Yo estuve en el XVI Congreso Internacional de Protocolo.

Allí han pasado muchas cosas y reconozco que casi todo fue bueno. Yo estuve allí y fui testigo. Se ha hablado mucho de protocolo, comunicación y también de imagen. Hay que reconocer que ha sido un gran congreso y que se ha realizado un gran esfuerzo por parte de la EIP. De bien nacidos es ser agradecidos y lo que está bien, bien está. Gerardo Correas ha sido un magnífico director de una orquesta y coro que no equivocaron notas ni desafinaron. Me lo he pasado en grande dictando mi conferencia, asistiendo a otras tantas, conociendo a nuevos colegas, saludando a amigos y poniendo, por fin, cara a conocidos de las redes. No ha sido perfecto, es cierto, pero ha dado para mucho.

Yo hablé de la Comunicación en Reuniones de Alto Nivel.

No obstante lo anterior, a mi me hubiera gustado introducir algunos cambios que quiero poner de manifiesto:

  1. No ha sido buena idea distribuir a ponentes y oyentes en dos salas, sobre todo cuando una tiene una gran capacidad y comodidades y otra no. La interpretación fue, para los menos avezados en esto de quién es quién en protocolo, que las salas se correspondían con la calidad de los ponentes y cierto es que en algunos casos así fue, pero en otros -muchos otros- ni la calidad de las ponencias ni el interés de las mismas ni las habilidades del ponente se correspondían con la sala asignada. Yo fui premiado por multitud de amigos y conocidos que disfrutaron más que de mi sabiduría, de los consejos de mi amigo Juan de Sevilla quien al finalizar mi ponencia me preguntó con acentuada doblez: “Güandedió, ¿tú que eres cantaor o er de las parmas?” Aún estoy sufriendo las consecuencias de su endiablado y ágil verbo. La verdad es que estoy muy satisfecho de mi trabajo y de la calidez con la que me premiasteis. Gracias.
  2. Las ponencias tiene que disponer de más tiempo y tiene que provocarse el debate y el enfrentamiento ordenado, moderado y dirigido de las diferentes ideas y pareceres. Así hubiéramos funcionado mejor. Así funciona un Congreso.
  3. La calidad debe primar frente a la cantidad. Más de 75 ponencias -creo que 82- en apenas 12 horas reales de congreso es demasiada intensidad.
  4. Algunas ponencias “sonaban” bien en el programa y resultaron abrumadoramente mediocres en lo presencial. Tengo que decir que escuché lo mismo en, al menos, tres ponencias y lo contrario en otras dos. Me decepcionó particularmente oír a alguien que se define como experto afirmar y sentenciar con vehemencia alguna idea que más que absurda era descabellada. Juan de Sevilla que ha estado de incógnito en el Congreso me lo advirtió : “Güandedió aquí ay mucha ente de trilirí pero poca de tralará” Me hizo pensar….y en ese estado estoy todavía…. intentando descubrir cual era el significado de la expresión.
  5. No había tiempo para cambiar de una sala a la otra. Todo iba tan rápido que el ponente comenzaba a hablar cuando muchas personas se marchaban a la otra sala a cuya ponencia también llegaban tarde.
  6. Muy repetitivo. Lo siento, pero en determinados temas las ponencias parecían letanías ya repetidas anteriormente.
  7. A algún ponente se le han acabado sus ideas y toma las de otro para salir adelante. A mi me resulta indecoroso que se omita el nombre de quienes originariamente ofrecieron una visión distinta y que ahora es copiada.
  8. He echado de menos a muchos expertos de protocolo que lo son de verdad. No quiero pensar que el ego les ha impedido estar allí. Seguro que hay razones para que no hayan venido, pero me hubiera gustado ofrecer a nuestros colegas de otros países una visión de unidad, de la que en la actualidad adolecemos. La unión hace la fuerza y sin ella nos costará el doble alcanzar los objetivos más importantes que son comunes a todas las “facciones” del protocolo en España.

Finalmente, a pesar de que se han dicho muchas cosas, no he visto reflejado en las redes sociales lo que me ha parecido más importante del discurso final de Gerardo Correas. Ya se que algunos no opinan por miedo; que otros no lo hacen por desconocimiento y que muchos temen que inclinarse de un lado o de otro les traerá fatales consecuencias en su futuro profesional dentro del protocolo. Como yo tengo la suerte de ser además de independiente -Juan de Sevilla dice que más bien soy “descerebrao”- lo digo aquí: Lo más importante del discurso de clausura fueron las palabras conciliadoras y de reconocimiento que Gerardo Correas dirigió a Carlos Fuente. Gerardo tendió la mano y habló en plural de los inicios de la formación y los congresos de protocolo y reconoció el esfuerzo y la valía de Carlos. Un gesto que le honra, que yo aplaudo y que muchos de los que me leéis y amáis el protocolo deberíais secundar. No es posible que dos de los más importantes profesionales del protocolo de España -que tanto han hecho y hacen por nuestra profesión- permanezcan distanciados. Ojalá la AEP pueda, en el 25 aniversario de su creación, añadir a su hoja de méritos la de la vuelta a la unidad de todos y la sanación total de las heridas.

Desde mi modesta pero crítica bitácora, hago un llamamiento sincero y enérgico a la unidad de todos los que nos dedicamos al protocolo en España y a nuestros hermanos americanos. Aplaudo la iniciativa de Gerardo y espero y deseo que Carlos la reciba con igual afecto que el que nos mueve a todos por estos dos GRANDES del protocolo. El protocolo en España necesita de su sabiduría y experiencia. La de los dos.

“Todo parece imposible hasta que se hace” Esto lo dijo Nelson Mandela…. pero ahora vendrá otro y dirá que la frase es suya. “Zeñózeñópavernosmataodeldisgustozeñózeñó” (Letanía de Juan de Sevilla).

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

3 comentarios

  1. Felicidades Juan, por varias cosas, pero sobre todo por tu llamada a la profesionalidad y a la unidad de los profesionales del protocolo, cuenta conmigo para lo que precises y la delicada salud de mi madre me permita, que en esta ocasión no me ha permitido asistir a este Congreso. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *