Protocolo y Seguridad

De todos es conocido que el trinomio Protocolo-Seguridad-Comunicación es inseparable en la planificación y ejecución de un acto, en especial  los que afectan a los más altos dignatarios. No cabe la menor duda que lo que prima en todas las actuaciones públicas de un dirigente es la seguridad. La más mínima posibilidad de que alguien pueda atentar o poner en riesgo la seguridad de una autoridad hace que se descarte una celebración o encuentro público.

Creo que merece la pena explicar de forma genérica cómo se gestiona la seguridad,  desde dentro de una organización, en una reunión a la que acudan altos dirigentes.

Cuando escribo ahora de seguridad no lo hago sólo en referencia a la posibilidad de un atentado que provoque la muerte. El «tartazo» como el que le dieron en su día a Bill Gates dio al traste con un acto mundial que causó millones de dólares en pérdidas al no poder celebrarse porque falló la seguridad.

El tartazo a Bill Gates no le causó grandes daños físicos pero provocó enormes pérdidas económicas a su empresa. Fue un fallo de seguridad terrible.
El tartazo a Bill Gates no le causó grandes daños físicos pero provocó enormes pérdidas económicas a su empresa. Fue un fallo de seguridad terrible.

Alrededor de una autoridad se conforman, normalmente, cuatro círculos que pretenden evitar cualquier acto que menoscabe la seguridad en una reunión de alto nivel.

  • El primer círculo -y más lejano- tiene por objeto obtener información de las posibles amenazas de las que son objeto los dirigentes. Corresponde su establecimiento a los Servicios de Inteligencia del Estado. Trabajan desde que se tienen datos suficientes de la reunión o encuentro de alto nivel.
  • El segundo círculo corresponde al de observación y es ocupado por personas de uniforme que además de su carácter disuasorio -por lo explícito de su presencia- están equipados con armas largas. Son los francotiradores que ocupan puestos dominantes en los alrededores del lugar donde se celebra el acto.
Los tiradores de élite aseguran a media distancia las zonas de movimientos de autoridades y personas que acuden a un acto. Tienen, también, carácter disuasorio.
Los tiradores de élite aseguran a media distancia las zonas de movimientos de autoridades y personas que acuden a un acto. Tienen, también, carácter disuasorio.
  • El tercer círculo, de vigilancia y control de accesos, lo ocupa normalmente personal uniformado de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que se encarga de identificar a las personas autorizadas para el acceso y evitar que se puedan introducir en la zona artefactos o armas.
LA Guardia Real Española está especialmente preparada para controlar los accesos con presencia de autoridades y público numeroso.
La Guardia Real española está especialmente preparada para controlar los accesos a lugares con presencia de autoridades y público numeroso.

Si alguien sobrepasa el tercer círculo de seguridad hay una probabilidad muy alta de que pueda atentar con éxito.

  • El cuarto círculo -el más cercano a la autoridad- es el que conforma la denominada «cápsula de seguridad» Son agentes de paisano -normalmente de uno a cinco integrantes- conocidos como guardaespaldas, que suelen llevar la americana desabotonada para poder extraer con rapidez el arma y reaccionar adecuadamente, si es preciso. Visten igual que los dirigentes a los que protegen. Lo hace así, precisamente, para no llamar demasiado la atención. De hecho, en una afluencia masiva y puntual de autoridades lo único que diferencia físicamente a un guardaespaldas de su autoridades es la americana abierta y quizá la estatura.
Observa cómo el miebro de la cápsula de seguridad supera en estatura a Busch y mantiene su americana abierta.
Observa cómo el miebro de la Cápsula de Seguridad supera en estatura a Busch y mantiene su americana abierta. Por el «pinganillo» que lleva en la oreja le «cantan» cualquier información. Por cierto que las gafas oscuras sirven para evitar ser deslumbrados no para parecer más «cool»

La cápsula de seguridad siempre está activa y en muy pocas ocasiones abandona a su protegido. Salvo en reuniones muy íntimas, al menos el jefe de la cápsula acompaña a su dirigente. Pero siempre lo hace discretamente, fuera de plano y sin interferir los aspectos visuales para que nunca se reste protagonismo a la autoridad que se protege.

Lo anterior viene a colación por la presencia excesiva -grotesca y grosera diría yo- de la seguridad del Presidente Castro en los actos que se celebraron ayer, 02.02.2016, en París y en los que los miembros de la seguridad del presidente cubano parecía apreciar un riesgo casi extremo si nos atenemos a lo publicado por los medios de comunicación. Ni siquiera dentro de instalaciones aseguradas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Francia parecen sentirse cómodos los cubanos y ello ha provocado que se reste protagonismo a los líderes con los muy pocos acertados movimientos del nieto de Raúl Castro que es su Jefe de Seguridad. Resulta vergonzoso que un Jefe de Estado deba decir a un escolta que se quite del foco en la manera en que se vio obligado Hollande, ayer, a petición de la prensa. Echa un vistazo.

De todos esos hechos se puede deducir:

  • La seguridad cubana menosprecia a la francesa o tiene una información que los observadores no tenemos.
  • Nunca se debe restar protagonismo a una autoridad. Los Jefes de Gabinete de ambas autoridades deben controlar con los asesores de protocolo todos los detalles, de manera que se potencie el mensaje deseado y se minimice cualquier acción que reste visibilidad a quien o a lo que la merece.
  • Los miembros del equipo de seguridad deben conocer cómo funciona el protocolo para que su presencia sea lo más discreta posible.

¿Tú que opinas sobre este asunto?

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

6 comentarios

  1. Excelente como siempre!!! Ahora.. me gustaría, si es posible. Saber su opinión .. Sobre lo sucedido en Francia…El diario relata…
    «Cancelada la comida oficial entre Hollande y Rohaní al negarse el Gobierno francés a quitar el vino
    La delegación del presidente de Irán había pedido que se sirviera comida ‘halal’ y que no hubiera alcohol en la mesa para cumplir con el protocolo musulmán.» Me gustaría su opinión!! La mía ya la tengo!!! Gracias

    Un abrazo
    PEBR

  2. Gracias Patricia por tus palabras. En cuanto a mi opinión sobre la cancelación de la cena que Hollande quería haber ofrecido a Rohani, lo expliqué en mi anterior post «Protocolo win-win» pero voy a ser aquí más claro y directo. Protocolo empresarial y Protocolo de Estado son muy diferentes. Me explico:Un empresario siempre cederá para procurar obtener beneficios, pero en lo referente al Protocolo que afecta a valores, cultura y estilo de vida es decir, al Protocolo de una Nación, en el peor de los casos se debe exigir reciprocidad. En la mejor de las situaciones, tal y como hizo Hollande, nunca se debería renunciar a las formas y estilo de vida una nación en su calidad de anfitriona. Otra cosa es aparecer como invitado.
    Espero haberte sido de ayuda.
    Saludos muy cordiales, como siempre, desde España.
    JDD Orozco.

  3. Este es un aspecto que maneja la Seguridad Cubana, NO CONFIAN EN NADIE Y TAMPOCO SE COORDINAN CON NADI, EN MI OPINIÓN, el sistema de Protección CUBANO y el VENEZOLANO, son anticuados, sin mejoras durante mas de 30 años, Es ampliamente conocida su prepotencia mostrada también en México

  4. Estimado Paulino. Gracias por el comentario. Efectivamente, la sensación de amenaza por desconfianza crece con los años de dictadura. Es ridículo que un escolta se pasee en el Palacio presidencial como si este no cumpliera con todos los requerimientos de seguridad para un alto dignatario.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.