La elegancia no es cuestión de corbatas.

Antes de comenzar, quiero pedir disculpas por no haber asistido a mi cita semanal con vosotros de la semana pasada. Mucho trabajo, muchos proyectos y muy poco tiempo. Ya os iré informando… Si piensas que voy a hablar de chaqués, trajes de noche, pamelas o taconeo, mejor dejas de leer este post. Ya sabes que considero muy importantes las formas y las formalidades. Para muchos, esto de los códigos -sea cual fuere la actividad codificada- no es materia de su desinterés. El «corsé» que imponen las normas es algo que no va con ellos. Con los demás puede, pero con ellos no. Están convencidos, por ejemplo, que vestir de etiqueta o de manera formal responde a exigencias de otras antiguas y remotas épocas. Ellos son más de chanclas, bermudas y camisetas de tirantes con palmeras y girasoles, que es mucho más moderno, proporciona libertad de movimientos y no atenta contra […]

Seguir leyendo

Más Confucio y más protocolo.

Releía el nº 94 de la revista Historia National Geographic y me he topado con un interesante artículo sobre la vida de Confucio (551-479 a.c) quien valoraba el ceremonial y el rito en grado extremo. «Confucio reclama un estricto respeto por los rituales ancestrales chinos para evitar abusos de poder» pero también reclama el rito y la ceremonia como exponente máximo que sirve para destacar encuentros de alto nivel y de trascendencia. Cita el artículo de la revista varias anécdotas entre las que yo destaco la siguiente (sic): El príncipe de Qi organizó un festín por todo lo alto, pero Confucio consideró que el lugar no era adecuado y que no disponía de la vajilla correcta para celebrar el banquete de acuerdo con los ritos establecidos. Confucio afirmó: «Un banquete ha de servir para iluminar la virtud. Si no puede ser así, es mejor no celebrarlo» Se entiende así la perfección con que […]

Seguir leyendo

El descrédito de la Excelencia.

Un par de décadas atrás, nadie se hubiera atrevido a hacer uso de un tratamiento que no le correspondía. Para anteponer el «Excelentísimo Señor» a un nombre y apellidos, era casi condición sine qua non -salvo que fueras Grande de España- pasar antes por el Consejo de Ministros para ser nombrado Ministro, Gobernador Civil o General. Desde entonces hasta ahora, «nadie se ha querido quedar chico» y por estas latitudes, las de España, cada Autonomía ha legislado según le ha convenido y cada alcalde se ha tratado al gusto del momento sin que nada haya ocurrido para poner coto a estos asuntos ni nadie manifieste preocupación por el mal uso y la usurpación de tratamientos. Conozco a Alcaldes de pueblos de 3000 habitantes que se adjudican el tratamiento de Excelencia cuando solo los incursos en la Ley 57/2003  de medidas de modernización del gobierno local, tienen este tratamiento. Obsoleto quedó, […]

Seguir leyendo

Moda y modales.

Hace unos días hacía un comentario sobre el Manual de Urbanidad de Antonio Carreño donde destacaba la importancia del contexto y la influencia del mismo en los modos educados de actuar. Particularmente destacaba cómo la moda ha transformado las formas de saludo y, en la línea de aquel post, pretendo escribir este. Mi punto de partida es el elemento sombrero en el hombre. Por lejano y difícil de creer que pueda parecernos, hace 150 años los hombres de cierto poder económico también usaban la coquetería para poder ser y, en algunos casos, poder parecer. Su principal problema estaba en aparentar más estatura que la que realmente tenían y el sombrero, elemento de la indumentaria de moda  – recordad la chistera-, sumó a la cabeza más de 30 centímetros. En relación con esta particularidad cabe destacar que, aún hoy, existen determinados uniformes militares de época – véase el Ros de la […]

Seguir leyendo

«Shaking hands, bowing or a neck bow»

«Apretón de manos, inclinación de torso y cabeza o inclinación de cabeza». En ningún espacio, incluido la web oficial de la Casa Real Inglesa,  se «exige» un determinado saludo. Sólo los británicos sugieren el cómo se ha de saludar a su reina. Pocas cosas me sorprenden de Obama y mucho menos sus gestos de respeto que bordean la sumisión. Hoy he vuelto a corroborarlo en la fotografía que publica ABC y en su títular: El «Imperio» se inclina ante el imperio. Y es que lo gestos hablan por sí mismos. En este caso el saludo es demasiado explícito, acentuado y poco acertado, digo yo. Me reitero en lo dicho en otros post. Levantó ampollas en Estados Unidos  el  saludo efectuado por Obama al Rey Fahd de Arabia. Demasiado «bow»; demasiada reverencia; excesivo gesto de respeto. Puedes leer lo que escribí entonces aquí. Para los que habéis asistido alguna vez a […]

Seguir leyendo

El Vicepresidente no estaba. Lo firmó el «pro tempore».

El vicepresidente de los Estados Unidos de Norteamérica es, además, el presidente del Senado cuya firma es imprescindible para que, con posterioridad, el presidente USA firme cualquier proyecto de ley. Cuando el presidente del Senado no se encuentra en el país, los proyectos de ley son firmados por el presidente «pro tempore» que no es más que el senador de más edad del partido con mayor representación. En este caso, es el Senador  John Langdom que tuvo que firmar en esta ocasión por ausencia de Biden. Todo esto lo he sabido a partir del estudio en detalle de la fotografía que os dejo. Observa el tachón y la firma a la que se ha añadido de puño y letra «pro tempore». Por otro lado, Obama puede elegir entre once bolígrafos diferentes. Recuerda que las plumas son contraproducentes para las firmas y especialmente para los que son zurdos. Además los bolígrafos […]

Seguir leyendo

Cuidando los detalles

La maquinaria funciona. Y cuando la maquinaria de Mr. Obama se pone en funcionamiento todo funciona perfectamente. Todos los detalles importan, todos contribuyen al éxito.  Pero es necesario que se cuiden los detalles y es ahí, cuando los profesionales, los que entienden de ello, juegan un partido diario como si fuese una final. No existe diferencia entre jugar en casa o jugar fuera. Siempre se pone toda la carne en el asador. Os dejo dos fotografías de detalles relacionados con Obama: lo que el Presidente de EE.UU ve en el teleprompt y lo que Obama no ve….pero que sí ven otros como el Ayudante de Campo que no permite que su señorito lleve mal puesta la pajarita.

Seguir leyendo

Otra de indumentaria y periodistas.

Otra de periodistas. Diréis que estoy obsesionado con ellos. Nada más lejos de mi intención. De nuevo, buceando en internet, me encuentro con este titular » Varios periodistas que viajaron a África con ZP se presentaron en la cena de gala en vaqueros, camiseta y sandalias». Veamos, a una cena de gala se asiste con una determinada indumentaria, que normalmente se indica en la invitación. De no disponer de esa indumentaria, lo lógico es renunciar a la asistencia. Y digo esto porque si no se puede asistir con dignidad, por no disponer de esa indumentaria o porque vestir determinadas prendas  esté en contra de nuestros principios, es mejor no asistir. De este último caso se puede recordar a Alfonso Guerra que, en coherencia con sus ideas políticas y personales, aún siendo Vicepresidente Primero del Gobierno de España,  jamás vistió el frac exigido para las Cena de Gala en Palacio Real. Nunca asistió. Vestir de […]

Seguir leyendo

Chaqué versus Morning suit. Boda Real versus Ascot

No he podido remediarlo. Lo siento, lo tengo que decir. Los que habéis sufrido mis charlas de Protocolo Social en las que he incluido lo referido a indumentaria de etiqueta sabéis que una cosa es el Morning Suit y otra muy diferente el chaqué, Black Cutaway o Morning Coat. Diferente indumentaria para diferentes actividades. Mientras que el Morning Suit se utiliza para asisitir a las carreras de Ascot, por ejemplo, el Black Cutaway o Morning Coat o Chaqué (en español) es la indumentaria más formal que se puede utilizar de día. Desde aquí he señalado en alguna ocasión que no vale cualquier indumentaria, sobre todo si se utiliza una diferente a la que se exige para determinados actos. Esto es lo que le ocurrió al Príncipe Carlos de Inglaterra en la Boda de SS.AA.RR Los príncipes de Asturias. El (Charles de Inglaterra) vino a España vestido con su morning suit, no […]

Seguir leyendo

Corpus Christi en Toledo. Las prendas de cabeza.

Los hombres judíos y musulmanes cubren su coronilla cuando van a orar. En el caso de los cristianos, lo correcto es que los hombres se descubran y las mujeres hagan justo lo contrario. Como anécdota, ahí van dos fotografías. En una de ellas  un miembro de un Capítulo sale de la catedral cubierto con su birrete. Tras caminar unos pasos, alguien de protocolo le indicó que se descubriera. En la otra fotografía se puede observar la forma en que se toma el birrete que cubre la cabeza de algunos capítulos. Todo un mundo de detalles.

Seguir leyendo