La sombra visible del Papa.

Es el. Sí, ” el George Clooney de San Pedro” como ya lo calificaron en su día algunas revistas del corazón. No me sorprende que este arzobispo de 60 años, que compatibiliza dos cargos con dos Papas, sea el objeto de interés de la prensa y que siendo el responsable del protocolo en el Vaticano aparezca tantas veces en las fotos.

 

Todos los que nos dedicamos al protocolo sabemos de la máxima que rige nuestra presencia en los actos: “Estamos pero no se nos ve”. Con el padre Georg ocurre todo lo contrario, está y se le ve.  No digo que el quiera salir en la foto. Afirmo que los periodistas gráficos le buscan a el como un elemento que les permita incluir a la fotografía tomada, un toque emocional y quizá de morbo. Y eso no es bueno, creo yo. No es bueno para el Papa porque le resta importancia a Su Santidad y porque demasiada presencia en los medios banaliza la importante labor que este arzobispo alemán está llevando a cabo como secretario de Benedicto XVI y como Prefecto de la Casa Pontificia de el Papa Francisco. Recordemos que el arzobispo Gänswein es al Papa lo que el Jefe de La Casa de S.M. El Rey a Felipe VI. Tiene rango de ministro y coordina la actividad pública y, por lo tanto, el protocolo de S.S El  Papa, entre otras actividades.

De mi afirmación anterior -referida al excesivo protagonismo, deseado o no, que adquiere Gänswein ante la prensa- dan fe las fotografías que presenta el diario ABC en su página web y que puedes ver en este enlace. Fueron tomadas con motivo del 60 aniversario del Tratado de Roma, que se celebró el pasado día 24 en la Ciudad del Vaticano. Las más destacadas te las presento yo en la siguiente galería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bajo el titular “En imágenes: la reunión del Papa con los 27 líderes de la Unión Europea” ww.abc.es  presenta 11 imágenes de las que el Arzobispo Georg Gänswein toma protagonismo en seis de ellas y curiosamente en las 3 primeras fotografías lo hace solo y como único representante del Vaticano. No es, por tanto, el Papa el protagonista, sino Gänswein.

No, no creo que lo estén preparando para ser Papa.

Sí, este hombre además de disfrutar de una excelente imagen personal y fotogenia es culto, inteligente y sin duda debe ser excelente en su trabajo.

No, no creo que sea bueno para el tanto protagonismo. Tampoco lo es para el Papa.

Sí, es poderoso. Su modales y su forma de saber ser, saber estar y saber representar hablan de ello.

Sí, lo mejor es dar un paso más atrás y más a la izquierda del Papa.

Sí, está claro que demasiado protagonismo de un actor secundario puede ser contraproducente para la credibilidad de la película.

¿Tú qué crees?

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *