Protocolo, ética y estética.

Normalmente los límites impuestos por la ética están muy por encima de los que imponen la estética de los dirigentes. Una de las ramas de la ética – la ética normativa- se dedica a estudiar los estándares de la conducta humana que están relacionados, por cierto, con la actividad personal o profesional que se desarrolla. La ética a que se refiere a la actividad personal tiene unos límites que delimita el propio individuo. Así, uno puede tener unos principios personales flexibles -«Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.»- que diría Groucho Marx. Pero si nos referimos a la ética profesional que afecta a una actividad en la que se representa a un grupo, la cosa cambia. Los principios y valores éticamente premiables son los que convienen a la mayoría y los estándares de lo que está bien o mal los delimita y dicta el interés del grupo y […]

Seguir leyendo

Representación institucional y dignidad.

La imagen pública de un dirigente empresarial o político se ve afectada por muchos componentes que no solo tienen en cuenta las capacidades intelectuales y los logros actuales sino que suman a éstos lo acontecido en el pasado, lo que de vida privada ha trascendido a los medios de comunicación, los hobbies y hasta el estilo de vida, entre otros muchos factores. Nada se puede ocultar y todo lo pasado tiene una trascendencia en el presente y mediará en el éxito o el fracaso futuro. Los dirigentes -o los que aspiran a serlo- lo saben y son muy conscientes que son esclavos de lo hecho públicamente y solo dueños de lo que no trascendió del ámbito privado. Si un dirigente actual cometió en el pasado un fallo consciente o inconscientemente, tendrá indudablemente consecuencias en su aceptación pública actual y futura. A los efectos anteriores, está claro que cuando se es […]

Seguir leyendo

Taxistas, turistas y norma endurecida.

El Ayuntamiento de Madrid va a cambiar y a endurecer las normas referidas a la indumentaria que utilizan los taxistas. Ya no podrán vestir ni pantalón corto, ni chanclas ni camisa de manga corta.  Es parte de un paquete que pretende ofrecer una mejor calidad en el servicio a los ciudadanos, no ya los que viven en Madrid, sino a los visitantes. Vengo sosteniendo desde hace tiempo que la elección de una correcta indumentaria genera confianza en los demás y estos hechos lo corroboran. Algunas de las medidas están siendo dadas a conocer con cuenta gotas ante el temor, creo yo, de que los taxistas se enfaden. Es la vieja, y no por ello menos vigente, estrategía de lanzar sondas y esperar reacciones. Durante el verano se produjo, también, una polémica en Barcelona por el descontento de hoteleros y restauradores que se quejaban porque la gente paseaba por las calles […]

Seguir leyendo