Protocolo con su camisita y su canesú

Cuidar el detalle en extremo es obligación de alguien que se dedica al protocolo. Por eso nuestra actividad profesional está íntima y fuertemente ligada a la imagen pública, a la percepción y a la perfección. Por ese motivo, también, tenemos la posibilidad de decir, hacer y actuar en tantos frentes profesionales, pero muy especialmente en aquellos con especial incidencia en la comunicación pública.

Podemos instruir a un dirigente, para cada momento, cómo moverse, vestir, actuar en público, convencer a una audiencia, relacionarse con un ruso o comerse una gamba con pala de pescado. Podemos enseñar a comer de acuerdo con los usos y costumbres del delta del río Nevá y a saludar correctamente a un maorí. Estamos en condiciones de entrenar al personal para que ofrezcan un servicio exquisito que lo distinga y destaque de los demás. Somos capaces de dirigir un gabinete de una autoridad o un empresario. Diseñamos ceremoniales o los recuperamos de los archivos históricos para validar las actuaciones presentes e intentar que no caigan en el olvido futuro. Disponemos de las habilidades y conocimientos para organizar tanto un congreso internacional como una visita de Estado. Tomamos decisiones relacionadas con la comunicación personal y pública; sabemos de seguridad, controlamos aspectos logísticos, entendemos de imagen corporativa, participamos en las decisiones relacionadas con el marketing y conocemos los fundamentos para hacer publicidad en medios audiovisuales y otros soportes como los escritos o los digitales…….En fin, servimos tanto para un roto como para un descosido. Tanto es así, que siempre estuvimos, estamos y estaremos en cercanía de las más altas autoridades y dirigentes, sirviendo a las instituciones que ellas representaban. Es una profesión rica y enriquecedora. Además de todas estas facetas, los de protocolo, organizamos actos institucionales, encuentros, eventos y convenciones. 

Aunque entiendo que otros no quieran estar de este lado, yo tengo claro que aquí hay sitio para todos aunque no sea cómodo. El caso es que no se puede estar en misa, repicando……y comiéndose la tarta de cumpleaños del vecino. Hay que elegir. En mi caso, elijo por convencimiento, vocación y formación PROTOCOLO. El protocolo de siempre que tan gran abanico de oportunidades tiene. 

Los políticos han convertido al protocolo en objetivo y causa de los problemas de la sociedad para distraer la atención de los males que ellos mismos han creado. Han pasado de la corbata y cinturón Hermes a la vulgaridad de atraer todas las moscas. Algunos pretenden hacer bueno lo que no tiene ni pié ni cabeza. Lo triste es que profesionales del protocolo les ayuden en su idea de destruir lo que otros con más sabiduría, tesón, elegancia y bonhomía consiguieron para nuestra profesión.    

El hecho de que otros dejen de cumplir normas -por ignorancia u omisión- a mi me impulsa a seguir adelante con mi idea de dignificar mi profesión y difundir el verdadero significado de lo que es el protocolo: Normas para la convivencia. En ese gran saco de la convivencia pueden coexistir los wedding planner, los organizadores de events de la Casa Real Británica, el técnico de protocolo del Ayuntamiento de Don Benito, la Jefa de Protocolo del Banco de Santander, el que suscribe y el numerosísimo grupo de titulados universitarios, no universitarios, másteres, especialistas, organizadores de actos, eventos y consultores de imagen que están sin trabajo. Todos cabemos -o deberíamos caber- en ese mismo recipiente – y, por encima de opiniones encontradas, es nuestra obligación estar juntos para sacar adelante los intereses generales del grupo como paso previo a establecer metas particulares, y no al revés. Nos hace falta el cimiento que otros han dinamitado.

Si el protocolo no está de moda y todos los políticos se lo saltan, la solución no está en renunciar al término en fondo o en forma sino en trabajar en la defensa de lo que es nuestra profesión poniéndola en valor. Estamos perdiendo energía intentando crear colegios profesionales creyendo y haciendo creer que ellos serán la solución para tantos jóvenes titulados parados, cuando está claro que nunca tendremos un colegio de profesionales de protocolo simple y llanamente porque la LEY lo impide ¿No será mejor trabajar y poner toda la carne en el asador por el reconocimiento y el buen nombre de nuestra profesión en las instituciones, las empresas y entre sus responsables? ¿No es mejor comportarnos como un colegio profesional -aunque no lo seamos ni lo podamos ser- defendiendo nuestros intereses comunes y actuando en una mismo dirección y sentido?  

Ya está bien de escudarnos solo en el daño que nos hace el analfabetismo protocolario de los políticos porque la ignorancia de aquellos es superada con creces por nuestra engreída dejadez, por las luchas protocolarias intestinas y por la continua disputa para hacerse con el poder protocolario y el negocio que ello supone. Debemos evolucionar pero manteniendo la esencia del protocolo y tenemos que hacerlo unidos y confiando en quienes en estos momentos pueden y deben defender los intereses de todos, sin poner zancadillas. Se puede estar en desacuerdo conmigo, pero nunca se podrá negar la evidencia y la realidad de lo que está ocurriendo.

Como he sido, soy y seré absolutamente independiente -y ello me proporciona la libertad de pensamiento y opinión de la que otros no gozan- puedo decir, sin temor a que ello me cierre puertas profesionales, que yo no estaré entre los de «el conmigo o contra mi», que ha sido la norma del pasado. Eso se tiene que acabar.

Al pan, pan y al vino, vino: a mi me gusta el PROTOCOLO con su camisita y su canesú.

PD Me temo que este artículo mío tendrá poca difusión en redes sociales pero aquí quedará.

© Juan de Dios Orozco López.

También te puede interesar.....

16 comentarios

  1. Estupendo articulo que nos lleva a una reflexión: ¿por qué se olvida la gente de que el protocolo es una magnífica herramienta de comunicación?
    Por otro lado, las asistentes y secretarias tampoco podemos constituirnos en un colegio profesional por eso aunque funcionamos como tal, al menos en Madrid, somos -nada más y nada menos- una asociación profesional

  2. Estimado Juan de Dios, como siempre tan acertado con sus artículos.Lamentablemente la mayoría de las personas no saben lo que es el protocolo, creen que se enseña cuántos cubiertos hay en la mesa, como hay que estar sentados, etc etc. Nadie sabe que el protocolo es como usted lo dice NORMAS PARA LA CONVIVENCIA. Lo que pasa es que a los políticos no les importa el tema protocolo, y aquellos que se dicen que están a cargo del ceremonial y protocolo de tal o cuál diputado, senador, intendente (alcalde para ustedes) no hacen nada para que se cumplan esas normas. Se creen que el ceremonial y protocolo es estar al lado de esa persona y poder salir en la foto. Estamos trabajando mi esposa y yo con un municipio para una fiesta nacional, y el señor intendente de esa localidad nos vió trabajar en otra fiesta y le llamó la atención lo que hacíamos, entonces hablando nos lleva para su fiesta y sabe lo que nos dijo: Los ví trabajar y ví que era algo diferente, eso quiero yo para mi fiesta y para mi ciudad, yo quiero aprender y quiero que sean ustedes los que me enseñen». En resumidas cuentas en los dos municipios que estamos trabajando todos los funcionarios y concejales están pendientes de nuestras indicaciones para mejorar. Es bueno que quieran aprender, pero por sobre todas las cosas, que se dejen enseñar. Es una lástima que en la mayoría de los municipios es ver quién sale mejor en la foto, no importa la ubicación, y aquellos que están «a cargo» del ceremonial y protocolo no hacen nada para que se tengan en cuenta las precedencias. No saben «leer» la foto, que es la que habla y dice más que mil palabras. Un honor poder leer sus artículos,siempre aprendiendo cosas nuevas a pesar de la distancia, y realmente fue una pena no haber podido concurrir a la ciudad de Encarnación en la hermana República de Paraguay cuándo estuvo, pero no faltará ocasión de poder encontrarnos en algún punto del planeta. Un abrazo y todos mis respetos.
    Víctor Hugo Barca

  3. Querido Victor Hugo, gracias por su comentario que viene a complementar certeramente lo que en mi artículo escribo. Una de las más importantes labores de los que nos dedicamos al protocolo es la de ofrecer, con nuestro ejemplo, motivos para que otros mejoren. Enhorabuena y adelante.
    Un saludo desde España. Seguro que nos vemos pronto.
    JDD Orozco.

  4. Estimado Juan de Dios Orozco López :
    Al pan, pan y al vino, vino: a mi me gusta el PROTOCOLO con su camisita y su canesú.
    Le cuento que a mi también me gusta el «PROTOCOLO con su camisita y su canesú.» Lo que le copio es parte de uno de tantos artículos donde ruego y comento lo mismo que ud, hoy describe maravillosamente!

    -«¿Qué es lo que sucede? —pienso—. ¡Qué pasa agentes de protocolo, que olvidan las reglas! Deben recordar que el lugar que cada persona ocupa, no es sólo un logro propio, sino que representa el rol que la sociedad o nación le han dado. Y debemos pensar que la falta de observancia de las reglas lleva a ofender no sólo a la persona sino a quien ella representa.» –

    PD: y ahora comparto su articulo en la red, Porque ….Al pan, pan y al vino, vino: a mi me gusta el PROTOCOLO

    Felicitaciones !! Excelente el articulo !
    Hasta siempre
    Con el afecto y respeto sincero de siempre
    PEBR

  5. Enhorabuena por el articulo!!!

    Reflejo fiel de la profesión más bonita del mundo.

    Gracias

  6. ¡Mil gracias, Juan de Dios, por tu magnífico artículo!

    Creo que se puede decir más alto, pero nunca más claro.

    Un afectuoso abrazo.

    Ana Belén.

  7. Yo si voy a compartir este gran resumen de lo que es nuestra profesión.Enhorabuena una vez más por este artículo,tal vez informando,luchando,defendiendo y aguantando, iremos subiendo los peldaños hasta conseguir un reconocimiento de esta profesion y el respeto para los que la ejercen.Un abrazo.

  8. Estimado Maestro: Magnifico artículo. Magnífico y acertado. No puedo añadir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.