Llegar el último y marcharse el primero.

Llegar el último y marcharse el primero. Eso es lo que hace la persona de más rango cuando asiste a un acto ya sea público o privado, oficial o social. Es un derecho que le distingue del resto de los invitados y que todo el mundo acepta, salvo los más ignorantes, descorteses o maleducados que piensan que ellos, y solo ellos, son los importantes. Hoy he leído, de nuevo, que la Reina de Inglaterra ha roto una sola vez el protocolo. Me parece un doble contrasentido en primer lugar porque esto de romper el protocolo es una memez inventada por los medios de comunicación y en segundo lugar -y quizá sea más importante- porque no es que la Reina de Inglaterra o un dirigente rompan el protocolo, sino que ellos son realmente el protocolo. Aquí encaja perfectamente la frase adaptada de Gustavo Adolfo Becquer que se podría dirigir a la Reina […]

Seguir leyendo

La Duquesa merecía más.

A veces se puso el mundo por montera. Ella pudo hacerlo sin temor al qué dirán.

Eso es lo que yo creo. Me parece que Doña Cayetana merecía mejor funeral. Y no me refiero a la actitud de la familia o a la compañía que Sevilla le ha ofrecido en su despedida. Era una de la mayores fortunas de España y la persona con más títulos nobiliarios del mundo. Eso ya lo sabes. Pero no parece suficiente razón para tener la suerte de que, en nuestros días, los ricos te aprecien y los menos ricos y pobres te quieran como así ha ocurrido a Doña Cayetana. Sííííí, ya se lo duquesa pero yo prefiero escribir Duquesa. Simplemente me caía bien. Esta señora besaba con igual naturalidad a una mujer presa, que ejecutaba un plongeon -como gusta llamar a mi amigo Fernando Ramos a las genuflexiones- al Rey de España. Tan monárquica era y tan noble se sentía que cumplía estrictamente con los usos y costumbres que marcaban su […]

Seguir leyendo

Luto oficial y protocolo para funerales de un Jefe de Estado.

Tras el fallecimiento del presidente Chávez traigo al blog una reflexión sobre los aspectos protocolarios que rigen los funerales de los Jefes de Estado y los honores que se les rinden. Lo acontecido en Venezuela solo me sirve como nexo para escribir este post porque no hay detalle en los actos celebrados que me merezca la pena destacar por su elegancia, dignidad o excelencia organizativa. Aunque era conocida la gravedad del Presidente, parecería que los responsables de los funerales no hubieran tenido tiempo suficiente para la organización de los actos que con tanto desacierto se han llevado a cabo. Lo digo, entre otras acciones dignas de rechazo, porque el Chandalismo ilustrado ha vuelto a resurgir como elemento de la propaganda política al más puro estilo populista de república bananera. Penoso y propio de la más disparatada comedia ha sido observar al ahora presidente ataviado con un chándal velando el cadáver del Presidente Chávez. Ridículo es […]

Seguir leyendo