“Fotocol” y fotografía política.

Esto de hacerse fotografías con uno y con otros está muy bien para los “fotocol” de los saraos del consumidor de prensa rosa pero no así para el lenguaje de la política y la diplomacia, en la que cada gesto se traduce en acción política, subida o bajada de la bolsa y crédito o descrédito en la comunidad internacional. Hacerse una fotografía en un acto promocional con alguien de dudosa (o probada) rectitud y honorabilidad pública no siempre es malo. Efectivamente, no estará mal …en el caso de que el sujeto o individua sea sexy, tenga éxito en las pantallas o simplemente disponga de un “pastizal” con el que pueda llevarse por delante cualquier intento de menosprecio. Ya lo dice mi amigo Juan de Sevilla: “Güandedió, para el fotocó tormundo é güeno. Ezó zí tor mundo tié que ir maqueao, despeinao y regalao” Juan de Sevilla se refiere a que […]

Seguir leyendo