Hoy descanso. No escribiré ni de imagen pública, ni de comunicación y mucho menos de protocolo.

He tenido una semana intensa de trabajo que se ha visto “adornada” de una infección de garganta y de oídos, sumada a un resfriado nasal, un terrible dolor de cabeza y fiebre. Pero no he parado. Esto me hace sentir bien. Es como una medicina. Lástima que haya tenido que añadir paracetamol, ibuprofeno, amoxicilina, ácido acetilsalicílico, ácido clavulánico y unas gotas para el oído de componentes innombrables.  Por eso hoy no escribo. Este fin de semana me lo tomo de descanso. Nadie me va a echar de menos y, además, muchos compañeros que son más diestros y expertos que yo en esto de escribir lo que se piensa, atienden las expectativas de los jóvenes ansiosos de saber y de los maduros aburridos; de los expertos con interés de crítica y de los neófitos que andan por ahí despistados y se encuentran conmigo en la web.

Así que, como en otras ocasiones, hoy no me referiré a la flota de aviones que utiliza los altos responsables del Gobierno de España cuyo estado de funcionamiento está afectando a la imagen de España. Al paso que vamos, con la presión que se está haciendo por la reducción del gasto, veo que al Jefe del Gobierno se le dotará de un parapente -naturalmente con motor ecológico-  para hacer sus viajes transoceánicos. No, no. Hoy no hablo de imagen.

Que no, que no. Se lo decía ayer a un amigo, estoy cansado. El quería llevar la conversación -es del PP- hasta Cospedal. Y yo no tenía, ni tengo, ganas de reflexiones ni afirmaciones que lleven a afirmar que hay una “mano negra” en su partido -fuera del PP también las hay pero no son negras- que se la quiere cargar. Al final, di mi brazo a torcer y creo que llegué a decirle a mi amigo que no se puede hacer comunicación en una misma dirección y en un mismo sentido desde dos lugares diferentes -Madrid y Toledo- sin coordinación y con varias “cabezas pensantes”. La coordinación -creo que le dije a mi amigo- va más allá de la sincronización de agenda en outlook de la Presidenta de Castilla La Mancha y la de Secreatria General del PP. Lo anterior me lo ha dicho un pajarito, no twitter. A la Cospe se la están cargando porque lleva dos años dando solo mensajes negativos. Lo más bonito (e interesante) que ha salido de ella a la sociedad es que ha saludado a Timoshenko que está para el arrastre la pobre mujer. Por cierto, que las malas lenguas viperinas -que no vespertinas- dicen que en su gabinete solo se salvan los de protocolo. Esto también me lo ha dicho un pajarito….

Hablar de protocolo tampoco me apetece. Si escribo sobre mi idea de que una sola candidatura a la presidencia de la Asociación Española de Protocolo me parece pobre, cuando menos,  no va a servir de nada. Así que mejor no digo nada. Aunque la verdad es que me gustaría oír otras voces. En particular tengo interés por escuchar la de los jóvenes que son los que con su dinero están pagando nuestras clases en las universidades y en las escuelas de negocios además de alimentar nuestro ego. Lo raro es que permanecen calladitos. Me gustaría oír voces que difieran de lo establecido porque tengo la sensación de que estamos tendiendo al pensamiento único en esto del protocolo, los actos o los eventos. Nos estamos dirigiendo a una exclusiva y particular forma de entender la profesión y me parece que eso no es bueno. No hay -salvo honradas, onerosas y pintorescas excepciones- alguien que procure y se distinga no ya como una rima asonante, sino como una voz disonante. Y esto, me temo yo, no es bueno para la profesión.

Pero es lo que te comentaba al principio. Estoy cansado y hoy no escribiré lo más mínimo de nada. Solo quería que lo supieras.

Buen día.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

2 comentarios

  1. Juan, deseo que te recuperes pronto, descansa para poder seguir disfrutando de tu blog tan ameno e instructivo.
    Un afectuoso saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.