El peligro de la coherencia papal.

La coherencia personal e institucional del Papa Francisco está alcanzando cotas antes insospechadas de credibilidad que están impulsando su imagen pública. Creo que nunca antes, en varias décadas, la actitud y el gesto público de un Papa había tenido tanto tirón mediático y éxito.

El caso es que todos, incluso los no creyentes, observan complacientes lo que públicamente el Papa proyecta como gestos dignos de un seguidor de Jesucristo. La austeridad de su persona y de cuanto le rodea no pasa desapercibida para el común de los mortales y, si de forma casual así ocurre, ya se encargan los asesores de comunicación del Vaticano de potenciar cuantos gestos relacionados con el modo de vida de Jesucristo son reproducidos por su sucesor en la tierra.

A esta actitud de coherencia, que está siendo aplaudida tanto desde el lado religioso como del no creyente, se enfrenta la posibilidad de una interpretación sesgada e interesada de sus actuaciones públicas, contrarias al establishment, que el Papa Francisco acomete. El Papa Francisco quiere emular, dentro de las muchas limitaciones que impone el ejercicio de su responsabilidad y la distancia cronológica de 2000 años, a Jesucristo. En comparación con anteriores pontífices, su deseo es ser pobre y parecerlo. Es obvio que siente la necesidad y la responsabilidad de vincularse mucho más intensamente a los que carecen de medios que a los que tienen y ostentan el poder.

Me permitirás que analice qué ocurre, desde varias perpectivas intimamente ligadas al protocolo y la imagen pública.

  • Desde el punto de vista de la organización de actos, por ejemplo, los ornamentos usados por el Papa Francisco tanto en indumentaria como en arquitectura de interiores/exteriores y decoración son absolutamente sobrios y austeros. Su Santidad no quiere distraer la atención en sus comparecencias públicas con aditamentos barrocos. Parece que sencillez y sobriedad sean dos palabras inseparables y vinculadas a la organización de cualquier acto público en los que interviene el Papa. Su sencilla y singular forma de vestir -en la que evita el lujo- no le hacen parecer menos Papa.

Las fotografías que te dejo a continuación han sido utilizadas con mucha profusión y no por ello son menos explícitas de cuanto he escrito con anterioridad.

Observa la diferencia de indumentaria, lujo en la silla papal e incluso la alfombra que cubre la tarima.
Observa la diferencia de indumentaria, lujo en la silla papal e incluso la alfombra que cubre la tarima.

Las comparaciones son odiosas y en este caso, aún más considerando que ambos Papas se han entregado en cuerpo y alma al servicio de la Iglesia Católica. Cualquier interpretación negativa por el supuesto exceso en la imagen de Benedicto XVI es, desde mi punto de vista, injusta y tendenciosa. Las comparaciones que se utilizan en los medios de comunicación están siendo utilizadas para aclamar al Papa Francisco y menospreciar a S.S. Benedicto XVI.

  •  Los Modales del Papa Francisco, en tanto que manifestación externa de su educación, también han dado que hablar en las últimas semanas. Muy especialmente ha llamado la atención el saludo ejecutado a Rania de Jordania en su visita oficial al Papa. Se ha criticado abiertamente por muchos “expertos” en protocolo, en primer lugar, que la Reina de Jordania vistiese un pañuelo de color blanco para cubrir su cabeza. Cabría señalar que la visita que realizan los Reyes de Jordania a S.S El Papa es una visita considerada de Estado;  el protocolo “obliga” a cubrir la cabeza de las mujeres que visitan al Papa y, particularmente a las que sean católicas -solo las católicas- a vestir de negro. Quede claro, también, para los “expertos” en protocolo internacional, que el significado del color negro para un católico es el mismo que tiene el color blanco para un musulmán. En segundo lugar, la forma en que el Papa saluda a Rania de Jordania no es otra que la correcta y que corresponde al saludo de un Jefe de Estado -el Papa- a la esposa de otro Jefe de Estado. La relación entre ambos – entiéndase Papa-Reina- no es la paterno-filial que sí está presente entre una mujer católica y S.S. Para este último caso  -mujer católica que saluda al Papa- la mujer está obligada a vestir de negro -con la salvedad de las reinas católicas- y a realizar una reverencia y a simular el beso del pescatorio. Rania de Jordania no es católica y su visita es oficial y no religiosa. Por lo tanto, nada se debe reprochar ni al Papa ni a la Reina. Cierto es que jamás – que yo recuerde- un Papa se inclinó para hacer el gesto de besamano pero no es menos cierto que el hecho no debería escandalizar más que a los recalcitrantes y recalcitrantes inmovilistas contra quienes está combatiendo S.S. el Papa Francisco. Aquí está la criticada fotografía.
El Papa besa la mano de la Reina de Jordania
El Papa besa la mano de la Reina de Jordania
  • Su deseo de cercanía con los que desean verle y tocarle y la condescendencia con el personal a su servicio han creado problemas de índole interno que siempre son bien vistos por los que desde fuera observamos al Papa. Cabe mencionar el hecho profusamente difundido en el que ordenó a un guardia de seguridad que se sentara en una silla y comiese un bocadillo aún cuando este le explicó que de esta forma contravenía ordenes de su jefe. Es manifiesto que ha renunciado al lujoso y seguro Papamóvil creando serios problemas de seguridad para su persona y poniendo en entredicho incluso la autoridad de los que preservan su integridad personal. Resumiendo, por un lado se alaba su cercanía y por el otro se critica los oídos sordos que hace hacia las voces que de forma insistente le advierten del peligro que corre.

Así que, modestamente, creo que la actitud pública del Papa merecería una profunda reflexión por cuanto lo interpretado hasta ahora por la sociedad podría tornarse en un peligro o amenaza que pudiera dañar su imagen pública. Su forma de ser y actuar públicas chocan de frente con las explicitadas con anterioridad por otros Papas que, en ningún modo, fueron peor que las del actual y sí diferentes. En cualquier caso, como Papa y como hombre, creo que merece y debe tomar sus propias decisiones e imprimir su particular modo de hacer las cosas…. aunque algunos se estén frotando las manos en espera de algún traspié significativo.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.