No hay disculpa.

Pues nada, que los máximos responsables del mundo no tienen modales o educación. Ya lo he escrito en muchas ocasiones. Aquel que tuviere una responsabilidad pública de cierto nivel la debe llevar a acabo a tiempo completo. Digo yo. Les va en el sueldo y lo deberían asumir voluntaria y consciente. Los políticos están obligados a ser ejemplo de los valores más representativos de sus culturas. Son múltiples las razones que exigen y justifican esta deseable forma de actuar.  Nos hacen falta líderes que sean ejemplo permanente a seguir y cuya actitud sea observada, al menos, como digna. Pero nadie, incluso los que más poder tienen en el mundo, quiere comprometerse al 100% con la función docente y de ejemplaridad exigible a todo dirigente político. Por eso yo insisto en que es necesario ser y parecer en todo momento, salvo en la ducha. Es preocupante que nadie quiera  predicar con el ejemplo. Quien está sometido a […]

Seguir leyendo