Fórmula para una buena imagen pública

Dentro de pocos días se cumplirán 10 años de matrimonio de SS.AA.RR los Príncipes de Asturias. Naturalmente, ya han aparecido análisis más o menos acertados sobre la Corona y particularmente -como no podía ser de otra forma- sobre S.A.R Doña Letizia.

Parece que el esfuerzo que está realizando S.M El Rey dando la cara por la empresa española, está ofreciendo resultados no solo económicos sino de aceptación de su persona. A Urdangarín le están dejando tranquilo, de momento, porque ya se ha levantado una polvareda perfectamente orquestada para que sus desleales y reprochables acciones impidan ver otras mucho más punibles e innobles cometidas por nuestros dirigentes políticos.

Ahora que se ha conseguido que el propio Rey se disculpe públicamente por ir de cacería -mal asesorado desde mi punto de vista- y que el asunto Urdangarín esta en «stand by», llega la hora de dar caña a la «nieta del taxista»  que «transmite una impresión de frialdad antes que de cariño» A todo lo anterior se añade «un estado de permanente rumor: el de que el matrimonio de los Príncipes de Asturias está en crisis» Ante ello, la Casa de S.M. El Rey reacciona de forma casi infantil: «La versión oficial de Zarzuela es que entre los Príncipes se producen los «altibajos» que sufre todo matrimonio pasados unos años» La sensación es que no se da abasto para contrarrestar las acciones para minar la imagen de la Casa Real Española. 

Viene al caso lo anterior porque no es del todo cierto que el culpable del deterioro de la imagen pública de una persona o institución sea el propio sujeto o el representante de la misma. Yo tengo mi propia fórmula que explico en mis clases.

La fórmula

BIP = (2E+3C+(4BA)³+5La+6MCSa)/(Lc+MCSc)²

Donde:

  • BIP=Buena Imagen Pública.
  • E=Esfuerzo del sujeto o institución.
  • C=Compromiso del sujeto o institución.
  • BA=Buen asesor.
  • La= Lobiies adeptos al sujeto o institución.
  • MCSa= Medios de comunicación Social adeptos al sujeto o institución. 
  • Lc= Lobbies contrarios al sujeto o institución.
  • MCSc= Medios de comunicación Social contrarios al sujeto o institución.

Como puedes observar, la imagen pública, desde mi modesto punto de vista, no depende tanto del sujeto activo como de los asesores. La forma en que estos gestionan la presencia en los medios de comunicación además del impulso que los lobbies realizan en un sentido u otro son imprescindibles a la hora de valorar los resultados de imagen pública. Cabe destacar aquí que, por diferentes razones, lo negativo suele hacer más ruido y tener un efecto más demoledor sobre la imagen pública que cualquier otra acción que destaque virtudes o logros. Por eso las acciones que emprenden los lobbies contrarios al sujeto o la institución, adquieren un valor exponencial.  Mientras, los efectos de los lobbies propios y los MCSa crecen de forma lineal. Resumiendo, lo negativo que se difunde -cierto o no- tiene un mayor efecto sobre la opinión pública que lo bueno que se demuestra cierto.

Los asesores  

Los asesores son los más importantes elementos de esta fórmula. Son ellos los que diseñan planes para hacer frente a crisis, gestionan las relaciones con los medios de comunicación, conducen la acción lobbista, dirigen las actuaciones públicas de los sujetos y generan, en fin, un clima de aceptación social de sus asesorados. Pero claro, en este punto, es necesario advertir que no es suficiente demostrar una lealtad inquebrantable hacia el sujeto o institución sino que, además, es imprescindible disponer de habilidades para conducir con éxito toda una compleja maquinaria que pretende, por encima de cualquier otro condicionante, persuadir a la mayoría.

Un caso manifiesto lo tenemos en la Casa Real Británica. Después de la muerte de Lady Diana, que sufrió el desprecio de su propio esposo y el rechazo de su suegra, la opinión pública castigó a la Casa Real Británica con un repulsa antes impensable. Desde dentro de la Casa Real alguien, con suficiente visión, se dio cuenta del «berenjenal» en el que se estaban metiendo y, de la noche a la mañana, se contrató a quien ha sido capaz de darle la vuelta como a un calcetín a la percepción pública negativa que, de la Jefatura del Estado, tenía la sociedad del Reino Unido.

La lealtad ciega e inquebrantable cedió el paso a la lealtad eficaz y ello se consiguió con una planificación estratégica llevada a cabo por profesionales. Se involucró a los más jóvenes de la Corona y se puso en valor la presencia de una joven plebeya de sonrisa limpia y simpática que ha traído al mundo a un hermoso niño rubio, hijo del futuro Rey.

La fórmula ha sido extremadamente satisfactoria en la Casa Real Británica y también ha dado resultado a muchas personalidades e instituciones….¿entonces?

Tu me dirás qué opinas de este asunto.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Admirado Juan de Dios: Impecable y acertado artículo. Enhorabuena. Un abrazo muy fuerte.

  2. Muy bueno el artículo. Ojalá todos los que ostentan cargos, ya sean electivos o de cualquier otra índole, estén abiertos a los cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.