Estrategia y táctica de protocolo.

No te preocupes, no te voy a hacer leer el poema de Mario Benedetti. Pero te lo recomiendo.

Es muy cierto que una imagen vale más que mil palabras. Por eso, si lo que está ocurriendo es interesante para mi, y no tengo la oportunidad de asistir en directo, recurro a las fotografías y los vídeos disponibles. Naturalmente, veo lo que me interesa y me sirve. En ese ejercicio diario corroboro casi con indignación que el hombre es el único ser vivo que tropieza infinitas veces en la misma piedra. No se trata de un caso concreto, pero los hechos me indican que en protocolo damos demasiado valor a lo macro y a las grandes líneas estratégicas, en perjuicio del cuidado y el gusto por el detalle. Lo cierto es que cuidar el detalle es como crear unos cimientos sobre los que construir. Observo que para muchos es muy valioso diseñar estrategias sin tener la más mínima idea de lo que son, para qué sirven y que pretenden. La prueba me la dio el otro día mi amigo Juan de Sevilla -ahora Jefe de Protocolo y comunicación del portal de su bloque de pisos- cuando me dijo: “Güandedió emo de diseñá la hestratejia de comunicasion y procotolaria para habentajá a los demá bloque de besinos. Zin hestratejia no zemos ná”  Yo le dije que lo principal era tener el portal limpio, que el ascensor funcione y que los vecinos no tiren basura al patio interior. Preocúpate primero de la táctica, le dije. Pero no me ha hecho caso y ya ha redactado un documento de 837 páginas para sentar las bases “que himpursen la harsiones de comunicacion , de relasione pubricas, hinztitusionales y hotras que pudieran deribarse de faena barias que pretendieran o pretendiezen menozcabá er pran hestratégico en momento puntuale de zituaziones de crisi” “Hes mi debé como Gefe de procotolo, Güandedió”, añadió.

Como ya he escrito nosecuantasveces, a mi me interesan las formas y el detalle. Creo que hay que prestar especial atención a los anteriores factores por el efecto inmediato que causan en el observador y también por la huella que imprimen a largo plazo. En realidad, creo que en muchas ocasiones no somos conscientes de la importancia que tiene lo supuestamente nimio y que, cuando nos equivocamos en pequeñas cosas, que a simple vista no son perceptibles por el observador, no les damos la importancia debida. La acumulación de pequeños errores lleva inexorablemente a cometer un fallo de dimensiones incontrolables. Cuando eso ocurre y se comete un error más visible, lo normal es que los pequeños fallos -a los que en su día no dimos importancia- afloren y crezcan. El problema se convierte en mayúsculo si dejamos de lado los mínimos errores pretéritos. Si no atendemos a los problemas tácticos difícilmente podremos seguir la línea estratégica.

Es necesario tener en cuenta que un espectador trabaja con sus sentidos para tomar decisiones a corto plazo – hablamos entonces de emocionar-  y deja las profundidades y las reflexiones sesudas para momentos en que la decisión es más trascendente para sus intereses. Entonces actúa la razón. Desgraciadamente, la idea generalizada es que hay que trabajar estratégicamente para ganar por la razón, despreciando la táctica básica que se dedica al corazón, la emoción y la inmediatez.        

Se desconoce que a largo plazo, también, actúa la suma de las sensaciones recibidas a corto plazo. Por eso, en esto de las percepciones los pequeños fallos o aciertos -casi imperceptibles a simple vista- se amontonan como grano en granero. Los errores o aciertos pequeños se convierte en mayúsculos por simple acumulación.

Permíteme una sola idea para hace comprensible esto de la táctica y la estrategia. Hace unos días visitó España oficialmente el Presidente de la República de Colombia que es zurdo. Entre los actos programados destaca la firma de acuerdos. La estrategia de protocolo dicta que el Presidente que nos visita debe sentirse en todo momento cómodo y que todo debe ser agradable para que ello impulse la posición de España. La táctica estudia y cuida la forma específica en la que se deben producir cada una de las actuaciones del Presidente. El resultado es que por no cuidar la táctica, el Presidente de Colombia se ve obligado a firmar un documento en una carpeta muy bonita pero absolutamente incómoda porque está diseñada para diestros y no para zurdos. Echa un vistazo a la fotografía. La solución táctica para atender a las líneas estratégicas hubiera sido cambiar los papeles desde la derecha de la carpeta a la izquierda, teniendo en cuenta la mano con la escribe el Presidente.

  

Toda esta retahíla de ideas viene al caso porque estamos en España en elecciones y no parece que los responsables de protocolo y comunicación hayan hecho propósito de la enmienda. Ellos siguen diseñando estrategias cuando la guerra,creo yo, se libra en los pequeños combates protocolarios diarios.

Pues eso, menos estrategia y más táctica.

Dedicado a todas mis amigas protocolarias que sí cuidan la táctica en el Día de la Mujer trabajadora.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

7 comentarios

  1. Juan de Dios, excelente el escrito!!!
    Gracias por compartirlo y saludarnos en nuestro día!!!
    A todas las mujeres que abrazamos la educación! …..
    Y ahora .. Si me permitís!!
    Te envío !! mis saludos y cariño sincero!!!
    Hoy para la Iglesia católica!!
    Es la Fiesta de San Juan de Dios !!
    FELIZ SANTO!!!
    Maestro!!!
    PEBR

  2. ¡Y tan recomendable es Mario Benedetti siempre!

    Y tus artículos… muy acertado como siempre. Porque son los pequeños detalles los que van a decidir si, al final, el descuido nos pasará factura: por muy preparados que estemos, la falta de experiencia puede arruinarnos toda la estrategia.
    Pero ahora ningún zurdo tendrá problemas para firmar (ellos te lo agradecerán).

    Un saludo,

    Rebeca

  3. ¡Mil gracias, Juan de Dios!

    Excelente post. Como siempre. Llegados a ejemplos como el que has elegido para ilustrar tu escrito, una se pregunta exactamente por el mensaje.

    Recibe un afectuoso saludo.

    Ana Belén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.