La nueva Lady Di.

Lo vi el otro día mucho más claro. Me recomendaron un documental en el que aparecía el  Príncipe Harry y su hoy esposa, Meghan Markle. Magnífico en su producción y realización. Ha sido cercano y muy emocional, como todo lo que se hace en el Reino Unido relacionado con la monarquía. No es que yo tenga una especial predilección por los británicos pero reconozco que los Windsor, desde los inicios del reinado de Isabel II, han sabido sembrar y recolectar una sustanciosa cosecha de aceptación social mundial. Los historiadores y estudiosos de la dinastía británica otorgan gran parte del mérito al Príncipe de Edimburgo de cuya mano se comenzaron a retransmitir en directo los actos de la monarquía, antes reservados a un exclusivo y reducido numero de privilegiados. Esa apertura y la visión de lo que acontecía a los reyes y sus familias, que abrió las puertas de los palacios […]

Seguir leyendo

Emoción, credibilidad y aceptación Real.

Lo hemos visto en la Boda Real británica. Aunque no pude verla en directo, desde ayer en la noche y ahora de viaje, no he dejado de leer y corroborar lo que ya era un éxito de comunicación Real cantado y coreado por todo el mundo. El juego de las miradas, las lágrimas, la sonrisa y el beso -ah! el beso de amor que se echó tanto de menos en el boda del Rey Felipe VI- son parte del kit emocional que hacen de un acto sin interés político y cargado de religiosidad, un hecho mundialmente seguido y aceptado tanto por monárquicos como por republicanos. Por encima de los 1300 millones de €uros que ha dejado en beneficios una boda Real a la que no ha asistido ningún miembro de familia real conocida, la celebración de esta boda ha supuesto un impulso a la aceptación de la monarquía británica que […]

Seguir leyendo