La nueva Lady Di.

Lo vi el otro día mucho más claro. Me recomendaron un documental en el que aparecía el  Príncipe Harry y su hoy esposa, Meghan Markle. Magnífico en su producción y realización. Ha sido cercano y muy emocional, como todo lo que se hace en el Reino Unido relacionado con la monarquía. No es que yo tenga una especial predilección por los británicos pero reconozco que los Windsor, desde los inicios del reinado de Isabel II, han sabido sembrar y recolectar una sustanciosa cosecha de aceptación social mundial. Los historiadores y estudiosos de la dinastía británica otorgan gran parte del mérito al Príncipe de Edimburgo de cuya mano se comenzaron a retransmitir en directo los actos de la monarquía, antes reservados a un exclusivo y reducido numero de privilegiados. Esa apertura y la visión de lo que acontecía a los reyes y sus familias, que abrió las puertas de los palacios […]

Seguir leyendo

Llegar el último y marcharse el primero.

Llegar el último y marcharse el primero. Eso es lo que hace la persona de más rango cuando asiste a un acto ya sea público o privado, oficial o social. Es un derecho que le distingue del resto de los invitados y que todo el mundo acepta, salvo los más ignorantes, descorteses o maleducados que piensan que ellos, y solo ellos, son los importantes. Hoy he leído, de nuevo, que la Reina de Inglaterra ha roto una sola vez el protocolo. Me parece un doble contrasentido en primer lugar porque esto de romper el protocolo es una memez inventada por los medios de comunicación y en segundo lugar -y quizá sea más importante- porque no es que la Reina de Inglaterra o un dirigente rompan el protocolo, sino que ellos son realmente el protocolo. Aquí encaja perfectamente la frase adaptada de Gustavo Adolfo Becquer que se podría dirigir a la Reina […]

Seguir leyendo

Sin pasión no hay combustión.

No son planos. No. En el Reino Unido y la Casa Real británica saben manejar los asuntos de comunicación y pocas acciones se acometen sin antes haber estudiado muy en detalle las ventajas e inconvenientes de dar un paso. Todo el que conozca cómo funciona esto de la credibilidad institucional sabe que hay algunos elementos indispensables. Preparar el camino y buscar un combustible adecuado para el motor monárquico es fundamental. Desde la muerte de Lady Di, en la que la monarquía británica se dio cuenta que necesitaba contratar a expertos y no solo valerse de leales servidores, el camino a seguir está marcado: solo profesionales para tratar su comunicación e impulsar su imagen pública.  El combustible en estos días lo está proporcionando Meghan Markle y así, el motor de la monarquía funciona a la perfección. Lo tienen claro y para ellos lo importante es la institución y no el medio […]

Seguir leyendo

La mejor manera de pagar un traje.

Que Obama se sirvió de las técnicas de marketing político para su éxito es una realidad y que Macron, el Presidente de la República francesa, ha copiado lo mejor de Obama es una evidencia. Hasta la llegada de Obama, ningún político reciente del mundo se preocupó tanto por su imagen pública  y a ninguno le dió unos resultados tan beneficiosos. Macron se ha valido de un discurso innovador en Europa que conecta emocionalmente con la sociedad, y de una coherencia personal que no se corresponde con su coherencia política. A la vista está que la coherencia política tiene menos valor que la personal y que, por ejemplo, demostrar amor por una mujer que podría ser su madre ha hecho que la aceptación emocional y pasional del observador sobrepase en mucho a la razón que imponen los hechos y sus ideas poco ortodoxas. Macron se ha convertido en un líder moderno que […]

Seguir leyendo

Mi nombre es Juan, Juan de Dios.

¡Hombre ya!….. que hasta los que me conocen me llaman Antonio (Orozco)….. y yo no soy cantante. A veces canto en la intimidad de la ducha pero solo cuando el aparato de radio tiene tal volumen que opaca mi trino. De otra manera, ni yo me soportaría…..Todo esto viene porque desde hace algún tiempo, cuando alguien me menciona o se dirige a mi me llama Antonio. Esto es lo que le ha ocurrido, entre otros, a Carlos Fuente que me menciona en uno de sus post como Antonio, aunque ya lo ha corregido. Bueno esto es mera anécdota que me da pie y sirve para ahondar un poco en las afirmaciones de mi post “Sin protocolo no hay comunicación”. Lo que escribo me lleva mucho tiempo de meditación, razonamiento -intento ser racional- y prudencia sin que ello menoscabe la libertad que me proporciona mi independencia, de la que tanto alardeo y orgulloso estoy. No obstante, reconozco que lo […]

Seguir leyendo

Sin protocolo no hay comunicación.

No me interesa – a los efectos de este cuaderno de bitácora- la política. Ya lo sabes. Sin embargo me parece que, para los que nos dedicamos al protocolo, es necesario la observación y la crítica de cuanto acontece públicamente a los dirigentes políticos nacionales e internacionales. Es tan importante la gestión de la presencia de autoridades en actos públicos que nada se puede dejar al azar porque todo afecta a la política, a la diplomacia y a las relaciones internacionales. Tanto es así que me atrevo a decir que donde se hace realmente protocolo puro es en las instituciones públicas. Ya sé que algunos me señalarán con dedo acusador pero, para mi, no es lo mismo organizar, desde el punto de vista del protocolo, un congreso de 1000 médicos que un encuentro del G-20. Aquello es un evento que requiere infraestructuras de todo tipo y esto es un acto que, además, necesita de la visión que […]

Seguir leyendo

Trump, siempre Trump.

Me imagino cómo han de estar los asesores de Trump. No hay comparecencia pública del Presidente de los EE.UU de Norteamérica que no tenga una “trumpada” -término acuñado, creo, por mi amiga Marita Serna- que finalmente difumina el verdadero objeto de la reunión.  Es lo que tiene no confiar en el protocolo o, lo que es peor, desafiarlo y obviarlo. Para mi es inevitable establecer comparaciones entre Obama y Trump. Mientras que aquel no se enfrentaba a un grupo de cámaras y personas hasta no conocer el más mínimo detalle y movimiento que debía o podía ocurrir, éste continua despreciando su puesta en escena, desafiando las leyes básicas del saber ser, saber estar y saber actuar que todo dirigente, se supone, debe poner en práctica. No parece que Trump tenga propósito de la enmienda. Todas las ideas, propuestas e intenciones que pueden estar incluidas en un acto quedan minimizadas por […]

Seguir leyendo

Un esmoquin para el éxito.

Se lo he oído a Carlos Herrera esta mañana. Mas o menos venía a decir: “Nadie debe pensar que Pablo Iglesias iba vestido de esmoquin sino de maitre…y cuando fue a ver a SM El Rey lo hizo de camarero” Su indumentaria, utilizada según para qué, da una idea del respeto que le merecen a algunos las más altas instituciones del Estado por un lado, y los saraos en los que no le faltan palmeros, por otro. A Carlos Herrera no le falta razón. Este político quiere tener “un gesto al cine español” pero es incapaz de tenerlo con el Jefe del Estado cuando se trata del futuro de España y de los españoles. En esto de la indumentaria que algunos políticos saben utilizar magistralmente, no debemos dejar que el bosque nos impida ver los árboles.  Yo he llegado a una sencilla conclusión que todos los que me seguís conocéis. Que […]

Seguir leyendo

Retórica y discurso protocolario (y II)

En numerosas ocasiones me he referido a la elaboración del discurso protocolario que viene a fundamentarse en la configuración de los diferentes elementos de la escena, en su distribución especial y espacial, en la coherencia con lo verbalmente explicitado y en la necesidad -en muchos casos exigencia- de decir por la imagen lo que con palabras resultaría inoportuno, políticamente incorrecto o difícil de explicar. De esto último saben mucho los comunicadores políticos y empiezan a implementarlo los que gestionan la comunicación empresarial. Es cierto. Los grandes discursos, además de grandes interpretaciones, necesitan de una elaborada, meditada y cuidada puesta en escena. No me refiero a la arquitectura de interiores o a la decoración sino a la táctica protocolaria que hace saltar la chispa en el observador y viene a despertar interés por el discurso verbal, complementa su contenido y lo impulsa para hacerlo persuasivo. No vale cualquier espacio, no vale […]

Seguir leyendo

Masgyver

Lo del Artur más no tiene nombre. No, no. No me refiero a la parte política. Escribo hoy sobre la parte visual de su discurso, cual es la generación de mensajes que tanto está consiguiendo sumar a la cuenta de resultados de su imagen pública en Cataluña. Hay que reconocer a sus asesores la magnífica organización previa a su comparecencia en el Tribunal Superior de Justicia Catalán. No estamos acostumbrados a ver actos políticos tan bien calculados y organizados. De tan sencillo y aparentemente poco calculado, es digno de estudio y casi paradigmático. A los profanos pudiera parecerle que el “comedido desorden” que se observa en el recorrido de Mas hasta el TSJC ha surgido por generación espontánea y a mi me parece que nada está más lejos de la realidad. Me he dedicado a desgranar durante varios días todos los gestos, he visto decenas de vídeos y “releído” cientos de fotografías. […]

Seguir leyendo