Damas y caballeros.

No, no estoy llamando la atención del público en una ceremonia para una entrega de premios. Pretendo escribir de la calidad y cualidad que deben tener una mujer o un hombre para ser calificados de esa manera.  Hago así honor a la palabra dada a mis protocolarias Flor de Paz y María Gómez  a quienes he prometido escribir sobre el asunto. Veremos lo que sale. Por cierto que mantener la palabra dada, aún cuando las circunstancias se tornen desfavorables para el que la compromete, es cualidad inseparable de alguien que sea o pretenda ser una dama o un caballero.  Antes de seguir me gustaría dejar bien claro que lo que pudiera demandarse a un caballero para ser calificado como tal, es también requerido para tener el honor de ser considerada como dama. No existe el género para esto sino solo una noble actitud personal que es común a hombres y mujeres. […]

Seguir leyendo

Las musas me han abandonado

Lo he intentado, pero no lo consigo. Me pongo a pensar sobre la temática de mi próximo post y nada, que no, que las musas – como cantaba Juan Manuel Serrat- deben estar de vacaciones. En realidad las musas de la mitología griega inspiraban a poetas y músicos y yo de esas altas disciplinas estoy totalmente desconectado. ¡Un poco de inspiración! ¡Por favor! Solo pido un poco de inspiración para escribir, por ejemplo, del acto de toma de posesión del Presidente Feijoo cuya sobriedad es manifiesta. Es curiosa la fotografía -criticada por algunos compañeros de profesión y alabada por otros- que algunos medios destacan. La mesa quizá sea baja o quizá sea perfecta para destacar la figura del presidente. El ángulo de tiro de la cámara muy bajo (contrapicado), quizá para hacer más grande la figura del presidente. La corona del repostero cuya colocación, quién sabe, es fruto de una […]

Seguir leyendo