Te lo juro por mi tablet.

La Embajadora de los EE.UU en Suiza jura sobre un e-book con la mano izquierda.

Imposible escribir sobre algo relacionado con el actual Rey ni con el que tendremos en España en el futuro. Ya está todo dicho. ¡Qué cansancio! Tan cansinos nos ponemos que algún amigo monárquico de rancio abolengo me ha confesado que se da de baja. Muchos comentarios y artículos han sido acertados. Algunos otros manifiestamente interesados y “una jartá de desserevrado, Guandedió” me dice mi amigo Juan de Sevilla.

Esta semana dejo de un lado todo los relacionado con la abdicación de D.Juan Carlos y el futuro reinado de D. Felipe VI -c.v.g.D.m.a- y me centro en un hecho que me ha llamado mucho la atención por su ¿innovación?. Me refiero al peculiar – por llamarlo de alguna forma- juramento que ha hecho la Sra. Embajadora de EE.UU en Suiza quien juró con la mano izquierda y sobre un e-book Kindle. Cuando se lo comenté a mi amigo Juan de Sevilla no lo entendió y me espetó “¿Comoooorrrr, que a jurao zobre un güebo kinder?” Tuve que explicarle detenidamente que no era un huevo de chocolate con sorpresa sino la marca de un libro electrónico. Fue entonces cuando lo entendió y me dijo que su hijo menor tiene un “casharro dezos de la mansana con un vocao…..” En fin, que no me quedó más remedio que aclararle cual era mi parecer al respecto.

La Embajadora de los EE.UU en Suiza jura sobre un e-book con la mano izquierda.
La Embajadora de los EE.UU en Suiza jura sobre un e-book con la mano izquierda. Foto Twitter.

Desconozco las razones reales, pero se me pueden ocurrir algunas que pueden esclarecer la actuación de la Sra. Embajadora. Podría ser que jurara sobre un e-book con afán innovador y quizá buscando notoriedad pero los juramentos o promesas suelen ser solemnes en el fondo y en la forma. Jurar, por ejemplo, sobre una Biblia significa poner a Dios por testigo de una obligación que se asume de forma personal. Prometer sobre la constitución tiene un significado parecido pero alejado de la religión. Cuando se jura o promete un cargo se adquiere un compromiso público con el grupo humano -en este caso una nación- que es representado por el objeto sobre el que se jura o se promete.

Desde mi modesto punto de vista la Embajadora metió la pata hasta el corvejón. En primer lugar porque lo único que ha ganado notoriedad, en realidad, es la marca del e-book. El Tweet de la Embajadora EE.UU en Londres le ha hecho un flaco favor y el hecho de ejecutar este acto sobre un cacharro electrónico ha impedido que conozcamos, por ejemplo, la cara de la Embajadora. Lo moderno e innovador si no se encaja bien en el contexto de la comunicación puede dar al traste con la intención o finalidad de un acto. A esta embajadora se la va a recordar como “la del e book”. Los riesgos, además, son ciertos y si se hubiera olvidado bloquear la pantalla en el texto deseado, podría haber jurado sobre la dirección de teléfono de su peluquero, la lista de la compra de la carnicería o la película de dibujos animados de Bob Esponja. Eso sí que hubiera sido innovador y moderno. ¡Qué pelotazo mediático!

Solo me queda añadir un detalle más y colocarlo en el contexto adecuado. Siempre que veo una película estadounidense en la que alguien debe jurar (allí creo que no se promete) un aguacil exige al juramentado: “levante su MANO DERECHA y repita conmigo: juro…..” Cuando Obama se equivocó en el acto de juramento como Presidente de EE.UU volvió, al día siguiente, a repetir el mismo ante la posibilidad de que el juramento fuera inválido por la FORMA de ejecución y contrario a lo establecido por la legalidad. Lo mismo podría ocurrir con esta Embajadora.

Barack Obama repitió su juramento
Barack Obama repitió su juramento por falta de FORMAS.

Conclusiones:

  1. Repito: Las formas son al fondo lo que el camino a la meta.
  2. No te metas en camisas de once varas.
  3. Haz los experimentos con gaseosa y en casa. No juegues con trinitotolueno (TNT) ni con explosivo plástico solo porque hace más ruido, no sea que tu deseo de innovar te explote en las manos.

© Juan de Dios Orozco López

 

 

 

 

También te puede interesar.....

6 comentarios

  1. Estimado Juan de Dios:

    Debo ante todo agradecerle, porque más allá de la diferencia horaria, me hecho usted reír desde bien temprano. Su publicación es una muestra cabal que el Protocolo no tiene que ser siempre aburrido y acartonado, también puede ser tratado con delicado humor. Y vaya si lo ha sido. Aún me cuesta escribirle porque la risa me hace no dar en las teclas correctas de mi teclado. En verdad, lo felicito.

    Ahora, y sin querer debatir sobre las formas ni el fondo del acto referido, siempre los juramentos se hicieron sobre el testimonio escrito de algo que obligaba a cumplir con rectitud el deber encomendado. El libro fue el instrumento por siglos, por lo menos desde el descubrimiento de la imprenta. ¿Antes se harían sobre textos manuscritos? Si así fue, la letra impresa reemplazó a la letra escrita a mano. Fue un avance de la tecnología. Y no se perdía por ello es sagrado sentido del juramento. Hoy hay algo que reemplazó a la imprenta: el e-book. ¿Pero ese nuevo avance tecnológico cambia el compromiso que el que jura asume? Nos reímos porque es novedoso, pero también sostenemos que el Ceremonial y el Protocolo es algo dinámico, que muta según la época histórica y el contexto. Por eso no sé si lo ocurrido en Suiza es tan descabellado.

    Un cordial saludo.

  2. Apreciado Federico, estimado amigo y colega. Gracias por su comentario. Me alegra que le haya hecho reír. Me temo que, aunque yo quisiera que determinadas formalidades permanezcan inmutables, el devenir de los tiempos nos obligue, con absoluta seguridad, a adaptarnos a las exigencias tecnológicas del momento. No obstante, considero mucho más elegante ejecutar un juramento o promesa ante objetos que destaquen por su carácter simbólico y representativo. Un libro que contenga solo la Constitución me parece mucho más acertado que un IPAD donde caben además de la constitución una enormidad de elementos que nada tienen que ver con la representatividad a la que hago mención. Reitero lo dicho en mi post. ¿Que ocurriría si, en mitad del juramento, al pasar la mano por el IPAD se reproduciese, por ejemplo, Indiana Jones y la calavera de cristal? No quiero pensarlo pero yo también me río.
    Le envío un afectuoso saludo de España.
    JDD. Orozco.

  3. Estimado Juan De Dios: Muchas gracias por ahorrarnos de momento otra opinión más…sobre la proclamación de nuestro futuro Rey Felipe IV. Como muy bien afirma y suscribo con tu colega y amigo Federico, llevo riendome un buen rato. No salgo de mi asombro. Pero como siempre ahí estás tu, para hacernos ver “la chispa de la vida” del protocolo. Enhorabuena. Gracias por hacernos sonreir y aprender al mismo tiempo.

  4. Gracias amiga. Qué cansancio tengo de tanto letrado y versado en protocolo militar, oficial, borbónico, monárquico, europeo, internacional y de otra multitud de tipos más que no aciertan ni a la de tres.
    Saludos.
    JDD orozco

  5. Estimado Juan de Dios:

    Efectivamente podría haber realizado el juramento “sobre la dirección de teléfono de su peluquero”. Creo que cada vez se le concede menor importancia a las formas ¿No está transmitiendo urgencia al jurar sobre una tableta? Como si no hubiera más remedio, que para ello, es uno de los peores que pudo escoger.

    Recibe un afectuoso saludo.

    Ana Belén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.