El protocolo cede el paso a la comunicación institucional.

Cuando nos referimos al protocolo lo podemos hacer desde muchas y diferentes aproximaciones. Si lo hacemos respecto de los modos de actuar públicos, de las atenciones y deferencias que se ponen de manifiesto en presencia de otras personas, de la adecuación y adaptación al contexto de las maneras de proceder, podríamos referirnos a lo que todo el mundo entiende por protocolo social. En este sentido, como ya he mencionado en otras ocasiones, «protocolo es un conjunto de normas que facilitan el éxito en cualquier tipo de relación, sea política, diplomática, empresarial o social». La aceptación social -y por lo tanto la capacidad de influir en los demás- está directamente relacionada con la percepción que la sociedad tenga de un personaje público. Así, la adaptación de la conducta pública a lo que la convención social entiende que es de buena educación, impulsa la aceptación social del personaje y lo que este representa. Por el contrario, si los modos de […]

Seguir leyendo