«Walk a mile in his shoes»

Observa la diferencia de altura entre Holland y Los Reyes de España.

Buscando algún tema sobre el que escribir esta semana, me topé con un post de mi admirada y respetada María de la Serna en el que comenta el saludo con que François Hollande, Presidente de la república francesa, recibe a S.M. La Reina Doña Letizia en la visita que SS.MM Los Reyes de España han cursado a Francia. Hollande debió ponerse a la altura de la Reina y no lo hizo. Quizá, el Rey debió esperar a que la Reina subiera otro peldaño pero, en cualquier caso, el peor situado para ejecutar el saludo es el Presidente de la República francesa. Se me ha ocurrido que el Presidente de la República francesa -y su Jefe de Protocolo- no son tan ignorantes como para no valorar hasta el más pequeño de los posibles contratiempos y que la posición y el saludo de Hollande no es circunstancial sino que responde a razones de imagen.

En multitud de ocasiones he comentado que hacer protocolo es controlar el detalle y que, desde luego, cuando los niveles de responsabilidad institucional se localizan en lo más alto, hasta el más mínimo gesto tiene un interpretación. Se trata, desde el punto de vista comunicativo, de que nada de lo que trascienda al observador empañe el verdadero motivo de la actividad que se difunde. La responsabilidad última de ese proceso comunicativo es del actor. Sin embargo, es el director, el Jefe de Protocolo, quien tiene la obligación de conducir al que desarrolla un papel, enseñar el modo en que se ha de ejecutar y motivar a la «estrella» para que el engranaje de la actuación pública se corresponda con lo que exige la responsabilidad, el lugar, las personas y el momento, entre otras circunstancias.

Francoise Holland recibe a la Reina Doña Letizia.
Francoise Holland recibe a la Reina Doña Letizia. Los escalones compensan la diferencia de estatura. La actitud y posición en el saludo de Hollande es absolutamente premeditada.

Hollande no actuó correctamente al no bajar la escalinata para ponerse al mismo nivel que Doña Letizia. Recuerda que, en este caso, «el nivel» lo dan la altura de los pies de los actores y no de las cabezas.

Holland lo hizo mal a la vista de la opinión pública española. Sin embargo, pensemos en el consumo interno y la interpretación de los franceses. Quizá, si nos ponemos de la parte francesa, podamos observar la acertada actitud de Holland y el absolutamente plausible asesoramiento de su Jefe de Protocolo. Sí, su Jefe de Protocolo lo hizo perfecto por que la diferencia de estatura entre Holland, El Rey D. Felipe y La Reina hubiesen sido excesivamente explícitas y manifiestamente contraria y perjudicial a la imagen del Presidente de Francia. Lo que ha escenificado Hollande es perfecto, intencionado y acorde con su imagen.  No hace falta observar más que la altura a la que se sitúan los pies en la fotografía anterior y en la siguiente. Con los pies al mismo nivel, la diferencia de estatura es notoria.

Observa la diferencia de altura entre Holland y Los Reyes de España.
Observa la diferencia de altura entre Hollande y Los Reyes de España. La fotografía es Hola.

Yo hubiese actuado  -y enseñado a actuar- de la misma forma que lo ha hecho el Jefe de Protocolo responsable de este acto. De hecho, en contexto parecido y en España se hace exactamente lo mismo. Los que han asistido a mis charlas tienen las pruebas.

En este caso, para comprender, yo creo que es necesario ponerse en el papel de Hollande o lo que es lo mismo «walk a mile in his shoes».

P.D

Con posterioridad a la publicación del post, he querido comprobar que no era el Rey el que dejaba atrás a la Reina sino que Hollande actuó de forma premeditada. La prueba está en este vídeo.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

9 comentarios

  1. Gracias Juan! Es un honor que mi post te haya inspirado.
    Igual que tu le has dado la vuelta a la foto convirtiendo el gesto del presidente Hollande en una postura calculada, y por tanto exonerando de «culpa» a nuestro rey, yo pensé, que don Felipe, si al menos hubiese bajado un escalón o hubiese empujado a su mujer a su mismo nivel, habría podido equilibrar la foto. Con ese mínimo gesto de cortesía, nada complicado, nada extraño, nada calculado, habría dejado menos mal a doña Letizia con total naturalidad y caballerosidad y habría contrarrestado la jugada del presidente francés, que claramente ocupa en el plano una posición dominante.
    La altura de don Felipe le permite salir siempre airoso y por tanto anda un poco descuidado, pero teniendo en cuenta lo sibilinos que pueden llegar a ser los franceses, tendría que haber estado más rápido. Queda, en la imagen, como testigo de un saludo de un «alto» mandatario a una «bajita reina». Un diez para el protocolo francés y ¿un cero para nosotros?
    ¡Una pena!

  2. Gracias a ti María por tu comentario, por tu magnífico blog ¡y por la inspiración! Efectivamente hay algo extraño en la fotografía y tengo la sensación de que al calculado gesto de Hollande habría que sumar, quizá, el nerviosismo??? que ha hecho que El Rey se adelante dejando atrás a Doña Letizia. Es muy raro que el Rey preceda de forma tan explícita a la Reina. Buscaré un vídeo para ver qué ocurre realmente y, si lo encuentro, lo difundo.
    No dejaré de seguir buscando musas en tu blog.
    Un afectuoso y sincero saludo.
    JDD Orozco.

  3. En este vídeo http://youtu.be/dCiNjJ4g-3g creo que se confirma mi teoría de que Holland no baja y se pone al nivel del Rey y la Reina sino que espera arriba de la escalinata y solo cuando Rey y Reina se han agrupado, tras salir del coche, desciende otro par de escalones. Hollande, deliberadamente ha querido esperar arriba a los Reyes de España.
    JDD Orozco.

  4. Si, se ve claramente que el presidente no se mueve del escalón, pero precisamente por ello, el gesto de cortesía de esperar a que la reina llegara a su mismo escalón no era sólo era obligado, sino que además habría mitigado la posición de «superioridad» en la que se puso el presidente Hollande. Y cabía esperar algo así viéndole que no se movía del escalón… El que sea una estrategia no tiene nada de malo, ni de raro. El no tenerla…¡un fallo!

  5. ¡Mil gracias, Juan de Dios!

    ¡Siempre aprendiendo! Aunque creo que, ya que la estrategia era no bajar a la altura de S.M. la Reina, sí debería haber bajado otro peldaño porque el saludo por parte de Hollande parece extremadamente forzado, aunque se hubiera puesto antes de manifiesto que es más bajo que S.M. el Rey.
    De lo que no me cabe la menor duda es de que no he pensado lo que dice este periodista en el enlace. A veces ciega tanto la pasión que nubla la razón. Estoy totalmente en desacuerdo con él en las formas y en el contenido.
    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/chsss/2014/07/29/las-consortes-espanolas-no-se.html

    Recibe un afectuoso saludo.

    Ana Belén.

  6. Querida Ana Belén, de Jaime Peñafiel no puedes esperar ningún comentario agradable sobre cualquier miembro de la Familia Real de España. Por supuesto que el Presidente francés debió, al menos, ejecutar el gesto de besar la mano de la Reina aunque nunca un hombre hace una reverencia sino una leve inclinación de cabeza. Esto último está, cada vez más, en desuso.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

  7. Gracias de nuevo, Juan de Dios:

    Lo sé, pero si el trabajo es árduo, lo es aún más si la gente se fía de tales «enseñanzas».
    Comenté la posición de Hollande porque me pareció demasiado encorvada y forzada, pero ya me lo has aclarado perfectamente.

    Recibe un afectuoso saludo.

    Ana Belén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.