Protocolo con elefantes en una cacharrería.

Mucho ruido y pocas nueces…..pero la culpa la tenemos nosotros. Algunos pretende crear un tsunami que se lleve por delante el trabajo de muchos años, pero no va a ser así.

Aunque quiero creer en la buena voluntad de unos y otros, no dejo de cuestionar y de criticar todo lo que se está haciendo y cociendo alrededor del protocolo en España y, supuestamente, en defensa de los intereses de los profesionales.

Lo que a continuación expreso lo hago a título personal, sin olvidar mi responsabilidad como Delegado de la Asociación Española de Protocolo en Castilla La Mancha y en uso de la libertad que me proporciona mi independencia profesional, intelectual y económica. Creo que me hago eco de lo que unos no se atreven a decir por temor a perder su trabajo; otros por «el qué dirán»; otros porque creen que diciendo lo que piensan y hablando claro se crearán numerosos enemigos y muchos, muchos, por su escaso criterio o ignorancia. Otros callan, simplemente, por cobardía. A aquellos no puedo reprocharles nada. Para estos y los que quieren sacar siempre tajada, mi sincero desprecio.

Así que con indignación y rabia contenida, para ser muy claro y esquemático, ahí van algunas ideas sobre lo que me parece que está ocurriendo con el protocolo en España:

  1. España es uno de los países más importantes en el mundo en relación con la industria del turismo y los eventos pero le sobran profesionales con y sin titulación de protocolo.  Quien diga lo contrario, miente. Sólo los mejores -con y sin titulación- alcanzan trabajos en el mundo del protocolo. Bueno…los mejores y algunos trepas, quede claro.
  2. En relación con la obtención de un puesto de trabajo, la creación de un colegio de profesionales NO es la solución para encontrarlo. Además de ser una total entelequia. Si eres estudiante o has terminado la carrera -cualquier carrera- y te han contado algo diferente a «o eres de los mejores o no trabajas», te han mentido. Estar en posesión de una titulación oficial de protocolo no da derecho a un puesto de trabajo. Si te dijeron lo contrario, te han mentido.
  3. Nunca seremos una profesión colegiada por mucho que unos la anhelen y otros lleven años intentándolo…..sin conseguirlo. Parece mentira que no nos hayamos dado cuenta de todas las energías que hemos perdido en este ir y venir del maravilloso y solucionador Colegio de Profesionales de Protocolo.
  4. Tras varios años de intentos,  no se ha creado ni un sólo Colegio de Profesionales de Protocolo en ni una sola región de España. Más aún, para el que crea que la solución a los problemas de protocolo está en la creación de estos colegios, solo hay que mencionar que, de crearse estos, los madrileños, los andaluces, castellano-manchegos, castellano-leoneses, extremeños y otros pueden ir olvidándose de trabajar fuera de su autonomía. Pongamos por ejemplo que si no sabes Catalán o Vasco, ya puedes olvidarte de trabajar allí porque si no sabes el idioma no podrás colegiarte. Do you understand me? Pues eso. O aprendes inglés o tampoco podrás trabajar en el Reino Unido….ni aquí.
  5. Hay un gran paternalismo, afán de protagonismo y deseo de tutela en el mundo del protocolo en España por parte de unos pocos. De manera que, desde que yo tengo uso de razón en esto del protocolo, la máxima utilizada por los que han controlado todo el tinglado protocolero ha sido «O conmigo o contra mi». Pues eso, «ni tutelas ni tu tías«. Ya está bien.
  6. Existe una guerra, cuyo ruido de sables muchos no quieren oír, dentro del mundo del protocolo en España. Es una guerra de intereses. Esos intereses son totalmente ajenos a los intereses generales de TODOS los profesionales. Es lícito defender intereses empresariales y personales pero sin despreciar el interés común. Otros valores como la lealtad, el agradecimiento, la búsqueda del bien común, la coherencia y el compañerismo son muy deseables entre los profesionales.
  7. La Asociación Española de Protocolo -la única y más numerosa organización nacional de profesionales- tiene mucho que decir y hacer en lo que se refiere al liderazgo y gestión de la unidad de los profesionales además de trabajar con verdadero ahínco para no ser identificada con ningún interés particular. Desde la AEP se deben aunar los esfuerzos nacionales para trasladarlos al ámbito internacional, si procede y conviene a los asociados.
  8. La única solución para que se defiendan los intereses de TODOS es disponer de una Asociación Española de Protocolo fuerte, con independencia de la creación y/o convivencia con otras asociaciones de ámbito autonómico.

Si no crees en una asociación de protocolo fuerte a nivel nacional y piensas que un colegio de profesionales será la solución para todos los males que rodean a nuestra profesión, lee solo las conclusiones de la página 5 de este Informe sobre los Colegios Profesionales tras la transposición de la Directiva de Servicios de la Comisión Nacional de la Competencia.

Echa un vistazo a este párrafo que también pertenece al documento anterior, se realista y ten claro qué tipo de profesional eres:  «Dentro de las profesiones, puede hacerse una distinción entre las profesiones libres, para cuyo ejercicio no se precisa ningún requisito específico de acceso, las profe­siones reguladas, para las que se precisa algún tipo de título administrativo o el cumplimiento de alguna condición previa, como puede ser contar con unos medios básicos o estar incluido en un registro, las profesiones tituladas, cuyo ejercicio se supedita a la posesión de un título académico específico y, por último, las profesiones colegiadas, que sólo pueden ser ejercidas por los profesionales que estén inscritos en el Colegio Profesional correspondiente.»

Finalmente, me parece que necesitamos un relevo generacional y emocional en el mundo del protocolo en España y para eso te necesitamos a ti en la Asociación Española de Protocolo. Solo siendo numerosos, permaneciendo unidos y dejando de un lado intereses particulares podremos defender con dignidad nuestra profesión y tendremos capacidad de influir. 

Ahora deja tu comentario. Me interesa mucho tu opinión…….incluso si no estás de acuerdo.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

2 comentarios

  1. Bueno, voy a mojarme un poco… Llevo poco tiempo en la AEP, aunque soy Master Oficial en Protocolo desde el año 2011, título que me entregó por cierto nuestro común amigo Fernando Ramos. Anteriormente, por motivos de mi trabajo periodístico, estuve mano a mano con los responsables de protocolo en el lugar en el que yo ejercía de Director de Comunicación. Un ministerio, para ser concreto. Aunque ya de antes me encantaba todo lo relacionado con el protocolo, fue en ese año 2002 en el que hice de verdad un «master» sin titulación académica oficial, porque esos dos años en el día a día de la organización de actos mano a mano con los de protocolo me enseñaron muchísimas cosas. Luego hice el «Master» oficial, en el que sí te dan un título, y como quién dice, lo hice sin pestañear con uno de los mejores expedientes. ¿Y a qué viene este introito? Pues bien, primero para decir que, si bien es recomendable una titulación para ejercer, hay casos puntuales en los que hay personas no tituladas que podrían ejercer perfectamente la profesión, incluso mejor que muchos recién titulados a los que les falta la experiencia para ello. Estuve matriculado en el Grado de Protocolo, en una Universidad y en una Escuela privada. En ambos sitios constaté que, aparte de ser muy pocos los matriculados, había muchas personas (chicas en su mayoría, porque el 90% del curso eran de sexo femenino) que las veía totalmente despistadas en esto del protocolo. Me extrañaría que muchos de esos expedientes acaben siendo algo en el mundo del protocolo. Si a una persona de segundo (el grado son cuatro años) le tienes que explicar el porqué de la colocación de las banderas mal vamos. Si a una persona de segundo, como me pasó a mí con un trabajo cooperativo, tienes que recordarle que la colocación de las autoridades viene regulada por un Real Decreto que debería ser la Biblia del protocolo en España, el tema se ve peor aún. Por cierto, en la Universidad Europea de Madrid ya nos avisaron que somos la última promoción del Grado oficial en Protocolo, porque a partir de este año lo quitan del plan de estudios por falta de alumnado.Y ahora al lío tras esta primera reflexión sobre la titulación o no. Por mi parte, queda claro que si una persona demuestra saber, demuestra profesión, y demuestra que es capaz, por mí tiene derecho a ejercer. Ahora bien, sí tiene que haber un registro oficial que autorice a los profesionales a ejercer. Bien desde la AEP, o bien desde un Colegio profesional. Si bien la legislación en materia colegial es clara, no es exactamente cierto que para ejercer haya que estar colegiado, como pasa en el caso de abogados, ingenieros, médicos, etc. Hoy por hoy el colegio profesional no deja de ser un lugar en el que se recoge una lista de colegiados con derechos y deberes, y que sirve para ofrecer amparos profesionales, dar cursos de formación, u ofrecer herramientas on line para los profesionales. Lo mismo puede hacerse desde la Asociación. Así que Colegio sí o Colegio no, no deja de ser algo sin mayor trascendencia. Si desde la AEP recogen estas aportaciones que ofrece un colegio no tendría sentido una nueva asociación o colegio. Ahora bien, si lo que se pretende es que para ejercer en España esta profesión haya que estar en un listado, esa oficialidad efectivamente solo podría hacerse desde el Colegio, a no ser, claro está, que se cambien los estatutos de la AEP. Desde luego en galicia por lo menos, para ejercer el periodismo, no hay que estar ni en ninguna de las cuatro Asociaciones de la Prensa de Galicia, ni en el Colegio de Xornalistas de Galicia. Yo estoy en la Asociación de la Prensa de Vigo, y en el Colegio de Xornalistas, pero estoy porque creo en el asociacionismo para luchar por las profesiones. Pero hay miles de periodistas gallegos que no están en ninguna de ellas y ejercen su profesión sin problema alguno. ¿Diferencia entre Colegio y Asociaciones?: el carnet. El carnet de prensa del Colegio es un carnet propio, y el de la Asociación es el oficial de la FAPE (Federación de Asociaciones de la Prensa de España), que a su vez es el válido internacionalmente. Pero hoy día cualquier medio de comunicación tiene su propio carnet de prensa, y a veces es más válido uno de «La Voz de Galicia» o de TVE para acceder a algún sitio informativo que el del Colegio o el de la FAPE, pero bueno. En principio esa sería la diferencia en entre Colegio y Asociación en lo que a nivel prensa se refiere. Otra diferencia es que por el Colegio desgrava en el IRPF y por la Asociación no. Que me corrija Fernando Ramos que tiene más experiencia y años en la directiva de la Asociación de la Prensa de Vigo que yo. El debate es interesante, pero mi opinión particular es que habiendo una Asociación ya debería ser suficiente, sobre todo viendo que los titulados que vienen van a bajar en número, así que hacer más asociaciones, colegios o lo que sea, no tiene mucho sentido. Mejor una fuerte, que varias descoordinadas. En cuanto a la lucha de egos, sí es cierto que percibo claramente bandos que de alguna manera luchan por ser el number one de la profesión, o el referente al que mirar cuando hablamos de protocolo. A ver, hay cosas que se pueden entender. Yo cuando tengo dudas en protocolo militar, recurro a Juan de Zevilla, porque se que sabe mucho más que yo en eso, y por eso es un referente para mí. Pero es un referente que no se posiciona como tal, sino que amablemente me saca de dudas. Lo malo es cuando sí te presentas como «el» referente, y además luchas por ello frente al «otro» referente. Mal. La unidad es lo que debería ser el referente. Y la Asociación debería ser lo que la Fundeu a los periodistas. En caso de dudas, la Asociación es la que debería ayudar a los profesionales. Cuando los medios de comunicación necesiten saber algo de protocolo, lo bueno sería que la Asociación fuese la que solventase esas dudas, y no un personaje concreto. Desde luego en el caso de las asociaciones o Colegios de periodistas, no hay un personaje que destaque por encima de otro a la hora de ser un referente, excepto Pedro J. que quiere ser la salsa de todo lo que se mueva, pero eso es otro cantar. Pues eso mismo debería pasar en el protocolo: nadie debería estar por encima de nadie, debería ser la Asociación o el Colegio el que fuese portavoz de todos los profesionales. En fin, que me estoy enrollando como una persiana. Mi opinión es: profesionales del protocolo no titulados, SÍ. Demostrándolo, claro. Y bien AEP o bien Colegio, hacer un registro oficial de los que puedan ejercer el protocolo en España, y cambiar los estatutos para obligar a las entidades y empresas a exigir estar en ese registro para poder ejercer esta profesión. Un abrazo, Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.