Comportarse o no….he ahí la diferencia

A veces, las frases consideradas dignas de ser grabadas a fuego aparecen con tal naturalidad que parecieran cotidianas. Claro está que no todos los mortales somos capaces de extractar, cual perfume, la esencia de las ideas. Aún disponiendo de conocimiento y experiencia sobre una determinada materia, es difícil realizar aseveraciones que por su contenido y brevedad sean capaces de perdurar o provocar la reflexión.

Hay personas -genios- que tienen la virtud, la sabiduría y el conocimiento para emitir frases lapidarias. D. Felio Vilarrubias forma parte de ese reducidísimo número de personas cuyas afirmaciones, para el caso del protocolo, se convierten en axioma de manera inmediata.

Viene al caso lo anterior porque hace unas semanas, en la celebración del XX Aniversario de la fundación de la Asociación Española de Protocolo, tuve la suerte de oírle afirmar: “El protocolo es consustancial a la condición humana”. Una frase que destaqué, de entre su magistral discurso, en twitter y que me hizo reflexionar sobre la necesidad – quizá obligatoriedad-  de mantener presentes las normas de urbanidad  para el éxito en las relaciones humanas.

El saludo es necesario para el éxito del proceso de sociailización

Un “educado y correcto”  saludo es necesario para el éxito de una relación

Es obvio que el éxito de las relaciones personales se mueve siempre en un marco de aceptación implícita de normas consuetudinarias libremente aceptadas. Su conocimiento y aplicación son herencia no escrita y sus particularidades hacen diferentes una culturas de otras. Son pautas de actuación que nos diferencian de los animales y por lo tanto son “consustanciales” a la condición humana. No se trata de poner en práctica modales barrocos y rebuscados sino de adaptar nuestra conducta a los demás pese al esfuerzo y renuncia que ello pueda suponernos. Acatar ese marco normativo de comportamiento nos hace humanos y nos diferencia de los animales como lo hace el dedo pulgar oponible o la capacidad de hablar. 

Gracias en varios idiomas

Gracias en varios idiomas

Lo que se consigue, admitiendo y poniendo en práctica libremente estas normas de protocolo social no es más que el poner de manifiesto la condición humana haciendo sentir cómodos a los demás y renunciando conscientemente a nuestra propio bienestar, provecho o conveniencia en beneficio de la solidez de la relación personal. De igual forma debe actuar la otra parte. Todo se reduce a comportarse o no…. he ahí la diferencia. 

© Juan de Dios Orozco López

A propósito de la indumentaria y el protocolo.

Hay muchas formas de insultar sin decir palabra alguna. Un gesto puede provocar indignación, malestar, incomodidad y tantos otros sentimientos en quien sea o se sienta destinatario del mensaje. Lo he escrito aquí multitud de veces y lo he dicho en decenas de lugares, en vivo y en directo. Hasta aquí no hay nada de particular. Pero esta semana he encontrado un ejemplo casi paradigmático de lo anterior, de cómo provocar malestar. En la siguiente galería de fotografías puedes comparar los gestos y la indumentaria que de forma singular utiliza este necio* actor ganador de un Oscar. Las imágenes dan fe de su “saber ser&estar” con unos y otros, según convenga. Pincha sobre una y podrás ver todo la galería y los comentarios.

Para recibir un premio de manos de S.M. La Reina en una ceremonia en la que se exige etiqueta, este individuo se presenta como si de una resaca de vino tinto peleón estuviese recuperándose. En su discurso de agradecimiento llegó a decir, de acuerdo con los medios de comunicación: “Agradezco a la reina de España este reconocimiento más allá de mi conocida opinión sobre la monarquía”. Dejo bien claro, de forma explícita, su carácter republicano. Bien, también hay republicanos muy respetables…y también los hay maleducados y engreídos.

Sin embargo, cuando saludó al Príncipe Carlos de Inglaterra durante la premiere en Londres de su película Skyfall se le vió muy distendido en charla animada con el heredero de la Corona Británica. Aquí no se presentó vestido como un frutero – con todos mis respetos para ellos- porque si así hubiera sido, simplemente no le hubiesen permitido acercarse al príncipe Charles….my God!!!! . Tampoco creo que le dijese algo así: “Mira sharly, yo soy republicano, ¿ein? ¿me se entiende?….. pero tu ven y dame que luego ya si eso……”. Yo supongo que más bien le diría “Es un placer saludar a Vuestra Alteza en esta bonita noche en la que cabría destacar la elegancia de todos los que nos acompañan así como la inquebrantable lealtad del agente 007 a Su Graciosa Majestad, que Dios guarde muchos años, a la que uno la mía propia”.

La verdad es que ahora, como se estila el eufemismo (para quitar hierro al asunto, claro está), se diría que Bardem viene a caracterizarse por una actitud cercana a la “falta de coherencia” o que “está posicionado con un cierto grado de eclecticismo conductual”. La gente de la calle lo llamamos simplemente falsedad, oportunismo y mala educación….y todo ello por su actitud, indumentaria, su modos públicos y sus declaraciones. No olvidemos que todo ello es fruto de la naturalidad y de la modernidad.

Yo creo que si hubiese Oscar a la mala educación, a la falta de respeto y a la falsedad, no necesitaría lobby británico para ganarlos. Mi voto ya lo tiene.

* Necio: “Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber”, de la R.A.E.

© Juan de Dios Orozco López

Quien siembra tormentas recoge tempestades.

Mi amigo Juan de Sevilla me ha vuelto a llamar indignado por los insultos que se vienen dirigiendo a las autoridades del Estado y las Autonomías en diferentes actos oficiales.

Ya sabéis su estrategia para que publique en este blog el resumen de nuestras conversaciones: ” O lo pones en el brog o cru y rralla”. Juan pertenece a ese tipo de personas que “echan mardiciones” que dan miedo. En cierta ocasión le oí decir a un señor mayor que le había pisado: “azin ze te caigan los dientes” y cual fue mi sorpresa cuando observé que al buen hombre se le caía la dentadura postiza y, tras recogerla del suelo,  la enjuagó con un botellín de agua mineral que llevaba. Razones tengo, pues, para temer sus males de ojo. Mejor publico sus apreciaciones porque, de lo contrario, podría caérseme el pelo,  a pesar de mis grandes inversiones en tratamientos capilares. “Tu tiene poca sesera pero cabesa……….¡cabesa ties pa cargar dó vagones de tren!. ¡ Anda que pa aserte la gorra utilisaron de morde el coso de la Maestransa! . ¡Cabesón!” me dice. Pero me lo dice con gracia y salero y yo me río. Es un tipo sin doblez y en sus chascarrillos no hay maldad.

Como siempre, intento transcribir nuestra conversación.

Mi amigo Juan: “Mira Güan esto no se pué agüantar. Valla tela marinera la que tienen liá con los insurtos. Quillo, que san metio con las madres de los políticos, y ellos serán lo que sean pero sus madres no tienen curpa ninguna. E lotrodía estube en la Plaza despaña biendo la inauguració – ha quedao presiosa- y a milao abía un indibiduo que resó un rozario de insurtos -incluia letanía- repasando a to la familia de los político que ayi havia”. Corriendo coí a mi chico -el Güanesú- y le tape la orejas.  Pero, por si le quedaba arguna duda, le sorté: Mira niño como te oiga decí una palavra como la que a disho er peaso de cavrón ese – que además es der Sebilla F.C- , te meto una sarta de hostias que va a a asé parma con la horeja. Güan,  que los shiquiyos ay que enseñarlo desde pequeños”.

Yo: Así es mi querido amigo, y además hay que predicar con el ejemplo. Y mira, como ejemplo te pongo al Presidente Bono que ha “abogado por un protocolo y un manual de educación para evitar agresiones verbales a autoridades del Estado en actos públicos”. Bono siempre ha destacado por sus buenas maneras y por su cercanía a la realidad social y política.

Viñeta de Forges

Mi amigo Juan: “Yastamos Güan. Primero ban y nos disen que no podemos fumá. La verdá es que yo soy fumaó sosial… vamo que fumo cuando meinbitan mis sosios. Despué er médico me dise que tome la leshe desnatá y la servesa sin arcool. Mi mué me tiene comiendo judías verde y poyo a la plansha tor día (estoy preocupao porque man disho uno amigo entendío que te salen tetas) y ahora me voy a tené que poné a etudía un manuar de protocolo?. Ni habrá der pelukín. Eso quea pa los niños en la escuela…….lo que paza es que aora se dan cuenta que san cargao la educasion en er colegio y quieren dar la vuerta a la tortilla despue de tanto años en lo que to era güeno y to valía. Yo se lo digo a mi Güanesú: Tu fíate en tu zeñorita que e mu guapa y zabe una jartá, pero no te fie der otro profesó -er de istoria- que ese va con shanclas, pantalón corto y camiseta de tirante ar colegio. Pa mi que tiene pluma. Mira que se lo recarco: “Güanesú, como te sargas der tiesto te vía da una que te se van a vorvé losojo”. Ya sa perdio el respeto y la berguensa y to”.

Yo: Hombre Juan que, por un lado, pides respeto y, por otro, le dices al niño unas cosas…….

Mi amigo Juan: Pa quespabile, coones. ¡Un respeto a la autoridad, leshe!. En el único zitio ande se pué gritá e insurtá e en el furbo…….. y si juega er Sebilla to está permitio meno la agrezion fizica……..bueno si trinco al arbitro der urtimo partio sacuerda de toa la curia romana. Perdona Güan es que en argún lao ay que quitarse el estres que imbade nuestro cuerpo umano. Por sierto, ¡Biba erVeti manquepierda!.

Yo: Juaaaaaaan yo no puedo publicar esto. Te vas dar con mi buen nombre. Tendré que decir adiós a mi personal brand.

Mi amigo Juan: ¿ Tu perzonal que?. Mira, deate de mariconadas desas de ingré, que tu te las da de insterectuá y tiene menos luzes quel dezierto der sajara.

Yo: ¡Ay Juan, perdona que tengo otra llamada. Es el handy!

Mi amigo Juan: ¿Jandi? ¿Que tienes a un ingré en tu casa y a mi no me inbita? Emos terminao la conberzasion.

…….y me ha colgado el teléfono sin darme tiempo a una explicación.

Espero que con la publicación de la conversación, nuestra amistad quede restaurada y se vea, como siempre, revestida de las BUENAS FORMAS y el RESPETO que siempre nos demostramos. Juan es hombre de sentido común y por eso estoy seguro que volverá a llamarme. Si no es así, lo haré yo por educación, aprecio y para no perder su valiosa amistad.

Ojalá que como Juan -aunque con otras formas- yo sepa inculcar a mis hijos buenos modales y ellos los trasladen a los suyos.

Qué razón tenía la abuela de Juan cuando decía: “Quien zienbra tormentas recoe tenpestades mi arma”. ¡ Cuanta sabiduría destilaba aquella gran señora, de rancio abolengo y venida a menos, con sus refranes!

Pido, de nuevo, perdón a mis lectores de otros países por utilizar la lengua andaluza para el post, pero resulta imprescindible para hacerlo ¿inteligible?. Gracias por vuestra comprensión. Os ruego que no tengáis en cuenta los deslices ortográficos, gramaticales y verbales de mi muy querido amigo Juan.

© Juan de Dios Orozco López

La mala educación es cosa de políticos (USA)

Bueno, no sólo de políticos. A veces creemos que las malas formas, los gestos descorteses, las conductas inapropiadas son inseparables de los políticos españoles. La verdad es que esto de incomodar a los demás no es sólo patrimonio nuestro. En estos días hemos visto algunos ejemplos externos. Veamos: Obama acude al congreso y un congresista repúblicano -del partido de los otros- le grita: “You lie” (mientes) en público. Esto es muy fuerte eh?. Un movidón tremendo oiga!. El congresista ha pedido disculpas por las “formas” pero no por el fondo. De hecho su descompuesta actitud le ha proporcionado 200.000 $ para su campaña electoral en tan sólo 24 horas. ¡ Hombre, así cualquiera le dice a Obama o a quien sea necesario que miente!. Después pides disculpas y a vivir que son dos días…….además de esperar otra oportunidad para decir a cualquier otro personaje: “usted es un mentecato, lerdo, imbécil, putón, meapilas, abrazafarolas (de estos dos calificativos no se si hay traducción al inglés)” y a 200.000$ por calificativo no está mal eh?.

En el Parlamento español, lo correcto hubiera sido decir: “Su señoría falta a al verdad”. Esto viene a significar lo mismo que “usted miente”, pero adornado con las necesarias dosis de moderada educación que impone el respeto impuesto por el Presidente del Parlamento (de Castilla La Mancha no). Si en el Congreso se profiriesen tamaños insultos, D. José Bono hubiese “llamado al orden” a Su Señoría con las graves consecuencias del escarnio público y, en el peor de los casos, la obligatoriedad de ponerse corbata. Aquí lo de a 200.000 $ el insulto no se estila. A lo má que llegamos, con las faltas de educación, es a un “chorreo”.

Y es que muchas veces nuestros políticos – los españoles-  derrochan educación hasta en el extranjero. Esto es lo que le ha ocurrido al  presidente Zapatero quien no ha tenido más remedio que asistir a tomar café a la casa de putas de Berlusconi residencia particular del Persidente Berlsuconi por cortesía institucional, y ha debido soportar con estoica paciencia los comentarios machistas del presidente italiano en una rueda de prensa. ¡Con dos cojones que diría algún cas