Una burda copia de imagen.

El contrato de Pedro Sánchez es una mala copia del ya firmado de

Lo decía un profesor mío, hace años, cuando asistí a un curso de Gestión de Crisis y Prevención de conflictos en la Escuela Diplomática. El había participado en el grupo de diplomáticos españoles que negoció la entrada de España en la antigua Comunidad Económica Europea. “Nada de innovar al principio. Copiad. Hay que copiar lo que a otros les ha funcionado. Cuando domines la situación -sólo entonces- da el paso e introduce nuevas ideas. Entonces llega la innovación que, en la mayoría de los casos, es una copia mejorada de lo que otros inventaron. A partir de ahí, se puede ser creativo” Lamento no recordar el nombre del autor de tan sabia aseveración. No se refería, naturalmente, a hacerse con la propiedad intelectual de lo que otro creó -circunstancia ésta muy de moda nuestros días-, sino a recoger y utilizar con honestidad lo que ya está bien hecho para darle un toque diferencial, sin menosprecio de su autor.

Pero hasta para copiar se tiene que ser un experto. La semana pasada semana dí con una fotografía en la que se observa a Pedro Sánchez, de espaldas, firmando en un tablero. La califiqué de “burda copia” de la ya elaborada por el equipo del Primer Ministro David Cameron en 2010. A ella hice mención en su día

Aquí puedes ver la fotografía de David Cameron en la que podemos destacar varios elementos que sirven para elaborar el mensaje:

  • No se puede leer ninguna de las cláusulas, lo que hace que el observador no sepa cuales son los compromisos. En realidad, hablando de percepciones nada importa lo que digan las clausulas sino que lo importante es el hecho de firmar públicamente este compromiso y la percepción positiva que crea en el observador.
  • Sí queda claro que hay un compromiso con el votante.
  • Público, mucho público, joven y de diferentes razas. “Multiculturalidad” para obtener “multivotos”
  • Gesto de simpatía y de frente.
  • Destacan especialmente la frase “A contract….” y la firma de David Cameron, asociando las dos de una manera muy visual.
  • Así SÍ se crean percepciones positivas.
David Cameron y su contrato con la sociedad
David Cameron y su contrato con la sociedad del año 2010. Foto Theguardian.com

Lo que les ha ocurrido a algunos asesores de Pedro Sánchez es que han debido tomar al pie de la letra el consejo del Embajador pero no les ha lucido tanto como a David Cameron. Echa un vistazo a lo siguiente:

  • Se pueden leer todas las cláusulas y a poco que el lector “rasque” se dará cuenta que son obviedades. Verás: No aceptan favores ni regalos que sobrepasen 100 €,s. ¿Si son de menos valor… sí? Por favor, lee y después me dices si no son obviedades que ya se le suponían a los cargos públicos.
  • No queda claro que esto sea un compromiso con el votante, con los afiliados a su partido o simplemente que está escribiendo en la pared.
  • Está rodeado de “dos personas” Está solo. Nadie le respalda.
  • Si no se lee el artículo o crónica periodística esto no sirve para nada. La fotografía no habla por sí misma.
  • Da la espalda a la cámara.
  • La firma queda perdida en medio de una inmensa pared.
  • Así NO se hacen bien las cosas.
El contrato de Pedro Sánchez es una mala copia del ya firmado de
El contrato de Pedro Sánchez es una mala copia del ya firmado por David Cameron. Foto abc.es

Ah, por cierto. Siendo un acto político, corresponde su organización a los de protocolo y no al equipo de albañilería que, parece ser, ha sido el responsable de este entuerto. ¡Flaco favor el que se hace a Pedro Sánchez!

Pues eso.

© Juan de Dios Orozco López

 

También te puede interesar.....

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.