La imagen pública del Presidente Obama.

Desde el principio, los aseores del Partido demócrata de EE.UU se dieron cuenta del potencial que encerraba la personalidad de Obama.

Lo siguiente es la primera parte de la conferencia de clausura que ofrecí en las III Jornadas Internacionales de Comunicación institucional e Imagen pública que, dirigidas por mi apreciado amigo el Dr. Fernando Ramos y organizadas por la Universidad de Vigo, se han celebrado los días 9 y 10 de abril en el Campus de Pontevedra. Dije así:

“El Papa Francisco y Barack Obama son dos de las personas más influyentes del planeta. La persona que dirige el país más poderoso del mundo y la que lidera las almas de la religión más numerosa[1] de la tierra ha alcanzado sus puestos siguiendo diferentes caminos.

Obama, primer presidente afroamericano de los Estados Unidos de Norteamérica, ha sabido sumar a sus cualidades personales y a su calidad cultural una serie de atributos por medio de las técnicas de imagen pública que le han permitido alcanzar la presidencia de EE.UU en un corto período de tiempo.

S.S. El Papa, sin embargo, ha llegado a la Santa Sede, después de una prolongada trayectoria de servicio a la Iglesia Católica, e impulsado por sus propios compañeros que, reunidos en cónclave, lo eligieron aun cuando era conocido su rechazo a la elección para ser Papa.

Analizamos la imagen pública del primer presidente de EE.UU partiendo de su condición de afroamericano y la de S.S El Papa desde una perspectiva relevante como es la de ser el hombre que dirige, y por tanto influye, en el grupo más numeroso de personas afines de todo el mundo.

BARACK OBAMA

Acometo el análisis somero de la figura actual de Barack Obama partiendo del material inicial con el que los asesores del actual presidente de EE.UU contaban y los ingredientes necesarios  -en forma de habilidades aprendidas y técnicas de mercadotecnia política- para que un hombre de color, de padre keniata y buen profesional se convierta en presidente del país más poderosos del mundo en sólo cuatro años (2004-2008).

El material

Los asesores de Obama se encuentran con que, desde el principio, Obama tiene “madera” sobre la que moldear una figura presidencial. Sus antecedentes familiares, su pasado y su trayectoria profesional y política hacen de Barack Hussein Obama -este es el verdadero nombre del presidente Obama-  un personaje suficientemente convincente y atractivo para la sociedad norteamericana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Obama se convierte en un buen abogado por la Universidad de Columbia, donde se graduó “magna cum laude”. Tras su paso por la Universidad de Harvard, donde es el primer presidente de color de la Harvard law review, pasa algún tiempo como profesor en la Universidad de Chicago. Después de fracasar en 2002 en el intento de acceder a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, en el año 2004 consigue un asiento en el Senado donde promueve legislación en favor de los más desprotegidos.

Obama dispone de una buena imagen personal, un curriculum destacado. Es joven y puede encarnar, a la vista de sus asesores y del Partido Demócrata, los valores necesarios que provoquen el cambio en la presidencia de EE.UU. Gana el impulso y la admiración definitivos  con su discurso de apertura en la Convención Demócrata de 2004.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A todos los elementos positivos que contribuyen a la aceptación y consolidación de su figura como político, se añaden otros como la percepción pública de que Obama ha creado, por ejemplo, una familia modélica e ideal, que dispone de unas excelentes cualidades para la oratoria, es telegénico y emocionalmente inteligente. A ello, Obama une un absoluto convencimiento personal de que solo con la ayuda de asesores y consultores expertos en técnicas de marketing político se puede alcanzar la Presidencia de EE.UU.

Uno de los primeros pasos que en materia de imagen pública acomete el equipo de B.H.O es “difuminar” la H correspondiente a Hussein de su nombre. En plena campaña mundial de los EE.UU contra el terrorismo islamista, tener por nombre o apellido el que perteneció al fundador del Islam chiita, no era muy conveniente.  Así que desde el principio se refuerza la marca Obama con el acrónimo B.O hasta el punto de que BO es el nombre que años después le da al perro que regala a sus hijas, cuando alcanza la presidencia.

De acuerdo con lo anterior, Obama es un producto óptimo para ser catapultado hasta la cúspide del poder. Tiene cualidades y se deja asesorar.

Los ingredientes

Tal y como se ha destacado anteriormente, Obama dispone de actitud y aptitud para resultar convincente a la vista de la opinión pública de EE.UU. No obstante, sus habilidades y cualidades no son  suficientes para alcanzar la cima del poder presidencial. Se hace necesaria, entonces, la actuación de expertos que sepan llevar a todos los nichos de la sociedad los mensajes que hagan creíble la figura de Obama como presidente. Se trata de persuadir al votante en la dirección y sentido marcados por el Partido Demócrata.

Entre otros parámetros que adornan la figura de B.O en su carrera presidencial es especialmente importante la generación de mensajes tales como:

  • Obama debe convertirse en generador de ESPERANZA cuando la sociedad estadounidense no encuentra consuelo a la crisis total que vive el país. HOPE es una de las palabras asociadas a su persona.
  • Obama es el verdadero motor del CAMBIO y la persona en la que se puede CONFIAR para liderar el mismo. La palabra clave aquí es CAMBIO y el mensaje CHANGE/WE CAN BELIEVE IN incluye el deseo y la esperanza de cambiar. Se añaden otras palabras fundamentales como BELIEVE (Confianza) y el pronombre personal WE que involucra a todos los americanos en una clara táctica de hacer ver a la sociedad estadounidense que cualquier acción de Obama necesita de la colaboración del pueblo al que hace partícipe y cómplice del éxito.
  • Se puede conseguir: “YES WE CAN”  es un lema que vuelve a involucrar a “nosotros” y que además utiliza la primera palabra de la constitución de los EE.UU de Norteamérica (We the people of The United States….) que todos los americanos conocen , aprecian y están dispuestos a defender hasta sus últimas consecuencias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los asesores de Obama diseñan, también, una importante estrategia iconográfica que identifique al pretendiente a la presidencia como una persona que dispone de unas cualidades físicas superiores y una absoluta seguridad en sí mismo. Para ello se dibuja una campaña de imagen pública y de iconología que permita destacar las virtudes de Obama y minimizar sus posibles defectos.

El resultado

Las habilidades y capacidades de Obama sumadas a una adecuada estrategia de imagen pública tuvieron como resultado que la mayoría de los estadounidenses quisieron que ocupara el puesto de presidente y que lo revalidara cuatro años después. Obama es un político de altura que ha conseguido ser calificado como el nuevo “Martin Luther King” o el “Kennedy negro”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente, como prueba del resultado de la interacción de los factores anteriormente destacados, Obama consiguió ser nominado al premio nobel de la Paz con anterioridad a su nombramiento como Presidente de EE.UU y solo 8 meses después, le fue concedido. Se consiguió poner su imagen a la altura de La Madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela o el Dalai Lama que consumieron toda una vida para ser reconocidos con el mismo premio.

Queda demostrado así que “El sueño americano” es posible y que Barack Hussein Obama II es la prueba contemporánea más palpable de ello”

El domingo que viene, la segunda parte: Un análisis DAFO -sin muchas pretensiones- de la imagen pública del Papa.

© Juan de Dios Orozco López


[1]  Worldwide Adherents of All Religions, Mid-2005′, Encyclopaedia Britannica

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.