Etiqueta, elegancia y moda.

Ha sido en el Museo Thyssen Bornemisza. Una experiencia única que yo creía haber superado cuando, en las mismas salas temporales, asistí a la exposición de Hubert de Givency en la que, como ya sabes, ofrecí una conferencia sobre Moda y Códigos de Etiqueta.  Ha sido emocinante, ilustrativa si tomas una audio guía, y entretenida. Un lujo para la vista que hasta el más profano en la materia puede apreciar con las explicaciones y la relación que Eloy de la Pera -su comisario-  establece entre algunos de los más importantes pintores españoles y las creaciones de Cristobal Balenciaga, «el diseñador de moda más admirado e influyente de todos los tiempos».  Descubrir colores, formas y fuentes de inspiración del modisto español ha venido a reforzar en mi la idea de que determinadas creaciones de tan importante diseñador no responden al concepto efímero y tradicional de la moda. Más bien sus creaciones […]

Seguir leyendo

Doña Sofía, La Reina de España.

Siempre afirmé con rotundidad y defendí que ella ha sido la mejor Reina que jamás tuvo España, después de Isabel La Católica. Y es que su majestuosidad nunca pudo ponerse en entredicho ni cuando fue Princesa de España -en el régimen de Franco- ni durante todos y cada uno de los 39 años en los que ha sido Reina de España. No he encontrado ni un solo gesto público, ni un solo despropósito, ni una sola palabra que pudiera poner en evidencia a D. Juan Carlos o a un miembro de la Familia Real y no le falta carácter ni firmeza. Doy fe de ello. Incluso D. Juan Carlos la calificó como «una gran profesional» que supo representar su papel con una elegancia de carácter, distinción, abnegación, credibilidad y gentileza nunca vistos antes. Es una dama educada, amable, firme, desenvuelta, culta, afectuosa y exigente, cualidades de las que solo las grandes de espíritu y miras pueden alardear. No […]

Seguir leyendo

Ser elegante.

Lo he leído esta semana en un titular atribuido a Givenchy que afirmaba «Ya no hay elegancia……» Se refería a la elegancia exterior pero yo quiero referirme a la interior. La exterior, la que me hace girar la cabeza cuando observo a una señora caminar de manera natural, sin aditamentos ni especiales ropas o complementos, es el fruto de la distinción interior, de la sencillez de la conducta personal y del espíritu personal honesto. Y eso se nota. Siendo hombre, me permitirás que me refiera hoy a la mujer aunque esto de la elegancia no entiende de géneros. Quien pretende ser elegante por medio de la indumentaria, solo logra convertirse en servil fantoche de la moda pasajera. Lo decía Coco Chanel: «La moda pasa pero el estilo permanece» Por eso la elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación […]

Seguir leyendo

La elegancia no es cuestión de corbatas.

Antes de comenzar, quiero pedir disculpas por no haber asistido a mi cita semanal con vosotros de la semana pasada. Mucho trabajo, muchos proyectos y muy poco tiempo. Ya os iré informando… Si piensas que voy a hablar de chaqués, trajes de noche, pamelas o taconeo, mejor dejas de leer este post. Ya sabes que considero muy importantes las formas y las formalidades. Para muchos, esto de los códigos -sea cual fuere la actividad codificada- no es materia de su desinterés. El «corsé» que imponen las normas es algo que no va con ellos. Con los demás puede, pero con ellos no. Están convencidos, por ejemplo, que vestir de etiqueta o de manera formal responde a exigencias de otras antiguas y remotas épocas. Ellos son más de chanclas, bermudas y camisetas de tirantes con palmeras y girasoles, que es mucho más moderno, proporciona libertad de movimientos y no atenta contra […]

Seguir leyendo

De lo español y lo británico.

Pensarás que estoy escribiendo de Gibraltar pero no. Los temas relacionados con la política los dejo para los expertos. Yo no lo soy de ninguna materia pero me atrevo, como ya sabes,  a escribir de lo que me gusta y de los temas en los que puedo aportar alguna idea. En este caso, además, no hablo de Gibraltar porque después de más de trescientos años dejando que los británicos nos coman el terreno, literalmente hablando, parece misión baldía. Los británicos nos dan sopas con hondas en muchas cosas y, como no, en eso de gestionar la imagen pública de todo lo relacionado con su monarquía y Su Graciosa Majestad. Me explico. El domingo 18 de agosto apareció en ABC una noticia en la que se dejaba entrever un distanciamiento entre los Príncipes de Asturias y el 20 de agosto me encuentro con que el mismo diario, citando fuentes cercanas al Príncipe, niega ese distanciamiento. […]

Seguir leyendo

Jefe de Protocolo y administrador de vanidades.

Lo he leído hace unos días en una entrevista que alguien hizo a Bernardo Lizaur, segundo Jefe de Protocolo de la Casa de S.M. El Rey. Lizaur, al que recuerdo siempre con una sonrisa en la boca, como un caballero y un excelente oficial del Ejército, se lo comentaba a su entrevistadora: «una de mis responsabilidades como jefe de protocolo es administrar las vanidades de las personas, y eso en ocasiones puede llevar a situaciones complicadas» Reconozco que es una de las definiciones de Jefe de Protocolo más acertadas y original que he oído nunca. Aun pareciendo una obviedad, es absolutamente cierto que a este menester dedica gran parte de su tiempo el Jefe de Protocolo.  Es el Jefe de Protocolo el que administra, parte y reparte la posibilidad de «ser más que otro», por encima de ambiciones y deseos personales. Ardua tarea es, pues, decir a alguien que fue o pretende […]

Seguir leyendo

Deconstruyendo la imagen pública de Rafael Nadal.

Muchos son los llamados a la gloria y muy pocos los elegidos. Siempre he sostenido que los genios siempre tienen un punto de soberbia y altivez porque, siendo conscientes de su unicidad, no permiten que sus logros o afirmaciones sean puestos en entredicho por otros supuestamente menos capaces. Parecería lógico, entonces, que la altivez fuera una de las características diferenciadoras para poder presumir de genialidad. Dicho esto, es cierto que la opinión pública disculpa cualquier actitud de envanecimiento siempre que el éxito del que lo practica lo justifique. Un caso flagrante es el del que fuera entrenador del R. Madrid, cuyo bagaje profesional le permitía afirmar sobre su persona estupideces tales como «No soy el mejor del mundo, pero creo que no hay nadie mejor que yo» Hay otras formas más distinguidas de alcanzar la genialidad y de eso sabe mucho Rafael Nadal. Entre los componentes de la imagen pública de un genio podríamos incluir […]

Seguir leyendo

El silencio es más elegante y civilizado.

El derecho inalienable a la defensa de las ideas propias frente a las ajenas, por disparatadas que parezcan unas y otras, es un elemento diferenciador entre sociedades democráticas y las que no lo son. La defensa de las mismas es legítima siempre y cuando con ello no se conculquen los derechos ni se menoscabe la dignidad del contrincante. La lid, cuando se combate en democracia, se debe llevar a cabo con unas mínimas normas de cortesía que sitúen a los enfrentados en el Olimpo de los guardianes de las normas. Si alguno de ellos no cumple con esas normas debería ser desterrado, agraviado y desarmado públicamente. Por eso, cuando amparados en la multitud de la actitud borregil, se insulta, abuchea, silba y menospreciamos a quienes nada malo han hecho, los ejecutores se colocan a la altura intelectual de la cabra montesa y al frente de los no demócratas. Esa ha sido precisamente la actitud  que han demostrado los cultos […]

Seguir leyendo

La fórmula «THINK»

La semana pasada ofrecí una charla sobre protocolo a jóvenes abogados que se incorporaban a una de las firmas más importantes del mundo. El lunes ofrecí un seminario sobre la misma temática a Directivas del banco más importante de España y uno de los más importantes del mundo y, la semana que viene, Dios mediante, me tocará hablar durante tres días a una empresa del IBEX 35 que tiene más del 80 % de su negocio fuera de España. Cada uno de los programas formativos anteriores tiene sus particularidades, pero la base de todos es común porque, en términos generales, en todo el mundo existen unas pautas de comportamiento social igualmente válidas. Sostengo que a pesar de las diferencias entre países y culturas, el cimiento para el éxito de las relaciones no es muy dispar. Sin duda hay generalidades de modos, modales y cortesía que tienen igual aplicación en China […]

Seguir leyendo

«Sobre la elegancia»

No suelo «copiar» en el blog a nadie porque entiendo que lo escrito aquí debe ser exclusivo de mi propia experiencia. Sin embargo, en esta ocasión, no puedo dejar de reproducir textualmente el artículo que Paulo Coelho escribió  -«Sobre la elegancia»- en el que se la elogia como posicionamiento personal para afrontar la vida. Es, desde mi modesto punto de vista, brillante por elegante y elegante por sencillo. Conozco a muy pocas personas elegantes y a muchas a las que se podría calificar de otras formas amigables. Pero ser elegante es mucho más que ser guapo, disponer de un buen físico, adoptar una pose o ser atractivo y sensual. La elegancia es una actitud – «elegance is an attitude» -personal  frente a la vida y va más allá de la mera apariencia o el aspecto físico y profundiza en las cualidades personales diferentes, genuinas, especiales y que todos reconocemos como imitables y deseables. No es fácil ser elegante porque ello requiere compromiso […]

Seguir leyendo