Trump: Mucho protocolo, pocos modales y mala imagen pública.

Mucho protocolo porque, hasta donde yo he visto, la organización del acto ha sido perfecta. Como siempre. Pocos modales porque a este hombre le da igual parecer y ser  grosero. Mala imagen y aceptación social por la escasa presencia de público y las muchas protestas que se han puesto en marcha.

No quiero repetir lo que otros ya han dicho hasta la saciedad pero no puedo dejar de escribir sobre la toma de posesión de Trump. Hace cuatro años ya lo hice con la toma de posesión de Obama en dos artículos ( Artículo 1 y Artículo 2). No he observado grandes variaciones en la organización pero sí en los gestos que Trump. No entro a hablar del fondo pero sí en las formas como herramienta básica de generación de credibilidad de un responsable público. Ese es mi interés y mi trabajo. Se me ha ocurrido que tomando  fotografías de los diarios digitales www.abc.es y el www.país.es  quizá pueda hacerte llegar mis ideas de forma clara y visual sobre Trump, su protocolo e imagen pública. A ello voy.

La primera fotografía está relacionada con la disposición, el orden y la organización pura y dura del acto de toma de posesión. No hay nada diferente a lo que ya hemos visto para otros presidentes. Tres niveles en los que se distribuyen por grupos a las personas y actores del momento. En el centro el nuevo presidente y a su derecha e izquierda los principales invitados. Hay mucha América (USA) representada simbólicamente por las banderas.

Una organización de acto casi perfecta.

Previo al día de celebración tuvo lugar un ensayo del mismo. En ese ensayo se cuidan todos los detalles y se ponen en funcionamiento todos los elementos de la maquinaria organizativa. En este caso, el futuro POTUS fue representado por el Sargento Mayor del Ejército de los EE.UU. Se trata de probar recorridos, tiros de cámara….. y comprobar el funcionamiento de todo, todo, todo…incluidos los gestos y la amplitud de los mismos.

Representar a POTUS es un gran honor que se ha conferido al más caracterizado de los Suboficiales Americanos.

Como podrás observar en la siguiente fotografía, los carteles de asignación de asiento no son muy discretos pero sí muy válidos para que con vistazo se pueda leer quien debe ocupar el asiento. Hay mucho trabajo en el establecimiento de precedencias.

El protocolo ordena, “limpia y da esplendor”.

En la siguiente fotografía puedes observar las medidas de seguridad que han de tenerse en cuenta. Echa un vistazo a los cristales blindados de la tribuna. Es importante también observar la cartelería en el suelo que señala el lugar exacto donde deben situarse los principales protagonistas del acto. El cristal blindado atiende a los requerimientos de seguridad y la cartelería del suelo a la generación de imágenes optimizadas.

Cartelería en el suelo y cristal blindado. Dos importantes detalles organizativos.

Algunos gestos de Trump no han sido muy acertados. El puño cerrado y levantado no es precisamente un gesto bien visto en USA y mucho menos entre republicanos. Los dedos índices de las manos hacia arriba vienen a explicitar su manera arrogante de actuar.

 

Casi todo ha sido perfecto desde el punto de vista organizativo y la siguiente foto da prueba de ello. Son pequeños detalles que hacen un todo “10”. Parecerá nimio pero el hecho de que un joven capitán ayudante ofrezca su “derecha” a la Primera Dama y su brazo, como apoyo, no es baladí. Observa las manos y el gesto del Capitán. Ella puede mirar a cámara y presentar su mejor sonrisa porque el oficial está sirviendo de guía. A estos pequeños detalles son a los que me refiero. Sin el Capitán, su uniforme y su pose, Melania no hubiera podido bajar de esta forma , con sus zapatos de aguja, esas escaleras. Alguien pensó en ello y fue alguien que se dedica al protocolo.

Nadie puede negar que la esposa de Trump es muy atractiva -otra cosa es la moda-  y que sin duda puede impulsar la imagen pública de su esposo…..mientras no hable demasiado. En la campaña hacia la presidencia ya “metió la pata” hasta el punto de quedar relegada solo al plano visual de la misma. La hija de Trump asumió parte del rol de la futura FLOTUS. Las pocas palabras que dijo en el baile no la hicieron brillar precisamente. En este caso, no solo hay que parecer, es necesario ser.

Trump no es un presidente del que se pueda decir que está en forma. Prueba de ello es su pronunciado abdomen al que en España ya habríamos calificado de “barriga cervecera”. Está claro que se siente más cómodo con la americana desabotonada. Algunos asesores de imagen afirman -erróneamente , creo yo- que esta particular forma de llevar la americana hace a los políticos más “abiertos” y cercanos al observador. Yo no estoy de acuerdo y la consecuencia puedes observarla en la siguiente fotografía que viene a romper el sentido de la perfección que debe presidir la actuación pública presidencial.

Los símbolos, a mi manera de ver, nunca debe ser colocados en el suelo. Pisar una bandera o -como en este caso- el sello presidencial no es una buena idea, salvo que se desee tomar una fotografía como esta. Todo está pensado y atiende a unos intereses. En este caso, a mi no me gusta.

La familia juega un papel muy importante en la aceptación pública de un líder. Mostrar una familia unida aumenta la credibilidad. Desde el inicio de su campaña, Trump ha utilizado de manera magistral la imagen familiar de la que el es la cabeza visible y representativa.

Por último, ha quedado claro que la aceptación de Trump por parte de la sociedad de los EEUU – la de Washington en particular-  ha sido menor que la que tuvo Obama. Los votos recibidos no han llevado la presencia de público que cabría esperar en esta toma de posesión. En la fotografía puedes ver que el despliegue de personas de seguridad sobrepasa en mucho al número de espectadores.

Con todo lo anterior, tengo que afirmar que la  imagen de Trump no es la mejor que un presidente de EE.UU puede tener. Sus índices de aceptación lo demuestran y su nefasta actuación pública lo corrobora.

O mucho cambia Donald Trump o las cosas no le van a ir muy bien porque política e imagen pública van de la mano. Ser, parecer y actuar de otra manera es lo que se espera de un presidente de los EE.UU.

© Juan de Dios Orozco López

 

 

También te puede interesar.....

11 comentarios

  1. Estimado Juan de Dios Orozco López : maravilloso, claro , didáctico. Como Siempre! Me atrapo la lectura.
    Excelente articulo!
    Gracias
    Maestro.

  2. Buenos días, Juan De Dios,
    Magnífico análisis! Un verdadero placer leerte. Me surgen dos dudas: una sobre que orden se establece entre el
    Público asistente en las comas cercanas al lugar de la toma de posesion y que orden se ha seguido pRa colocar en la foto a los matrimonios Trump y Obama al en la foto en la que posan los cuatro
    Un abrazo

  3. Gracias Justo por la consideración. Es muy complicado llegar a conclusiones sobre distribución de personas y precedencias.La información más detallada la he encontrado en: https://www.inaugural.senate.gov/58th-inauguration/. En esa dirección hay mapas, y líneas de actuación organizativa para invitados, incluso el menú. Se especifican zonas pero no quienes ocupan esas zonas. Hay, desde mi punto de vista, cuatro grupos de personas destacables: 1º La familia de Trump que se sitúa a la derecha y muy cerca de el., 2º autoridades que no necesitan acreditación y que son conocidas de la seguridad. En este grupo están desde los ex presidentes hasta los senadores y altos cargos. 3º Los invitados de Trump que no siendo autoridades sí que ocupan puestos destacados y 4º el grupo que yo denomino “de relleno” . Son grupos que aumentan la seguridad restando espacio al público en general. Si te fijas están justo por arriba de la tribuna y por abajo (coro, banda militar….).
    En cuanto a la foto de los Obama & Trump estoy seguro que sí ha sido planificada por los responsables de protocolo, pero me temo que en esos momentos ninguno de los actores tuvo en cuenta el lugar asignado.
    Un abrazo.
    JDD Orozco.

  4. Muy buen análisis! !! Las palabras conmueven los hechos convencen. Le doy mi voto de confianza al nuevo presidente. No juzguemos antes dentro de 1 a 2 años podremos saber si la elección fue correcta o no .

  5. Sr. Juan de Dios Orozco, es la primera vez que leo un artìculo suyo online. Realmente lo felicito por todo su relato, detalle a detalle, ni una palabra de màs, ni una de menos. Excelente, que sigan sus èxitos. Lic. Gladys Trincado, Buenos Aires, Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *