El estilo permanece.

De lo que otros dieron por bueno en el pasado siempre se pueden extraer conclusiones nutritivas en el presente.

Ya estoy preparando mi segundo libro sobre protocolo. Estoy escribiendo sobre protocolo aplicado al liderazgo y las relaciones internacionales, empresariales, personales, diplomáticas. Por eso estoy volviendo a leer -junto con otros tantos “incunables”- el libro “Código de etiqueta y distinción social” del Duque de Camposol que unido al artículo de Arturo Pérez Reverte “No era una señora” , me han dado una idea sobre la que escribir otra vez: los buenos modales. La educación y la cortesía siempre fueron cualidades premiables y muy valoradas por las sociedades avanzadas. La sociedad prestigiaba y valoraba a quienes, además de cumplir con las leyes, cumplían con sus deberes de ciudadano. Se trataba de agradar a los demás y el único premio era la consideración de los demás y la satisfacción personal. La actitud de agradar y de no distorsionar la normal relación de personas -aunque sus posiciones personales, ideológicas y de religión sean distantes- […]

Continue Reading

Diez preguntas insolentes y una respuesta protocolaria.

DIEZ PREGUNTAS 1.-¿Por qué tengo que recibir a quien me desprecia y pretende humillarme? 2.-¿Por qué tengo que agradecer un servicio cuando no solo no se me ha prestado sino que se me ha perjudicado? 3.-¿Por qué tengo yo que estar siempre sometido a la norma mientras que otros la desprecian? 4.-¿Por qué debo callarme cuando otros vociferan? 5-¿Por qué tengo que respetar a quien no me respeta? 6.-¿Por qué debo poner al mal tiempo buena cara? 7.-¿Por que tengo que ceder cuando ellos pretenden preceder? 8.-¿Por qué debo saber ser y aprender a estar estar mientras ellos solo quieren parecer y aparentar? 9.-¿Por qué estoy obligado a medir mis palabras cuando ellos vociferan e increpan? 10.-¿Por qué tengo que admitir, cien mil veces 100, pulpo como animal de compañía? UNA SOLA RESPUESTA Porque eso te hace diferente a ellos. © Juan de Dios Orozco López

Continue Reading

Cortesía institucional.

Maduro

La cortesía institucional comienza a ser la gran ausente en las relaciones políticas y diplomáticas. Desde hace algunos meses los hechos no hacen más que reforzar la idea de que las relaciones entre altos dirigentes se han convertido en una continua manifestación de mala educación. Esta actitud pública no hace más que acentuar la soberbia de unos y la escasa responsabilidad de otros. Algunos dirigentes, con las más altas responsabilidades, han abandonado el gusto por intentar acercarse o distanciarse de sus rivales desde la cordura y con argumentos doctos. No se practican la sonrisa y las buenas maneras. Mucho menos la tolerancia y escasamente la inteligencia. Parece que actuar públicamente con formas descompuestas alecciona a los más exaltados,  a los menos moderados, a los más vocingleros….. Las discrepancias y desavenencias ya no se solucionan con la sutileza de antes y entre bambalinas. Muy al contrario, los enfrentamientos se llevan a la […]

Continue Reading

Comportarse o no….he ahí la diferencia

A veces, las frases consideradas dignas de ser grabadas a fuego aparecen con tal naturalidad que parecieran cotidianas. Claro está que no todos los mortales somos capaces de extractar, cual perfume, la esencia de las ideas. Aún disponiendo de conocimiento y experiencia sobre una determinada materia, es difícil realizar aseveraciones que por su contenido y brevedad sean capaces de perdurar o provocar la reflexión. Hay personas -genios- que tienen la virtud, la sabiduría y el conocimiento para emitir frases lapidarias. D. Felio Vilarrubias forma parte de ese reducidísimo número de personas cuyas afirmaciones, para el caso del protocolo, se convierten en axioma de manera inmediata. Viene al caso lo anterior porque hace unas semanas, en la celebración del XX Aniversario de la fundación de la Asociación Española de Protocolo, tuve la suerte de oírle afirmar: “El protocolo es consustancial a la condición humana”. Una frase que destaqué, de entre su magistral discurso, en twitter y que me hizo reflexionar sobre la necesidad […]

Continue Reading

A propósito de la indumentaria y el protocolo.

Hay muchas formas de insultar sin decir palabra alguna. Un gesto puede provocar indignación, malestar, incomodidad y tantos otros sentimientos en quien sea o se sienta destinatario del mensaje. Lo he escrito aquí multitud de veces y lo he dicho en decenas de lugares, en vivo y en directo. Hasta aquí no hay nada de particular. Pero esta semana he encontrado un ejemplo casi paradigmático de lo anterior, de cómo provocar malestar. En la siguiente galería de fotografías puedes comparar los gestos y la indumentaria que de forma singular utiliza este necio* actor ganador de un Oscar. Las imágenes dan fe de su “saber ser&estar” con unos y otros, según convenga. Pincha sobre una y podrás ver todo la galería y los comentarios. Para recibir un premio de manos de S.M. La Reina en una ceremonia en la que se exige etiqueta, este individuo se presenta como si de una […]

Continue Reading

Quien siembra tormentas recoge tempestades.

Mi amigo Juan de Sevilla me ha vuelto a llamar indignado por los insultos que se vienen dirigiendo a las autoridades del Estado y las Autonomías en diferentes actos oficiales. Ya sabéis su estrategia para que publique en este blog el resumen de nuestras conversaciones: ” O lo pones en el brog o cru y rralla”. Juan pertenece a ese tipo de personas que “echan mardiciones” que dan miedo. En cierta ocasión le oí decir a un señor mayor que le había pisado: “azin ze te caigan los dientes” y cual fue mi sorpresa cuando observé que al buen hombre se le caía la dentadura postiza y, tras recogerla del suelo,  la enjuagó con un botellín de agua mineral que llevaba. Razones tengo, pues, para temer sus males de ojo. Mejor publico sus apreciaciones porque, de lo contrario, podría caérseme el pelo,  a pesar de mis grandes inversiones en tratamientos capilares. “Tu tiene poca sesera pero cabesa……….¡cabesa ties pa cargar […]

Continue Reading

La mala educación es cosa de políticos (USA)

Bueno, no sólo de políticos. A veces creemos que las malas formas, los gestos descorteses, las conductas inapropiadas son inseparables de los políticos españoles. La verdad es que esto de incomodar a los demás no es sólo patrimonio nuestro. En estos días hemos visto algunos ejemplos externos. Veamos: Obama acude al congreso y un congresista repúblicano -del partido de los otros- le grita: “You lie” (mientes) en público. Esto es muy fuerte eh?. Un movidón tremendo oiga!. El congresista ha pedido disculpas por las “formas” pero no por el fondo. De hecho su descompuesta actitud le ha proporcionado 200.000 $ para su campaña electoral en tan sólo 24 horas. ¡ Hombre, así cualquiera le dice a Obama o a quien sea necesario que miente!. Después pides disculpas y a vivir que son dos días…….además de esperar otra oportunidad para decir a cualquier otro personaje: “usted es un mentecato, lerdo, imbécil, […]

Continue Reading