Protocolo para un beso (iraní)

La actriz iraní Leila Hatami besando a Gilles Jacob. fotografía de El mundo edición digital.

Me lo acaba de recordar una amiga en las redes sociales. Se ha liado “parda” porque una actriz iraní ha besado en público a un hombre en el Festival de Cannes. Me gustaría analizar muy friamente la escena, así que la diseccionaré:

La actriz iraní Leila Hatami besando a Gilles Jacob. fotografía de El mundo edición digital.
La actriz iraní Leila Hatami besando a Gilles Jacob. Fotografía de El mundo edición digital.
  1. Que una mujer de religión musulmana bese en público a un hombre no está bien visto en ningún país del mundo que profese esa religión.
  2. Barack Obama ya metió la pata cuando, por querer demostrar cercanía a la premio nobel de la Paz, Suu Kyi, la beso y abrazó en público. En aquella ocasión, por razones que no alcanzo a entender, el mismo medio de comunicación que hoy sutilmente critica la actitud de la nación iraní reprendió a Obama por su actitud pública.
  3. Un beso nada diplomático. La fotografía es de la edición internet de El Mundo.
    Un beso nada diplomático. La fotografía es de la edición internet de El Mundo.
  4. La actriz iraní sabía, porque conoce su cultura, cual iba a ser la respuesta de las autoridades iraníes. Para este caso, el beso puede ser una estrategia o un decuido momentáneo. Me inclino por lo primero.
  5. El presidente del Festival de Cannes, que ha sido el hombre besado, ha salido al paso -como no podía ser menos en un caballero que además no pierde nada- y ha declarado que el inició el beso.
  6. Debemos ser respetuosos con la forma de actuar de otras culturas y pensar que hace unos pocos años, en nuestro país, los novios solo se rozaban cuando llovía y compartían paraguas. Lo demás era pecaminoso y deshonesto. Las mujeres, además, se cubrían cabeza torso y brazos con mantillas para acudir a determinados actos.
  7.  Teniendo muy en cuenta los gestos de la actriz y que muy probablemente no ignoraba las consecuencias de besar y tocar al actor, me temo que ha levantado tanta polvareda conociendo y aceptando las consecuencias.
  8.  A tenor del gesto de la actriz iraní (véase su mano derecha que toca deliberadamente el brazo izquierdo del hombre), lo que dice el hombre besado es falso y la actriz sabía lo que hacía y el significado del gesto en su país.

¿Entonces? Entonces todo lo del beso es pura estrategia de comunicación diseñada por esta actriz iraní bien para darse publicidad, bien para manifestar con hechos lo que siente y no puede verbalizar. Si así fuera, me parece que toda persona debería de gozar de la libertad necesaria para actuar tal y como su conciencia le dicte siempre y cuando ello no implique menoscabo de la libertad de los demás. Que una mujer bese a un hombre de la forma que lo ha hecho la Sra. Hatami no menoscaba la libertad de nadie.

© Juan de Dios Orozco López

 

También te puede interesar.....

2 comentarios

  1. No había leído este post antes de publicar el mío, me ha parecido interesante la reflexión que haces sobre el marketing en los besos y como se puede alterar un país por algo tan ridículo, pero para eso están las tradiciones y no vamos a ser ni tú ni yo, quienes las cambiemos.

  2. Estimado Alfredo, muy cierta tu reflexión. No cambiaremos nada. Sin embargo, a veces -este es un ejemplo- hay una intencionalidad clara por parte de la actriz iraní que ha hecho su efecto.
    Gracias por estar ahí.
    JDD Orozco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.