Protocolo e imagen pública en la campaña electoral.

Sí, parece que la campaña electoral a las elecciones europeas no tendrá mucho protocolo. Je,je,je. Este asunto del protocolo suena tan mal que cuando la palabra se pone en boca de un político es para afirmar que hay que reducirlo -pensando que protocolo es gasto de representación- o simplemente que el protocolo aleja de la ciudadanía. Me dan mucho miedo tanto los que lo identifican con gasto de representación como los que los rechazan porque aleja. Ambos dos, como muchos otros, desconocen la realidad y muy probablemente efectúen tales afirmaciones de forma populista, oportunista y con intención de agradar a un público deseoso de que desaparezcan tanto desmán. Parecería que el protocolo fuera la causa de la pérdida de confianza de la ciudadanía en la clase política.

Al grano. Los actos políticos multitudinarios parecen tener sus días contados. Y parece lógico, porque meter en un recinto a varias miles de personas es complejo, requiere un gasto en logística terrible y la rentabilidad en forma de retorno de la inversión por presencia en los medios no dista mucho de la de un acto mucho menos voluminoso.

Los medios de comunicación destacan equipos que siguen a los principales candidatos durante toda la campaña y reservan tiempos y espacios para sus crónicas, se celebren actos mastodónticos o no. A los efectos de rentabilidad en radio, TV o periódicos da igual que los actos sean masivos o no salvo en el último día -mitin de cierre- en el que todos se rodearán de masas para escenificar el respaldo masivo a sus propuestas políticas y su candidato. No es menos cierto que transcurrida la primera semana, en la que se dan los mensajes que generan titulares, parecería que llega la sequía de ideas y todo se hace repetitivo y cansino. En la imaginación y profesionalidad de los asesores de los candidatos está el hacer algo tan extraordinario como para que los MCS amplíen tiempos y espacios.

Me parece – puedo estar equivocado- que la inmensa mayoría de los votos que se introducen en las urnas responden a motivos emocionales más que racionales. En resumidas cuentas,  pocos se leen los programas – que nadie cumple- pero todos vemos y oímos a los candidatos, queramos o no. Esto quiere decir que la publicidad – la propaganda- es la que manda en esto de las elecciones. La percepción -que no la certeza- de que un candidato es mejor que otro llega a nosotros en la forma en que los asesores determinan. Esto es generar imagen pública positiva para persuadir.

Como ejemplo par la generación de percepciones positivas de candidatos está la creación de reportajes elaborados por los diferentes medios de comunicación -cuya línea editorial es de la cuerda del candidato-  y que profundizan en perfiles personales más que políticos. En estos reportajes se potencia inexorablemente, como no podía ser de otra forma, las bondades del candidato y se difuminan sus fallos. Ya lo empezamos a ver.

Pero echemos un vistazo a las percepciones y la imagen pública de los principales candidatos.Del número 1 de la lista del PP se está destacando, porque su imagen pública da para ello, su carácter bonachón y de bonomía -observa la imagen de la trasera del mitin del inicio de las elecciones- además del respeto ganado entre agricultores y ganaderos por los logros durante su gestión al frente del Ministerio. Mirada directa, gesto tranquilo y apaciguado, con un cierto toque de intelectualidad que proporcionan sus gafas y con más pelo del que en realidad tiene. Por cierto las canas son siempre buenas en la imagen de candidatos políticos, siempre que se lleven con dignidad como es el caso de Cañete.

Lo que me parece un disparate es el lema del PP que más bien parece un largo tratado de intenciones. Es largo, no involucra al votante  y parece más una amenaza que una llamada a la confianza. «Lo que está en juego es tu futuro»  Por cierto que el C.V de Arias Cañete, publicado por el PP en su web, es tan frío y esquemático que no está en sintonía con la imagen cercana que de el se quiere ofrecer.

La imagen de hombre cercano y bonachón ayudará al que fue Ministro de Agricultura a ganar adeptos
La imagen de hombre cercano y bonachón ayudará al que fue Ministro de Agricultura a ganar adeptos. Por otro lado, un atril tan grande le hace un flaco favor a un hombre que no destaca por su estatura. ¿Quién asesora al PP en imagen pública de sus candidatos?. Foto EFE

Como las primeras fotos han sido tomadas al inicio de la campaña, pasada la medianoche, las corbatas ya no tienen sentido. No es menos cierto que la indumentaria de la «no corbata» es síntoma de cercanía, modernidad y progresía intelectual. Ya, ya. El hábito no hace al monje. Sí, si….. es que para pegar cartelas con eso de la cola, la brocha el cubo….no se va a ir de corbata y traje de Armani….por supuesto.

Los símbolos también forman parte del mensaje y, aunque no es habitual encontrar banderas en los mítines, CIU sabe que la presencia de unas y la ausencia de otra refuerza su mensaje independentista.

A CIU no se le olvida que los símbolos pueden utilizarse como mensaje.
A CIU no se le olvida que los símbolos pueden utilizarse como mensaje. Foto EFE.

Por su parte, los comunistas no quieren abandonar el lenguaje de los símbolos y los gestos visuales que tanto refuerzan la cohesión en torno a una particular ideología. El puño en alto identifica a IU porque el PSOE ya ha abandonado este gesto de su iconografía y sul significado ha desaparecido, al parecer, de su ideología.

Visulamente lo que distingue a los comunistas es el puño en alto
IU se distingue visualmente del PSOE por el puño el alto….¡con la mano derecha! Foto EFE

El lema del PSOE y el cartel oficial de su candidata, Elena Valenciano, me gusta más y tiene toda la pinta de haber sido creado por gente profesional. Echa un vistazo.

El cartel de Elena Valenciano y el lema de la campaña del PSOE han sido elaborados por quienes conocen los secretos de la imagen pública.
El cartel de Elena Valenciano y el lema de la campaña del PSOE han sido elaborados por quienes conocen los secretos de la imagen pública. Foto JDD Orozco.

  En lo que se refiere al lema está dividido en dos partes que independientemente tienen mensaje por sí mismas y que unidas aparecen coherentes. Lo más importante aquí es el pronombre personal TU que da protagonismo al elector y le dota de la importancia real que tiene: toda. La forma de distribuir las palabras del lema también es muy importante. Por un lado, en la parte superior -a modo de banner publicitario- TU MUEVES EUROPA. En el centro, una ELENA Valenciano -destaca más su apellido- con los cuatro atributos necesarios en su rostro para que una sonrisa ofrezca cercanía y sinceridad: dientes de arriba, pómulos contraídos, bolsas en párpados inferiores y patas de gallo para que finalmente cierre la segunda parte del lema «CON TU VOTO»

Podría estar analizando y describiendo mucho más tiempo todo este circo mediático que se monta en las elecciones y que, sin duda, es necesario para crear opiniones positivas sobre el candidato y su programa. Termino afirmando categóricamente lo siguiente: En toda campaña electoral son ciertas dos cosas: que la imagen es decisiva para la elección final y que los de protocolo, en tanto que organizadores y protectores de la imagen pública de personas e instituciones, debemos, podemos y queremos estar ahí. Sin organización no hay éxito.

No se si pensarás lo mismo que yo.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.