Un saludo «por narices».

Cuando viajamos -sobre todo a países cuya cultura difiere en gran medida de la nuestra- es posible que nos encontremos con una elevada cantidad de gestos de difícil «traducción». En otras ocasiones hemos hablado de las distancias entre personas que hacen sentir comodidad  o descontento en las mismas. El tipo de saludo con el que S.M. El Rey  Don Juan Carlos es cumplimentado por el anciano maorí Gerrard Albert, durante su visita al Parlamento de Wellington en Nueva Zelanda, sería impensable para un europeo. Nosotros estrecharíamos la mano y, quizá, un Chino efectuaría una inclinación de cabeza. George Bush, por ejemplo, saluda a los Tejanos con el saludo de los «Texas Longhorn» que aquí en España significa «cornudo». Lo mismo ocurre a este señor de un país asiático que saluda diciendo «gracias». Diferentes culturas, exigen diferentes formas de actuar, negociar o socializar. Ahí tienes la prueba. La fotografía de S.M. es de AFP para […]

Seguir leyendo