el porqué del titular. Preside el que organiza…Este principio -universalmente admitido- casi nunca se lleva a término. En España la norma oficial determina que el organizador preside el acto aunque en la realidad, en la mayoría de los actos, el anfitrión cede la presidencia. Y se cede la presidencia tantas veces como presiones se reciban de los avispados Jefes de Protocolo cuya obligación – responsabilidad ineludible del que se precie- es la de colocar a su “señorito” en el mejor lugar. La ceden porque, de lo contrario, las autoridades que provocan el tsunami de la presencia mediática no se acercarían a nuestro acto. Es una pura y dura simbiosis anfitrión-invitado de honor. “Ceder” es el precio que hay que pagar. […]

Seguir leyendo

Los últimos serán los primeros…………..

Está claro que, cuando nos referimos a fotogenia, por encima de las palabras destaca el gesto. Con un poco de entrenamiento podemos llegar a controlarlo. Un buen anfitrión controla su gesto para hacer cómoda la estancia de sus invitados y salir bien en la foto. También se puede intervenir en el control del tiempo, que es factor determinante en la organización de actos. Y, por último, cabe destacar la distribución de espacios. Como siempre afirmo en mis charlas, no vale la “ocupación” de cualquier sitio porque la cercanía o lejanía respecto de la personalidad más importante viene a indicar la importancia de los que con esa personalidad se fotografían. Viene al caso lo anterior por el “corte y confección” de la fotografía de familia de la cumbre de Lisboa de la OTAN. En protocolo, la distribución de personas y símbolos que conforman las fotografías, tiene un mensaje implícito y, si una de las máximas […]

Seguir leyendo

Una de precedencias.

¿A quién no se le ha dado el caso, durante la preparación o el desarrollo de un acto, de recibir quejas por el lugar asignado a una determinada autoridad?. Estoy seguro que a casi todos los que nos dedicamos al “pastoreo” -dicho sea sin ánimo de ofender- de autoridades. Ocurre que en determinado ámbito, una autoridad tiene un puesto en el ordenamiento de precedencias y, cuando sale de ese ámbito, algunos pretenden tener, mantener y sostener su status y su precedencia.  Ocurre, también, que cada uno en su casa puede ser el rey y, cuando sale de ella, se encuentra con que sólo es uno de tantos. Para algunos, esa situación no es agradable. Algo parecido le ha debido ocurrir al Jefe de Estado Mayor del Ejército Turco que, de acuerdo con las precedencias de Turquía, ocupa el 4º lugar por detrás del Presidente, el Presidente del Parlamento y el Primer Ministro. El Jefe […]

Seguir leyendo