Razón, corazón e imagen pública.

Sentimientos y sentido de la vista. A través de ellos se llega a influenciar. La capacidad de razonar y los demás sentidos tienen poco peso a la hora de tomar una decisión. Es más importante lo nos agrada y nos hace sentir bien que lo que, analizado fríamente y desde la razón, nos conviene. Así tomamos las decisiones que afectan de manera importante a nuestras vidas. Cualquier pequeño detalle afecta a la percepción de manera que si la suma de esos pequeños inputs nos resulta atractiva, reaccionamos de forma positiva al estímulo. Si, por el contrario, lo observado nos resulta desagradable lo rechazamos. En resumidas cuentas, lo que nos mueve en uno u otro sentido, a la hora de tomar decisiones, es el corazón y las emociones y no la razón. Que no seamos conscientes de todo lo que influye en nuestra mente no quiere decir que no se esté […]

Seguir leyendo

Más de lo mismo.

Me cuesta creer que no lo hacen conscientemente. Un jefe de estado que recibe a su homólogo dejando que su perro se acerque a olisquear y pose en una fotografía; una primera dama que acude a mostrar su apoyo a los damnificados en una catástrofe con unos stilettos, como si de un acto social divertido se tratara. O sus asesores son unos lerdos o ambos descuidan aspectos que afectan a la credibilidad de los más altos dignatarios. El presidente Macron, en busca de la cercanía, de la humanización de lo que representa y en un claro intento de copiar al maestro de la imagen pública – Barack Obama- ha incorporado su perro al séquito de recepción de los Jefes de Estado en visita oficial a Francia.  ¿Qué hubiera pasado si el perro comienza a ladrar o, incluso, hubiera mordido en ese momento no ya al Jefe de Estado visitante sino a cualquiera de los presentes? Qué gracioso si se hubiera […]

Seguir leyendo

Make the first lady great again

Artículo publicado en la revista CAREP Magazine nº0 La están preparando. Al menos eso es lo que parece que intenta el grupo de asesores de la Casa Blanca. Melania Trump aún no tiene un papel distinguido -de momento- en la política de comunicación de Trump como sí́ lo tuvo, desde el principio, Michelle Obama. La Primera Dama de los Estados Unidos – FLOTUS (First Lady Of The United States) – ha decidido mantenerse, este primer año, al margen de la actividad pública. En teoría lo hace para cuidar a su hijo pequeño. La realidad parece ser otra. Pretenden mantenerla al margen de la actividad pública de su esposo, mientras que su lugar es ocupado por Ivanka Trump quien dispone de una preparación cultural más amplia. Un año de paréntesis y alejamiento de la actividad de la Casa Blanca que coincide, casualmente, con el tiempo que Melania Trump pasará al cuidado […]

Seguir leyendo

Michelle O. versus Melania T.

Es inevitable establecer comparaciones. También es imposible obviar el atractivo físico de una y otra. Lo que está meridianamente claro es que la mujer del Presidente de los EE.UU no solo tiene que serlo sino parecerlo y, en este sentido, nadie puede negar que Michelle Obama no solo lo ha hecho bien sino que, salvo contadas excepciones, lo ha hecho muy bien y ha sido y parecido la esposa del Presidente con sobresaliente éxito. Desde mi modesto punto de vista el papel de una Primera Dama debería ser tal que, en el peor de los casos, no llegue a perjudicar la imagen pública de su pareja. Digo bien, si es que su pareja no necesita impulsos mediáticos para mantenerse «a flote». A veces, una primera dama es decisiva para el éxito de su esposo y Michelle Obama ha estado siempre a la altura de lo que de ella se esperaba y se […]

Seguir leyendo