Sin parangón, sin igual ,sin seguridad y sin protocolo.

No me lo puedo creer. ¿No te habías enterado? Pues sí, Nelson Mandela ha fallecido y sí, Nelson Mandela ha sido un personaje en su vida privada y una personalidad en lo que a vida pública se refiere. Es, desde luego, un ejemplo a seguir y así lo han reconocido quienes le han conocido directamente y saben – de verdad- de sus éxitos y aportaciones a la libertad.

Muchos vaticinaron unos actos sin precedentes en la historia tanto por el número de personalidades de primer nivel que han asistido como por la calidad de las mismas. Tal concentración de Jefes de Estado, autoridades, cantantes y gente del mundo de la imagen y la farándula no se vio más que en algunas ceremonias de inauguración de unos Juegos Olímpicos….y creo que tampoco se pueden comparar. Muchos colegas han escrito -muy acertadamente- sobre el cúmulo de despropósitos que han rodeado un acto que ha carecido del más mínimo sentido común. Creo que, como en todo acto de trascendencia, los actores -entiéndase los organizadores y los invitados de más categoría-  no han estado a la altura de las circunstancias. Por un lado, Sudáfrica ha demostrado que no está preparada para acometer con éxito un acto de comunicación trascendental y de envergadura. Por el otro, hemos podido comprobar que los invitados de honor -y ahora hablo de Jefes de Estado y Gobierno- sólo aguantan quince minutos de exposición a cámara. Pasados esos minutos iniciales, sus formas desaparecen y con su actitud vienen a corroborar su irresponsabilidad y su escasa preparación e interés para representar papeles reservados solo a unos pocos escogidos.

La terrible falta de organización comienza por tener sentados, en medio de una tempestad y en un campo de fútbol a miles de personas -y cientos de autoridades-  además de someterlos a un discurso continuo de familiares, amigos y líderes que, en resumidas cuentas, vienen a decir los mismo: Nelson Mandela fue un líder y un ejemplo de luchador por la libertad. Discursos recurrentes que, después de los primeros 35 minutos perdieron toda la atención del público presente. En total, solo fueron 4 horas que difícilmente se pueden soportar por el común de los mortales.

Al final, la falta de organización – de profesionales de protocolo preparados y con experiencia en la organización de actos de esta dimensión- ha hecho que, de este importante momento, quede solo que la Primera Ministra Danesa es una señora muy atractiva. Ya lo era antes pero hasta ahora nadie se había dado cuenta; que al Primer Ministro Británico le encanta esta política de cabellos dorados; que los Obama no tienen una buena relación matrimonial; que a toda acción – Michelle Obama se enfada por la actitud de su marido con la P.M. Danesa- corresponde una reacción – los Servicios de Comunicación de EE.UU distribuyen una fotografía de los Obama dándose la mano a su llegada a la Casa Blanca-; que el intérprete de lenguaje de signos no tenía ni idea de interpretación y que, en todo caso, es un discípulo aventajado del humorista Chiquito de la Calzada; que no hubo la más mínima seguridad y, por encima de todo, que los sudafricanos han perdido una oportunidad única para honrar la memoria de Mandela, demostrando al mundo que no saben y no tienen capacidad para organizar actos de este nivel. ¡Para que después digan que no hacen falta profesionales del protocolo!

Han sido -creo que aún son- unos actos sin parangón, sin igual……sin seguridad y sin protocolo.

Te dejo esta galería de fotografías que estarás cansado de ver pero que son suficientemente explícitas de lo que más arriba has leído.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

© Juan de Dios Orozco López

 

 

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. ¡Mil gracias, Juan de Dios!

    Mejor explicado imposible.
    Puede que mis palabras en alguna red social no fueran demasiado afortunadas, pero escuchándolo por la BBC, me parecía una feria, ni un poquito de respeto siquiera.
    Lo que sí me hace reflexionar es el propio acto, ¿es que ningún asistente se llevó una mala imagen? ¿Todos estuvieron de acuerdo en que era un acto digno para honrar la memoria de Mandela?

    Me irrita que a la política de un tiempo a esta parte se le llame “clase política”, la clase es otra cosa. Se nace con ella.

    Un afectuoso saludo.

    Ana Belén.

  2. Querida Ana Belén existen muy pocos políticos con clase y muchas clases de políticos. No obstante, algunos han pretendido diferenciarse del resto de los seres humanos de a pié sin llegar a conseguirlo.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco

  3. Muchas gracias Juan de Dios por este magnífico post.
    Me parece lamentable que la imagen que queda del homenaje sea el selfie de Obama y la sorpresa los periodistas ante los bailes y cantos por el funeral. Sí, definitivamente, hace falta protocolo.

  4. Gracias Isabel, por tu comentario. Ojalá pudiésemos hacer más protocolo.
    Saludos.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.