La fotografía poco acertada del Brexit.

No sé porqué, pero me lo temía. Y así ha ocurrido. Hay fotografía del Brexit y, por supuesto, nada favorecedora para la UE. Al contrario que para el Reino Unido, como siempre.

Verás, soy de los que piensan que cuando uno declara abiertamente que no quiere ser tu amigo, lo mejor es dejarlo marchar. Y eso significa que después de la manifestación -pública o no- de la enemistad se deben acabar, también, las formalidades que se utilizan con los verdaderos amigos. Nunca se puede tratar a un amigo igual que al que te desprecia, pero como en la UE somos unos memosacomplejadosabrazafarolassexadoresdepollos(*), no solo le tendemos al enemigo un puente de plata sino que lo chapamos en oro de 24 quilates y, también, le decimos al mundo que los gastos corren de nuestra cuenta.

Los amigos cuando llegan a acuerdos se fotografían y sonríen. Pero fotografiarse con el enemigo cunado te desprecia, es darle cancha y espacio para que vuelva a hacerte nuevos desprecios.

 

¿Te suena La Rendición de Breda? Bueno, pues a esto me suena esta nefasta fotografía que, desde el punto de vista de la comunicación institucional, nunca se debió producir.

¿El Presidente del Consejo Europeo recibiendo una carta del Embajador? De ninguna manera. No son rangos equivalentes. Un embajador se habla con directores generales y, a mucho abundar, con un ministro. Nunca directamente con el presidente.

¿El Presidente del Consejo Europeo dando la derecha a alguien de menor rango que desprecia a la UE? Estamos locos y perdiendo el norte magnético y el geográfico.

¿Una fotografía pública de una carta de despido?: Jamás. ¿Te vas? Pues allá tú. Yo le hubiera recibido en un despacho, sin cámaras y por un espacio de 30 segundos.

¿ La bandera del Reino Unido en la institución que ha sido despreciada?: Nunca. Hubiese colocado un número de banderas de la UE tal que, sin perder la sobriedad y la elegancia, resaltase el carácter unitario de la organización europea. Ni una sola bandera de U.K, por supuesto.

¿Una media fotografía con sonrisa del Presidente y el Embajador de U.K? Pues claro que no. Aunque a U.K  y a su Gobierno le viene muy bien hacer ver a los que votaron sí al Brexit que lo están haciendo bien despreciando a la UE. El Embajador guardará la fotografía como un hecho histórico. A la UE no le servirá para nada.

Como siempre, ellos salen victoriosos porque, entre otros, no había nadie de protocolo que pensara en estos asuntos tan ¿nimios?.

(*) El calificativo tan poco amigable es propiedad intelectual de mi amigo Juan de Sevilla.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Una consulta maestro Juan: ¿No puede un Embajador, por su condición de representante de una nación, alternar con un Presidente? ¿O es porque se refiere al Presidente del Consejo Europeo?

  2. Estimado Carlos, por supuesto que sí. Alternar no es lo mismo que mantener una relación oficial y directa. Lo normal es que los embajadores se relacionen con Secretarios de Estado y Embajadores. A mi modo de ver, ante el desprecio de UK por la UE, nunca debió recibirlo el Presidente y mucho menos en público y con fotógrafos. Esto no le hace bien a la UE y sí a UK quien, desde el principio, pretende asumir un papel predominante en las negociaciones que se llevarán a cabo.
    Espero haber aclarado tu pregunta. En cualquier caso, es solo mi opinión.
    Saludos cordiales y muchas gracias por leerme y participar.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *