El peligro de la coherencia papal.

La coherencia personal e institucional del Papa Francisco está alcanzando cotas antes insospechadas de credibilidad que están impulsando su imagen pública. Creo que nunca antes, en varias décadas, la actitud y el gesto público de un Papa había tenido tanto tirón mediático y éxito. El caso es que todos, incluso los no creyentes, observan complacientes lo que públicamente el Papa proyecta como gestos dignos de un seguidor de Jesucristo. La austeridad de su persona y de cuanto le rodea no pasa desapercibida para el común de los mortales y, si de forma casual así ocurre, ya se encargan los asesores de comunicación del Vaticano de potenciar cuantos gestos relacionados con el modo de vida de Jesucristo son reproducidos por su sucesor en la tierra. A esta actitud de coherencia, que está siendo aplaudida tanto desde el lado religioso como del no creyente, se enfrenta la posibilidad de una interpretación sesgada e interesada de sus actuaciones públicas, contrarias al establishment, que el […]

Seguir leyendo

De lo español y lo británico.

Pensarás que estoy escribiendo de Gibraltar pero no. Los temas relacionados con la política los dejo para los expertos. Yo no lo soy de ninguna materia pero me atrevo, como ya sabes,  a escribir de lo que me gusta y de los temas en los que puedo aportar alguna idea. En este caso, además, no hablo de Gibraltar porque después de más de trescientos años dejando que los británicos nos coman el terreno, literalmente hablando, parece misión baldía. Los británicos nos dan sopas con hondas en muchas cosas y, como no, en eso de gestionar la imagen pública de todo lo relacionado con su monarquía y Su Graciosa Majestad. Me explico. El domingo 18 de agosto apareció en ABC una noticia en la que se dejaba entrever un distanciamiento entre los Príncipes de Asturias y el 20 de agosto me encuentro con que el mismo diario, citando fuentes cercanas al Príncipe, niega ese distanciamiento. […]

Seguir leyendo

Jefe de Protocolo y administrador de vanidades.

Lo he leído hace unos días en una entrevista que alguien hizo a Bernardo Lizaur, segundo Jefe de Protocolo de la Casa de S.M. El Rey. Lizaur, al que recuerdo siempre con una sonrisa en la boca, como un caballero y un excelente oficial del Ejército, se lo comentaba a su entrevistadora: «una de mis responsabilidades como jefe de protocolo es administrar las vanidades de las personas, y eso en ocasiones puede llevar a situaciones complicadas» Reconozco que es una de las definiciones de Jefe de Protocolo más acertadas y original que he oído nunca. Aun pareciendo una obviedad, es absolutamente cierto que a este menester dedica gran parte de su tiempo el Jefe de Protocolo.  Es el Jefe de Protocolo el que administra, parte y reparte la posibilidad de «ser más que otro», por encima de ambiciones y deseos personales. Ardua tarea es, pues, decir a alguien que fue o pretende […]

Seguir leyendo

Líderes con pies de barro.

Escribía hace unos días sobre las cualidades personales de Rafael Nadal que le encumbran hasta las más altas cotas de credibilidad social. Al igual que el Papa Francisco, su coherencia personal -entiéndase ser y parecer lo mismo- les impulsa a ser creíbles sin esfuerzo alguno. Son transparentes y cualquiera de sus acciones públicas contribuye al crecimiento de su prestigio y su reputación. Ambas dos, prestigio y reputación, se construyen sobre las bases de la cohesión de múltiples factores personales, que provocan una aceptación pública mayoritaria, por encima de creencias y gustos pasajeros. Nacieron para liderar por el convencimiento, el ejemplo, la verdad, el honor, el esfuerzo y la sencillez que son ingredientes –digo yo- de los cimientos de los verdaderos paladines. Es lo que tiene construir sobre roca. Los vaivenes de las modas, las campañas publicitarias y el éxito pasajero no les afecta porque tienen fuertemente anclados sus pies al […]

Seguir leyendo

Deconstruyendo la imagen pública de Rafael Nadal.

Muchos son los llamados a la gloria y muy pocos los elegidos. Siempre he sostenido que los genios siempre tienen un punto de soberbia y altivez porque, siendo conscientes de su unicidad, no permiten que sus logros o afirmaciones sean puestos en entredicho por otros supuestamente menos capaces. Parecería lógico, entonces, que la altivez fuera una de las características diferenciadoras para poder presumir de genialidad. Dicho esto, es cierto que la opinión pública disculpa cualquier actitud de envanecimiento siempre que el éxito del que lo practica lo justifique. Un caso flagrante es el del que fuera entrenador del R. Madrid, cuyo bagaje profesional le permitía afirmar sobre su persona estupideces tales como «No soy el mejor del mundo, pero creo que no hay nadie mejor que yo» Hay otras formas más distinguidas de alcanzar la genialidad y de eso sabe mucho Rafael Nadal. Entre los componentes de la imagen pública de un genio podríamos incluir […]

Seguir leyendo

Políticos y la prueba del algodón.

Hay un orden inalterable -imagen, credibilidad y prestigio- de necesario recorrido para poner en un escenario público a un actor que pretenda tener éxito. Las herramientas para conseguir el éxito quizá sean diferentes dependiendo del ámbito de actuación, pero la planificación estratégica – los pasos y el modo para llevarlo a  cabo- viene a ser la misma para una persona que para un producto de limpieza. Para poner a alguien o lago en el candelero se comienza, como ya he comentado en otros artículos,  por crear una imagen del actor que no cambie en esencia sus valores personales y éticos. «Crear imagen» no significa más que hacer llegar al público los mejores atributos de un actor. Así pues, si el personaje no dispone de cualidades, lo que necesita no es un asesor de imagen sino un milagro. Es obvio, quien no tiene no puede dar. Otra cosa es aprender a hacer llegar al público esas virtudes. Sin duda, hay […]

Seguir leyendo

«Sobre la elegancia»

No suelo «copiar» en el blog a nadie porque entiendo que lo escrito aquí debe ser exclusivo de mi propia experiencia. Sin embargo, en esta ocasión, no puedo dejar de reproducir textualmente el artículo que Paulo Coelho escribió  -«Sobre la elegancia»- en el que se la elogia como posicionamiento personal para afrontar la vida. Es, desde mi modesto punto de vista, brillante por elegante y elegante por sencillo. Conozco a muy pocas personas elegantes y a muchas a las que se podría calificar de otras formas amigables. Pero ser elegante es mucho más que ser guapo, disponer de un buen físico, adoptar una pose o ser atractivo y sensual. La elegancia es una actitud – «elegance is an attitude» -personal  frente a la vida y va más allá de la mera apariencia o el aspecto físico y profundiza en las cualidades personales diferentes, genuinas, especiales y que todos reconocemos como imitables y deseables. No es fácil ser elegante porque ello requiere compromiso […]

Seguir leyendo

Besos e impulso mediático.

¿Qué tiene de especial que una pareja se bese?  Pues la verdad es que nada de extraño ni sorprendente, salvo que el mismo se origine entre dos personas de cierta relevancia y, además, se produzca en público y enmarcado en momento y contexto singular.  Un beso demuestra, entre otros aspectos, amor, complicidad, cercanía emocional, unidad y estabilidad en la pareja que lo practica. Y eso es lo que el «pueblo llano» desea ver en sus dirigentes y muy especialmente, en aquellos que tienen más altas responsabilidades. La condición humana – y la del votante- «puntúa al alza» la observación en los líderes de determinadas acciones que son anheladas o que reproducen emociones positivas. El beso entre una pareja mediática pone a sus integrantes a la altura, también, del más común de los mortales. Queremos ver en público, lo que nos gusta/ría hacer en privado. Al equipo de Obama no se le escapa nada y, en tan solo una […]

Seguir leyendo

¡Qué mala pata!

Lo digo por la caída del Rey durante su visita al Estado Mayor de la Defensa. Se ha vuelto a caer cuando, pendiente de la prensa, no ha visto un escalón. No ha sido cazando, ni tomando un pincho con una cervecita fresquita. No. Ha sido desarrollando su actividad como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas. Es una pena que estas cosas ocurran porque nunca antes vi a la Familia Real -a todos sus miembros- más implicados en dar la cara y ofrecer una imagen de dinamismo y responsabilidad institucional. La situación social asi lo requiere, la crisis económica lo exige y predicar con el ejemplo se hacia imprescindible para intentar un impulso positivo a la imagen pública de la Jefatura del Estado tan menospreciada y gratuitamente vilipendiada por unos y otros. Pero el Rey se ha caído y seguro que muchos se aprovecharán de ello. En la Casa de Su Majestad el […]

Seguir leyendo

Cospedal estrena imagen (fotográfica)….y yo con estos (cuatro) pelos.

Hombre…tengo algunos más……. digamos 11 o 12 pelos pero muy bien repartidos. Es lo que tiene la edad. Los años pasan sin darnos cuenta y la barriga crece en proporción directa al colesterol, glucosa y tensión arterial. Ya nada es igual que cuando tenía 20 años. Juan de Sevilla no hace más que chincharme y me dice que me haga un trasplante de pelo. «Güandedió tiene más pelo en la esparda que en la cavesa. Eso afestará a tu imagen. Tu no podría se un político de ésito en la artualidá prezente» Mi amigo de Sevilla tiene, en parte, razón. Sin pelo, con mi edad, y con mi volumen -es más fácil saltarme que darme la vuelta- sería muy difícil lanzarme a la arena política. Pero yo no suelo escribir sobre mí. Si lo hago, es solo para ejercitarme en el saludable ejercicio de reírme de mí mismo. Esta actividad […]

Seguir leyendo