Macri y el protocolo en su visita de estado a España.

Acabo de leerlo en el diario argentino la nación en el que se escribe sobre el protocolo -referido a la indumentaria y otras normas de cortesía- que regirá los actos con los que SS.MM Los Reyes de España han honrado al presidente de mi muy querida Argentina. Me piden en las redes sociales que de mi opinión porque el artículo, aunque cargado de verdades, necesita aclarar algunos detalles. Tengo la inmensa suerte y el verdadero honor de haber servido en la Casa de S.M El Rey y mi opinión, creo yo, puede ayudar a comprender y a ampliar lo ya explicitado en el artículo.

Confieso que lo escrito me ha gustado y debo destacar una frase que hago mía: “…los códigos de ceremonial adquieren un valor semántico de relevancia: cumplirlos o transgredirlos será una declaración de principios“. Por eso, el presidente argentino y su esposa, con su indumentaria, contribuirán a facilitar las relaciones personales de los mandatarios y , por tanto, de las naciones que se encuentran. Ya escribí sobre códigos de indumentaria cuando ofrecí una conferencia sobre el asunto en el Museo Thyssen con ocasión de una exposición de Hubert de Givench.

No quisiera que mal interpretaras lo que escribo. No pretendo enmendar la plana a nadie. Más aún cuando la opinión profesional incluida en el artículo corresponde a mi querida y admirada amiga Karina Vilella -gran profesional de estos menesteres- con la que me cupo el honor de compartir conferencias, mesa, mantel y otros agradables momentos, hace algunos meses, en Paraguay. Para ella, mi consideración y cariño fraternal y mi admiración profesional.

Sí que me gustaría añadir y aclarar algunas ideas al artículo. Aquí están:

  • El Jefe de la Casa de S.M. El Rey, que es quien invita en nombre de S.M. El Rey, no impone indumentaria alguna a los Jefes de Estado.Yo diría que el Jefe de la Casa de S.M. solo sugiere, en la invitación que se cursa, la indumentaria que se supone correcta y en honor de los invitados de honor.Es más,  existen pruebas en las que si el invitado de honor lo solicita, creo que Los Reyes de España, como magníficos anfitriones que son, se adaptan a los gustos de sus invitados más destacados. Esta es la prueba: Evo Morales, como se cita en el artículo, no acudió a la Cena de Gala con frac como se puede apreciar en esta fotografía.
Los Reyes y los Príncipes, con el Presidente Morales, momentos antes de la cena en el Palacio Real de Madrid. Obsérvese cómo los Reyes adaptan su indumentaria al gusto de sus invitados. En este caso, parece ser que Evo Morales lo solicitó.
  • Pero se puede citar a otro Jefe de Estado como Ollanta Humala que no vistió el frac “sugerido” en la invitación de la Casa de S.M El Rey. Resulta curioso que en esta ocasión, el Rey sí viste frac mientras que el que fuera presidente peruano usa un traje (saco) oscuro. Su esposa Nadine Heredia sí luce un traje largo.

 

  • Alejandro Sanz, como invitado, tampoco vistió el frac en una cena de gala en Palacio Real de Madrid en la que se presentó hasta sin corbata. Como bien se sugiere en el artículo, portar una indumentaria correcta es un gesto de responsabilidad de quien asiste al acto y, por sí misma, adquieren una carga informativa y comunicacional muy importante.
Alejandro Sanz sin corbata cuando otros invitados sí respetaron el Dress Code. Lo puedes observar en el invitado que sí viste Frac que marcha detrás de la que fuera su esposa
  • En lo que se refiere a Rajoy, el Presidente del Gobierno español, tengo que recordar que tampoco fue incorrectamente vestido -como se destaca en el artículo- a la proclamación de D. Felipe VI, dado que la recepción que se ofreció en Palacio Real de Oriente, tras la proclamación como Rey de España en el Congreso de los Diputados, la totalidad del Gobierno asistió con chaqué -no frac como se afirma en el artículo- prenda ésta adecuada a la etiqueta que se corresponde con el uniforme que vestía S.M El Rey, como se puede apreciar en la fotografía.
Rajoy vistió correctamente el chaqué -no frac- que es la prenda de día adecuada para estos tipos de actos y que se correlaciona con la indumentaria que, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, vestía S.M. El Rey.
  • Tengo que decir también que, en lo que se refiere a tratamientos de honor y cortesía-, cuando una persona se dirige directamente al Rey, no utiliza “Su Majestad” -dos palabras usadas cuando se habla a una tercer persona respecto de El Rey- sino “Majestad” o “Señor” a secas. Sin embargo, cuando la confianza entre los de igual rango -Macri y el Rey son Jefes de Estado y tienen el mismo rango- es manifiesta, los tratamientos de honor y cortesía suelen obviarse en privado. No así en público.

En fin, lo importante es que España ha utilizado, por primera vez, el Palacio Real de Madrid para recibir a un Jefe de Estado. La intención es agasajar de manera más eficaz y sobresaliente a los representantes de los países amigos, acercar estos importantes actos a la sociedad y darles más publicidad pero quede claro, también, que no hay nada nuevo en el protocolo o el ceremonial de recepción a los jefes de estado en visita oficial a España. Solo cambia el lugar, los movimientos de la Guardia Real y el número de componentes de la misma que rinden honores. No hay nada nuevo en el ceremonial de este importante acto. Me alegra que este cambio para bien se haya ejecutado con el presidente argentino por  mi aprecio sincero a esta gran nación y porque son muchos los amigos y seguidores que tengo allí.

Por último, me queda destacar algunos gestos del presidente Macri que, desde mi modesta opinión, no ha estado bien asesorado en lo que se refiere al protocolo de la ceremonia de bienvenida. Quizá estuviera un poco nervioso. El caso es que, como puedes ver en la fotografía y en el vídeo de más abajo, su esposa lo ha tomado de la mano durante la interpretación del himno nacional de Argentina.  De la formalidad que requería el momento, dan prueba el gesto de S.M. El Rey y el del Almirante Jefe del Cuarto Militar de La Casa de S.M. El Rey, identificable por la gorra blanca que viste. Macri no debió encontrarse muy cómodo porque separa sus pies y coge la mano de su esposa en una clara señal de nerviosismo. Más tarde, cuando suena el himno de España, se coloca las manos detrás, una posición mucho menos adecuada para escuchar la interpretación del Himno Nacional. En esta misma posición recibe novedades del oficial al mando. Al pasar a la altura de la Bandera Nacional, también, ha dudado y ha sido El Rey quien le ha indicado qué hacer muy discretamente. Me temo que o está mal asesorado o no le han explicado cómo se iban a desarrollar los acontecimientos. Son muchos detalles…….pero un jefe de estado no debe dudar públicamente en sus movimientos. Hay otros detalles como que el que actúa de anfitrión y presenta a su equipo, se adelanta al invitado para ejecutar la presentación tal y como ha hecho El Rey. La reina al principio, ha presentado a la Sra de Macri a los miembros de Su Casa. Detalles, detalles, detalles.

Macri, quizá nervioso por la situación, toma con fuerza la mano de su esposa sin notar que está sonando el himnos nacional de Argentina.

Echa un vistazo al siguiente vídeo que será histórico por ser la primera ocasión que se celebra un acto de este tipo en el Palacio Real de Oriente, Madrid.

 

También te puede interesar.....

9 comentarios

  1. Muchas gracias Juan, por las precisiones y los brillantes apuntes sobre la ceremonia de hoy miércoles (en Lima aún es miércoles) en el Palacio Real de Madrid. Cada día se aprende algo nuevo.

  2. Muy interesante su blog. Tengo un par de consultas:
    1. Note que el primer himno que se escucha es el del país visitante y luego el de España, que es el anfitrión. Es eso correcto? le consulto porque según el protocolo, cada vez que tenemos actos oficiales en mi país (Soy de El Salvador) siempre se escucha priemero el nuestro y luego el himno del visitante, y según tengo conocimiento es así.
    2. Observé que luego que termino el de sonar el himno de Argentina, Mauricio Macri y su esposa aplaudieron, después que se escucha un himno entiedo que no se debe aplaudir.
    Me gustaría mucho su opinión.

    Saludos,

  3. Estimada Silvia, gracias por su comentario. En efecto, en España, el primer himno que se escucha es el del país cuyo Jefe de Estado visita oficialmente España. En la ceremonia de despedida, el himno del país cuyo jefe de Estado visita España se escucha en último lugar. De esta manera, lo primero y último que se escucha es el himno del invitado. No obstante, cada país tiene su propio ceremonial. Particularmente, me parece un gesto elegante y de cortesía la forma en que se hace aquí en España.
    En lo que se refiere a los aplausos, me parece que fueron fruto de su poca preparación para un acto tan solemne y el nerviosismo que se pudo apreciar en el Presidente Macri y su esposa. Sin duda, no fueron asesorados o sus asesores no estuvieron a la altura de las circunstancias.
    Espero seguir teniéndola como lectora y amiga.
    Un atento saludo.
    JDD Orozco.

  4. Estimado Juan de Dios Orozco:
    Muchas gracias por su respuesta, muy interesante su explicación sobre los himnos, ya estoy clara la razón por la que se realiza de esa forma.
    Le comento que estoy por finalizar un master de protocolo con la Escuela Internacional de Protocolo de Granada, en modalidad virtual, y estoy encantada aun más con el tema, especialmente me gusta entender mejor el protocolo de la Casa Real, pues aunque trabajo en el tema del protocolo en la universidad donde laboro, hay todavía muchas situaciones que me generan dudas.

    Espero poder viajar a España para estudiar un curso presencial sobre la organización de eventos y el protocolo.

    Y claro que seguiré leyendo sus tan interesantes planteamientos en el blog. Éxitos.

    Saludos,

    Silvia

  5. ¡Excelente descripción!
    Me encuentro realizando un trabajo final para una diplomatura y el tema elegido es la Visita de Estado de nuestro presidente Mauricio Macri a su hermoso país. Sus aportes han sido muy valiosos. ¡Muchas gracias!
    Cordialmente,
    Florencia Moyano Carranza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *