El protocolo es el camino: Vive la France!

Por encima de ideologías, gustos e intereses personales se sitúan siempre los valores y los intereses propios de un colectivo como pueda ser una nación. Los valores comunes se defienden con normas de obligado cumplimiento. Respetar las normas, sean protocolarias o de otra índole, hacen más grande a una nación, más creíbles a los dirigentes que las cumplen y las hacen cumplir y más honestos, libres y demócratas a quienes las acatan por convicción y libremente. Aceptar normas significa respetar al prójimo e imponerte a ti mismo no sobrepasar los límites que conculcarían la libertad del otro. Si así lo haces, contribuyes a los intereses comunes y mereces respeto. Si no lo haces, la sociedad te rechaza. Así funciona la vida. No digo nada nuevo porque esta manera de pensar y actuar es parte de nuestra cultura.

Lo que ha hecho Más y sus más aventajados borregos nacionalistas ha producido una ruptura y un rechazo masivo en la sociedad española, por más que algunos pretendan quitar hierro al asunto. Han faltado a las normas de convivencia y han faltado al respeto de la mayoría de españoles, acción que no tendrían agallas de hacer con ninguna otra nación más que con la que los ampara y reconoce como parte de ella. Mas y su cuadrilla de palmeros y silbadores de pitos actuaron así como cobardes, sabiendo que su acción no tendría duras consecuencias.

Como si de una lección a los que nos insultaron con sus chabacanas acciones en Barcelona, Francia -una gran potencia y no una región engreída- con sus acciones protocolarias, ha demostrado respeto a España ofreciendo una acogida al Jefe de Estado cargada de deferencias y cortesía.

D. Felipe en el Parlamento Francés
                                               D. Felipe se dirige al Parlamento Francés

Respeto, creo yo, es la clave de la convivencia y el progreso de las sociedades avanzadas. Permíteme hacer un símil empresarial que he utilizado, para hablar de protocolo en muchos lugares. «Si una de las partes en una negociación pretende sacar partido a toda costa y de forma inmediata,  sin importarle una relación empresarial a largo plazo, la cuerda que mantiene unidas a las partes puede llegar a tensarse tanto que puede romperse y traer consecuencias desastrosas para todos. Con el equilibrio en la negociación y la demostración con hechos del deseo de alcanzar acuerdos, se pone de manifiesto la intención colaborativa de las partes y se sientan las bases de una relación de confianza duradera. Esto es hacer protocolo» En términos de negociación modernas diríamos que se produce, siempre que exista voluntad e intención,  una negociación «win-win» en la que todos ganan. Es cierto que unos más que otros, pero todos ganan. Si todos ganan, hay protocolo. Si alguno pierde, el protocolo no existió o se rompió en algún momento. Con Francia hay protocolo. Claro está que Francia es una gran nación.

Los Reyes escuchan con respeto la interpretación del Himno Nacional de Francia.
Los Reyes escuchan con respeto la interpretación del Himno Nacional de Francia.

El protocolo, por lo tanto, es el camino por el que se ponen en marcha las relaciones políticas, diplomáticas o empresariales poniendo de manifiesto una voluntad individual y de conjunto de reforzar una relación o comenzar a dar pasos para crear vínculos potentes. Es una vía que con acciones de imagen pública consigue generar opiniones positivas externas e impulsa a las partes a alcanzar una meta válida para ambas.

Así lo ha entendido el Gobierno de Francia cuya oportuna forma de recibir al Jefe de Estado de España parecería dar una lección de civismo, elegancia,  democracia, libertad, cortesía y buenos modales a quienes, dentro de España, no han sido capaces, por pura ignorancia, soberbia y chabacanería, de demostrar su disconformidad de otra manera.

Máximos honores para los Reyes en un país deseoso de fortalecer relaciones.
Máximos honores para los Reyes en un país deseoso de fortalecer relaciones.

Francia ha actuado con estratégica intención, porque a sus intereses conviene, para agradar a los Reyes de España, su Gobierno y a toda nuestra nación. La actuación del Gobierno Francés, lejos de ser desinteresada, ha puesto de manifiesto que quiere tener a España como socio y que nos considera de importancia para su desarrollo. En la misma posición nos encontramos nosotros. Ellos lo demuestran públicamente acogiendo a nuestros dirigentes con detalles protocolarios reservados sólo a unos pocos  destacados dirigentes mundiales. Tan importante ha sido la visita Real que D. Felipe ha manifestado que se encuentra «abrumado» por la acogida. Cuando el Jefe de Estado francés visite España, nos veremos obligados a actuar de la misma forma que lo han hecho ellos de manera que se establezca un equilibrio en la relación diplomática que sea observado por todo el mundo como fuerte y eficaz. Se trata, entonces, no solo de poner de manifiesto una buena relación entre dos partes sino de trasladar a todo el mundo la intención de mantener y fortalecer una relación de aliados. Así actúa el protocolo. El protocolo acerca a las partes, refuerza su relación y traslada ese mensaje a los observadores. Si lo anterior no ocurre, si no se alcanzan acuerdos, si no se percibe a través de la imagen que la  relación es buena, simplemente no hay protocolo.

Protocolo para hacer camino. Deseo de agradar y de trasladar un mensaje de fuerte relación.
Protocolo para hacer camino. Deseo de agradar y de trasladar un mensaje de fuerte relación.

Cuando así actúan los gobernantes -imponiéndose ofrecer comodidades aunque suponga incomodidades- hablamos de acciones políticas o diplomáticas inteligentes en las que el protocolo se convierte en el camino para alcanzar la meta.

Ahora vendrá alguno a recordar la invasión francesa de hace dos siglos. Mientras tanto,  Vive la France!….aunque sea una república.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

5 comentarios

  1. A mi se me antoja y lo he pensado. Que la distancia que hay entre FRANCIA y España, es abismal : La mesura y la elegancia del recibimiento a nuestros «MONARCAS» fue impecable y respetuosa…
    No se puede decir lo mismo de lo echos lamentables en «Cataluña»en la jornada del partido de fulbol bochornoso ; tan cercano dividido por una frontera del territorio (Español ) como ha quedado manisfiesto para la historia… PAZ Y BIEN***

  2. Estimado Manuel, yo creo que en España sabemos hacer muy bien las cosas con las limitaciones que de toda índole nos afectan. Desde luego, el recibimiento a SS.MM Los Reyes ha sido ejemplar y reservado a los mejores amigos de Francia.
    Gracias por tu comentario y saludos cordiales.
    JDD Orozco.

  3. ¡Mil gracias, Juan de Dios!

    Emocionante acogida tuvieron SS.MM. Una vez más Francia ha demostrado saber estar y, como muy bien dices con una intención clara. Es la prueba de que la comunicación fluye correctamente. Espero que no sea vista la visita del Primer Ministro francés como un dispendio, sino como un acto en el que hay que corresponder porque nos jugamos mucho.

    Recibe un cordia saludo.

    Ana Belén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.