Nos hace falta más protocolo.

Esta semana ha dado para hablar y debatir mucho sobre protocolo. A veces los fallos de protocolo son divertidos, pero los tres casos a los que me voy a referir me han producido una gran tristeza porque, conociendo a grandes profesionales de protocolo en Argentina y México, me ha sorprendido lo ocurrido. Ha sido  también una sorpresa por lo inesperado de lo ocurrido y también me ha producido indignación porque, en muchas ocasiones, un fallo de protocolo se traduce en un insulto a una persona o -peor aún- a una nación. Comenzaré por referirme a lo acontecido en Argentina cuando, en un aeropuerto en el que va a tomar tierra el avión que transporta en vuelo oceánico a un Jefe de Estado, resulta que no hay escalera que llegue a la puerta del avión. He oído muchas escusas y leído otros tantos intentos de justificar lo injustificable.  A saber: que […]

Seguir leyendo

La ironía papal.

Hace unos meses publiqué un post -puedes volver a leerlo si pinchas aquí– en el que reproducía una carta redactada por la Presidenta argentina que dirigió al Papa para felicitarle por el Día del Pontífice. Critiqué abiertamente, entonces, tanto el fondo de la misma como las formas poco acertadas con las que una Jefe de Estado se dirige al Sumo Pontífice o cualquier otro Jefe de Estado. Tan deplorable me pareció en su día la carta que la suelo utilizar en mis clases como paradigma de lo que no se debe hacer. Cual ha sido mi sorpresa cuando una de las participantes en mis charlas ha aparecido con la contestación del Papa a la Presidenta argentina. Por supuesto, S.S ha contestado con humor e ironía -observa el tratamiento protocolario y el primer párrafo- a los descompuestos modales de la presidenta Kirchner. Te dejo la carta de La Presidenta de la Nación Argentina  y la contestación de el Papa Francisco en la […]

Seguir leyendo

Que venga Dios y vea la vulgaridad de la Presidenta de Argentina…

Lo acabo de leer y ver en la prensa de Argentina. Lo siento. Lo siento profundamente por mis colegas y amigos argentinos que desde hace tiempo están muy preocupados por los derroteros en los que se mueve nuestro muy querido país hermano. Digo lo anterior por el triste y deplorable mal ejemplo que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner está dando en modos y usos diplomáticos. Echa un vistazo a esta penosa carta. Es indigno de una Jefa de Estado -y debe ser indignante para sus gobernados- dirigirse así -no ya a S.S El Papa Francisco- sino a un Jefe de Estado. La carta no merece más calificativo que el de deplorable y muestra una falta de respeto institucional impresionante además de escasos conocimientos gramaticales y de redacción. En el comienzo y despedida debió escribir de su puño y letra; el tratamiento protocolario de El Papa no es de “usted” […]

Seguir leyendo