Protocolo como herramienta holística de marketing y comunicación.

No te asustes. Lo del titular es solo humor y espero que lo interpretes todo adecuadamente. Este artículo va de Trump, los expertos en protocolo, lo aburrido que es leer sobre asuntos de protocolo en nuestros días, la mala educación y mi amigo Juan de Sevilla. Digamos que he metido todo en una cacerola y estoy removiendo para ver si el resultado es comestible. Tu juzgarás.

Colecciono libros antiguos que tratan de protocolo, imagen, etiqueta o usos sociales. Me resulta enriquecedor observar cómo se actuaba hace mas de 100 años y me ayuda comprender muchas de las consecuencias que producen los modos de actuar de políticos y diplomáticos de nuestros días. En la actualidad hay muy pocos libros de protocolo que merezca la pena leer. Todos hablamos de banderas, precedencias y mesas. Ah! y siempre incluimos las maravillosas y bien sonantes palabras de comunicación, marketing y estrategia para intentar -en muchas ocasiones- disfrazar nuestra ignorancia sobre estas materias.

Ya nadie puede negar el manoseo de la frase mágica que todo experto en protocolo que se precie debe verbalizar con contundencia: «El protocolo es una herramienta de comunicación y marketing». La misma frase se puede ampliar más holisticamente -me va a dar la risa- de la siguiente forma: «El protocolo es una herramienta de comunicación y marketing que sirve para diseñar estrategias» o «Las estrategias de comunicación sirven como herramienta de marketing utilizando el protocolo para alcanzar los objetivos previstos » o  » La comunicación, el marketing y el protocolo van de la mano como elementos de la estrategia política o empresarial»…… No sabemos de qué más hablar. Se nos llena la boca con estas palabras pero no tenemos ni idea de cómo ponerlas en práctica. Hablamos de lo mismo a los miembros de un hotel, un partido político, un universitario, las amas de casa o un grupo de empresarios….y siempre estamos opinando sobre asuntos que un alumno de un curso de iniciación al protocolo ya sabe. El hecho cierto es que han proliferado blogs y grupos de expertos en redes sociales como setas. Pero claro reiterar hasta casi provocar el suicidio colectivo lo que ya se sabe, ha hecho que los lectores abandonen los blogs y los miembros se cansen de ver y leer siempre a las mismas personas bombardeando sistemáticamente con chorradas a los grupos que en principio fueron creados para expresar y recabar opiniones e ideas frescas. Todo lo que veo y leo ahora lo observo como ajado y carente del mas mínimo interés. Eso me ha pasado a mí. No encuentro motivación para escribir porque todo me parece repetido y temo aburrir. Me hacen falta ideas frescas.

Sin embargo hoy -¡ah mi oráculo y musas han aparecido!- he visto un video de Trump y el Presidente Sánchez que me viene como anillo al dedo para utilizar los palabros mágicos protocolo, comunicación, estrategia y marketing.

Intentaré hacer una maravillosa frase que me permita innovar en relación con la actitud de Trump y Sánchez. Para la confección de esa frase, echa antes un vistazo a este video.

Ahí va la frase/texto que me he inventado yo solito: Donald Trump, siguiendo su precisa estrategia de marketing político para consumo interno, ha hecho caso omiso al protocolo y ha vuelto a trasladar al mundo con su comunicación no verbal, sus habituales malos modos. Ha sido hoy en el G-20 cuando le ha señalado al Presidente del Gobierno de España el asiento en el que debía sentarse mientras seguía haciendo caso omiso al posible saludo del Presidente Sánchez. Como verás, el sentido holístico -me encanta esta palabra que suele usarse mucho en los congresos a los que acuden 20 o 25 expertos- del texto es fruto de un ágil intelecto, profundo conocimiento de la diplomacia internacional y una dilatadísima experiencia profesional…..Sin embargo, mi amigo Juan de Sevilla, en relación con este sesudo texto, ha proclamado a los cuatro puntos cardinales: Güandedió te creerá que here el meódelmundomundiar. Qé fasilidá de bervo y qé hagilidá mentar, pero ta fartao avlar de la cromátolojía y er fastor de la hindumentaria. Hasín no pareses un hesperto en protocolo. Buerbete a la mallordomía que halomeó te ba vien. Par protocolo hestas cazposo». Sus palabras, clavadas en mi alma como jabalinas olímpicas, me han hecho recapacitar y, de momento, mañana me voy a jugara al golf que es un deporte elegante y de gente pudiente.

Pero yo lo que quería decir es que está claro que los buenos modos abren puertas mientras que la grosería provoca el rechazo no solo de quien la sufre sino de los que la observan. Sostengo con firmeza que donde no llegan ni las leyes ni la norma oficial, alcanza la norma social que sirvió y servirá para convivir. Los límites que establecen las normas sociales permiten el acceso a grupos sociales, políticos, diplomáticos y profesionales, por ejemplo. Quien no cumple con las normas sociales tarde o temprano será rechazado. Quien desprecia, por ignorancia o soberbia, las manifestaciones externas de la educación está condenado al fracaso personal. Así le va a ocurrir a Trump cuando no sea presidente de los EEUU……y no se va a librar porque le va a llover por todos lados…

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.