Una intervención quirúrgica de éxito para un problema Real.

Esta claro que el Palacio de la Zarzuela no podía dejar pasar el tiempo sin intentar dar solución al desafortunado incidente de la Misa de Pascua que en tan mal lugar ha dejado a La Reina Doña Letizia. Los responsables de Palacio se han enfrentado a un creciente murmullo en el que la indignación de los monárquicos y el oportunismo republicano han sumado -de forma inauidita- contra de la Reina. La crisis que de forma rotunda se ha desatado, no debía ir a más y la oportunidad para disminuir el impacto negativo de un gesto terriblemente desafortunado, ha aparecido con la operación de D. Juan Carlos. Ha sido la solución inmediata para comenzar una campaña de imagen que durará mucho tiempo y que cicatrizará las heridas en la opinión pública pero no eliminará las marcas.

Se sabía que D. Juan Carlos debía operarse pero no cuando. Este hecho ha sido perfectamente utilizado como elemento inicial en una campaña de limpieza de imagen que se inició en la anterior comparecencia pública de Doña Letizia. Hay que reconocer a quienes tienen la responsabilidad en el Palacio de la Zarzuela del cuidado de la imagen pública Real que, en estos momentos, es un equipo excelente en su trabajo.

Me explico. Lo que se ha producido entre La Reina y La Reina Doña Sofía no ha sido un problema de protocolo, de gestión de espacios o de precedencias. Los de protocolo tenemos que pensar más lejos, ir más allá y quedarnos con la interpretación por parte de la sociedad de los gestos  públicos en cuya puesta en escena, sin duda, tenemos mucho que decir. La realidad es que solo unos pocos entienden de derechas, izquierdas, delante, detrás y precedencias comprendidas en Reales Decretos. Para la mayoría, lo anterior son zarandajas y lo que realmente le importa es lo desafortunado del gesto. Lo que es peor, nadie puede evitar interpretar lo que ve. Y lo que se vió no dejaba en buen lugar a Doña Letizia.

La operación de imagen que han iniciado en Zarzuela es de una precisión quirúrgica propia de los más ávidos expertos. Echa un vistazo al video de La Razón y, después lee mis comentarios al respecto.

Ahí va una descripción crítica de lo que ha ocurrido en la clínica La Moraleja para hacer comprensible lo acontecido:

1º Los miembros de la Familia Real no suelen ir juntos a las visitas a los hospitales. Este es el primero de los gestos que se han utilizado en el diseño de esta campaña de imagen: Unidad en la Familia Real.

2º Cuando un coche para, los ocupantes del vehículo suelen abrir simultáneamente las puertas. En este caso – con la idea de contrarrestar el mal gesto de la Misa de Resurrección- Doña Letizia ha bajado del vehículo mientras Doña Sofía ha esperado en el interior del mismo, a que la esposa de El Rey le abra la puerta en un gesto de cortesía. Normalmente, también, dependiendo de los niveles de seguridad las puertas de los vehículos las abren los miembros de los equipos de seguridad.

Doña Sofía ha esperado a que doña Letizia abra la puerta del vehículo. Un gesto medido y meticulosamente ejecutado. Foto: KLA (GTRES)

3º El juego de las sonrisas de Doña Sofía y Doña Letizia viene a desdramatizar y minimizar el argumentario construido en contra de Doña Letizia.

Sonrisas, cercanías y sensación de complicidad.Foto: Emilio Naranjo (EFE)

Los movimientos de Doña Letizia desde el momento en que se baja del coche, para dar su derecha a Doña Sofía, que culminan con el posado en el que Doña Sofía ocupa el centro y queda arropada a la derecha por D. Felipe y a la izquierda por Doña Letizia.

Los movimientos de Doña Letizia han estado diseñados para ceder el protagonismo a Doña Sofía. Foto KLA (GTRES)

5º Vuelta al coche en el que S.M. La Reina Doña Letizia vuelve a abrir la puerta del coche a Doña Sofía en un gesto que redunda en su deseo de acercamiento.

Doña Sofía espera a que Doña Letizia le abra la puerta del coche en una danza perfectamente diseñada para trasladar idea de reconciliación y respeto. Foto: KLA (GTRES)

Sí, ha sido una operación quirúrgica precisa y perfecta y la de D. Juan Carlos también ha sido un éxito. Y yo me alegro muchísimo.

© Juan de Dios Orozco López.

 

También te puede interesar.....

11 comentarios

  1. Si todos tuviésemos idea de PROTOCOLO, la vida diaria sería mucho mas fácil y agradable.
    Debería ser una matería que formase parte de la enseñanza, desde la básica y seguida dentro y fuera de casa.
    Tuve la suerte de hacer un amplio curso de Protocolo y en el terreno social, lo practico.

  2. Una muy buena “puesta de escena”, pero… Una cosa es el carácter de una persona, el cual se puede modificar, pero el temperamento….mmm saldrá en cualquier momento.

  3. Estimada Amalia todo se puede limar. Todos tenemos nuestra particular forma de ser pero, en desarrollo de nuestra actividad profesional, los defectos y preferencias personales los debemos dejar en casa.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

  4. Querido Profesor, aún estando de muy de acuerdo en tus dos ultimas columnas, dos apreciaciones te haría; la operación de Fon Juan Carlos ha sido de rodilla y la Reina Doña Sofía se ha quedado en el hospital a comer con su “juanito” con lo cual no ha habido “salida de la clínica juntas, ni apertura de coche a la salida”.
    En cuanto a lo de Leticia y Leonor, ha sido más potativo y falso el comportamiento de hoy, que el del pasado domingo.

  5. Apreciado Miguel, efectivamente la operación ha sido de rodilla. Ya me lo habían advertido y está corregido. En cuanto a la salida de la clínica, creo que has mezclado artículos. La visita del primer día la hacen las dos Reinas juntas y se marchan juntas. A esa me refería yo. No así en la segunda visita – ya con la Princesa de Asturias y la Infanta- ocasión de la que yo no he escrito. Gracias por las aclaraciones que siempre son bienvenidas y un fuerte abrazo.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.