El Rey ha abdicado ¡Viva El Rey!

Escudo de armas del Príncipe de Asturias

Apenas hace unas horas que Zarzuela lo anunciaba. Para mi, que he tenido el honor de prestar mis servicios en Su Casa, no cabe la menor duda: es la mejor opción para España. No puede ser de otra forma. La decisión Real está en la línea de quien ha servido, sirve y servirá a España por encima de los intereses personales o la ideología política. El Rey sigue dando lecciones. Lo digo desde la emoción de ser «Fiel Guardia del Rey» porque, aun cuando ya no presto servicios en sus cercanías, la condición de Guardia Real no se pierde. Es de por vida y lo recuerda el marchamo del Escudo que, situado por encima de condecoraciones en el uniforme, nos distingue y nos hace «visibles» a los demás. Pero, además de la emoción, también me mueve la razón porque, gracias a su altura de miras y nobleza de actuación, hemos vivido en democracia durante más de 39 años en los que el impulso de D. Juan Carlos ha creado una situación de seguridad política e institucional jamás vivida en España. En relación con lo anterior, lamento y me avergüenza profundamente que tengamos políticos como Cayo Lara que hoy ha dado a elegir entre monarquía o democracia. Se puede disentir, pero es una lástima que, por pura ignorancia o interés partidista, este individuo haya obviado las cuatro décadas que hemos vivido gozando de plena libertad de la mano de una Monarquía Parlamentaria que ha encabezado D. Juan Carlos. Hoy no es día de reproches por imposición ideológica. Más bien es momento de agradecimiento o, en el peor de los casos, de silencio respetuoso.

Distintivo de La Casa de S.M. El Rey
Distintivo de La Casa de S.M. El Rey D. Juan Carlos

De la comparecencia de S.M. El Rey solo media docena de detalles:

  1. Don Juan Carlos ha hablado de «NOSOTROS» para hablar de los logros de España.
  2. Ha querido ser «El Rey de todos los españoles»
  3. Ha disfrutado de los éxitos y sufrido con las situaciones más dolorosas.
  4. La puesta en escena ha sido absolutamente sobria y minimalista.
  5. Solo dos banderas bien distribuidas pero con la sutileza de que la de España ocupaba doble espacio que la de Europa.
  6. Una fotografía con D. Juan Carlos, D. Felipe y Doña Leonor.

Puedo imaginar, porque he vivido acontecimientos históricos desde dentro, la actividad que en estos momentos se vive en La Zarzuela, La Guardia Real y el Palacio Real de Madrid. «Sin prisa, sin pausa pero con intensidad» podría ser el lema que sigan mis compañeros que tendrán la suerte , el honor y la responsabilidad de vivir y hacer de esos actos históricos, unos momentos inolvidables.

Cabe esperar que D. Felipe haga uso de toda la infraestructura con la que ha contado D. Juan Carlos quien mantendrá probablemente un reducido número de personas para atender sus reducidas obligaciones. Sin embargo, me atrevo a decir que solo habrá una Casa de S.M El Rey y que, en todo caso, las personas que atiendan a D. Juan Carlos lo harán desde la Casa de D. Felipe.

Debe quedar claro también que, de momento, el Rey ha abdicado como Jefe del Estado no así como Jefe de la Casa Real española. Las consecuencias son mínimas.  No obstante, visto desde fuera, parece que lo congruente es que esa renuncia a encabezar la Casa Real de España no tarde en producirse.

Escusón de brazo para miembros militares de la Casa de S.M. El Rey D. Juan Carlos
Escusón de brazo para miembros militares de la Casa de S.M. El Rey D. Juan Carlos

D. Felipe asumirá también el Mando Supremo de las Fuerzas Armadas lo que obligará a su ascenso al generalato circunstancia esta a la que renunció en su día, como Príncipe de Asturias, por respeto a sus compañeros. Nuestro futuro Rey quiso mantener el mismo empleo militar que correspondía a los oficiales de su misma promoción.

Por citar algún detalle mínimo,  se cambiará toda la heráldica ya que las armas del Rey D. Juan Carlos son diferentes a las del futuro Rey D. Felipe. Estos serán algunos de los cambios visibles. Estoy seguro que otros de más trascendencia , menos observables al principio, se van a producir. Nos esperan no solo cambio de formas sino de fondo y debemos, en primer lugar, confiar en la preparación y entrega a España de D. Felipe y, en segundo lugar, dar tiempo para que la mano del nuevo Rey de España tenga tiempo de actuar con la elegancia, sutileza y discreción que lo ha hecho D. Juan Carlos.

Escudo de armas del Príncipe de Asturias
Escudo de armas del Príncipe de Asturias

Nos espera ahora -sobre todo a los que disfrutamos con el protocolo- un tiempo de análisis y aprendizaje que nos proporcionará el inicio del nuevo reinado y que, sin duda, nos traerá cambios sin menoscabo del respeto por la tradición. Se producirán cambios en la ordenación protocolaria y ya no veremos a D. Juan Carlos presidiendo actos cuando este presente D. Felipe. Quizá sea momento, también, de renovar toda la legislación protocolaria española, aprovechando las sinergias que se van a producir.

El acto cumbre será el de la proclamación del Rey así que seguro que los responsables de protocolo harán, de todo lo que acontezca, ejemplo paradigmático de excelencia organizativa. Tengo la certeza que todos se han puesto ya manos a la obra y reconozco que, en este momento, me gustaría estar viviendo más de cerca todo el proceso de planeamiento que se está llevando a cabo. No me cabe la menor duda que los que tienen la responsabilidad de cuidar de la imagen de todos estos actos estarán a la altura de los acontecimientos históricos que vamos a vivir.

Seguiré muy de cerca todo lo que acontezca y comentaré todo lo que modestamente considere de interés.

Termino haciendo uso de nuestra sabiduría tradicional y del aforismo español que reza: «De bien nacidos es ser agradecidos» Así que no me queda más decir: Gracias Majestad. Gracias Señor.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Doy gracias a Dios por haber vivido la coronación de D Juan Carlos y sus años de reinado, y espero también vivir con alegría y paz la coronación del Príncipe Felipe. Desde mi cama le deseo un reinado de paz y prosperidad para España, y espero no poder ver su abdicación.
    Larga Vida a Felipe VI.

  2. Estimado Juan de Dios:

    Te agradezco tu post. No puedo estar más de acuerdo contigo. Gratitud es la palabra. Así que, ¡gracias, Majestad! En lo que respecta al futuro rey, estoy segura de que hará un gran papel, pero para ello, necesita nuestro apoyo y que sepamos entender sus mensajes, empezando por el de la Proclamación, de la que hay quien dice que la sencillez sería debida a los complejos.

    Recibe un cordial saludo.

    Ana Belén.

  3. Amiga Ana Belén: Estoy absolutamente convencido que de no anunciar «a bombo y platillo» la proclamación de S.M. El Rey se perderá una oportunidad única, además de hacer el juego a los republicanos.
    Gracias por estar siempre ahí.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.