La Duquesa merecía más.

A veces se puso el mundo por montera. Ella pudo hacerlo sin temor al qué dirán.

Eso es lo que yo creo. Me parece que Doña Cayetana merecía mejor funeral. Y no me refiero a la actitud de la familia o a la compañía que Sevilla le ha ofrecido en su despedida. Era una de la mayores fortunas de España y la persona con más títulos nobiliarios del mundo. Eso ya lo sabes. Pero no parece suficiente razón para tener la suerte de que, en nuestros días, los ricos te aprecien y los menos ricos y pobres te quieran como así ha ocurrido a Doña Cayetana. Sííííí, ya se lo duquesa pero yo prefiero escribir Duquesa. Simplemente me caía bien. Esta señora besaba con igual naturalidad a una mujer presa, que ejecutaba un plongeon -como gusta llamar a mi amigo Fernando Ramos a las genuflexiones- al Rey de España. Tan monárquica era y tan noble se sentía que cumplía estrictamente con los usos y costumbres que marcaban su […]

Seguir leyendo