La imagen del político y su vigencia.

La imagen de los políticos es para los votantes una toma de posición emotiva, virtual y emocional. Cualquier acto de comunicación forma parte de la imagen por la suma de acontecimientos percibidos. Todo influye en la imagen proyectada de un político o empresario: la forma de hablar, de mover las manos, su indumentaria, su forma de mirar y………….¡¡¡hasta la cantidad de pelo!!!.

 

Pero para mantenerse en el candelero – no en el “candelabro” como dijo una señora que vive en exclusiva de su imagen???-  la imagen debe ser:

 

  • ESTIMULADA
  • RECORDADA y
  • COMUNICADA.

 

En las charlas que ofrecí a los futuros DIRCOM en el Curso Superior de Comunicación empresarial de la Cámara de Madrid, me referí a los aspectos anteriores mostrándoles diversas fotografías para que manifestaran su elección “a priori” sobre determinadas personas. Sólo debían tener en cuenta lo que veian. Las conclusiones a las que llegamos fueron que, para elegir personas con responsabilidades, preferimos los delgados a los obesos, los que hacen deporte a los que permanecen ociosos, los que visten elegantemente y de forma tradicional a los que van en vaqueros y con camisas de flores, los maduros a los mayores y ¡¡¡los que tienen pelo a los calvos!!!…………..y aquí está la razón por la que políticos como Berlusconi o José Bono se han hecho ¿trasplantes o implantes?. La razón es obvia, necesitan estimular su imagen para parecer más jóvenes.

En relación con la imagen y los políticos podríamos hacernos una pregunta ¿hubiese tenido el mismo éxito político Sir Winston Churchill en nuestros días? Ahí te dejo la preguntita.

82-1 82-2

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.