Ver, oír y callar

Esta es la máxima que ha de seguir cualquier responsable de protocolo. Oímos conversaciones que sorprenderían -cuando menos- a los que desconocen las interioridades del mundo de las relaciones políticas, económicas, empresariales o diplomáticas. Además asistimos a momentos en los que lo que vemos sorprendería hasta al más docto y experto observador. Mal haría su trabajo quien, dedicándose a este mundo en el que la percepción dista, a veces, mucho de la realidad, se dedicara, con indiscreciones, a echar por tierra todo lo que el mismo u otros han logrado construir de positivo respecto de las personas o instituciones a las que servimos. Estamos obligados y acostumbrados , por esta y muchas más razones, a asumir la discreción como uno de los más altos valores con los que cuenta un Jefe de Protocolo. Es curioso, en protocolo el protagonismo resulta antagónico a nuestra profesión. Por ello, también, quien guste destacar y ser visto no sirve para acometer esta faena de servir sin ser sirviente, atender sin ser visto y organizar y dirigir sin que ello reste protagonismo a quien nos llama para que saquemos adelante proyectos de su interés. Callar y olvidar dignifica nuestra profesión.

La discreción es un valor en el mundo del protocolo
La discreción es un valor en el mundo del protocolo

Sin embargo lo anterior no es aplicable -en la medida que obliga la discreción profesional-  a los blogueros de protocolo.  De ello hablamos en uno de los encuentros más vivos, participativos e interesantes relacionados con el protocolo a los que he podido asistir. Hablo del encuentro de Blogeros que celebramos el sábado 12.03.16. Calificar de perfecto el encuentro que organizó GSM protocolo y eventos y promovió Protocol Bloggers Point no resulta aventurado ni presuntuoso, sino que es fiel reflejo de lo que vivimos y disfrutamos los más de cuarenta blogeros que nos dimos cita allí. Un éxito de participación, de intercambio de opiniones convergentes y divergentes y sobre todo de enriquecimiento personal en el que el punto de partida y la meta se fundieron en una excelente sintonía y sincero aprecio por lo que unos y otros escribimos. No hubo dobleces sino sinceridad e interés por hacer más grande el protocolo en todos y cada uno de sus significados. Sorprendente: nadie quería marcharse y todos queríamos más, mucho más. Lo que han hecho Marita, María, Pilar y Maravillas como organizadoras y promotoras es simple y llanamente una lección magistral de lo que realmente interesa a los profesionales del protocolo.

Divulgativos, especializados, de expertos o de neófitos. Todos los blogs son buenos si con honestidad hacemos que los que con desconocimiento nos desprecian, se acerquen por la razón y nuestro espíritu docente y aclaratorio.

Mi amigo Juan de Sevilla -que ,como siempre, prefiere permanecer en el economato- me decía hace un momento: “Güandedió pa mi, por lo que mascontao, questas niñas an dao en el clabo”

Pues eso. Los blogueros hacemos protocolo a voces y callamos cuando es necesario. Así que  “oído cocina”, “a buen entendedor pocas palabras bastan” y a “apretarse los machos”.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

6 comentarios

  1. A raiz de este comentario, qué le parece el saber estar y la discreción que mostraron los dos oficiales tras la polémica en el estand de la feria de educación de barna? Colau tenía razón por lo aprobado en pleno del ayto. pero no fue ni el lugar ni el momento ni las formas para ese desprecio. Y más cuando el error fue de su equipo que organizó la feria. Perdón por dar ya mi opinión

  2. Estimado César, los dos oficiales hicieron todo lo que se espera de cualquier militar. Tenemos la elegancia de conducta e intelectual de la que otros adolecen. Otra cosa es lo que pide el corazón, pero sobre eso no quiero opinar en público.
    Gracias por tu comentario y por estar ahí.
    JDD Orozco.

  3. Los militares demostraron su saber estar, dignidad y prudencia ante el desprecio, la soberbia y la absoluta falta de educación de la Alcadesa Colau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.