Fotogenia y estrategia de imagen pública.

A menudo leemos y oímos cómo personalidades de diferentes ámbitos, con sus “gestos”, movilizan voluntades consiguiendo enviar grandes paquetes de información sin llegar a decir palabra. Hacer que una fotografía o secuencia de fotogramas emitan el mensaje deseado es extremadamente difícil y su interpretación puede verse afectada por múltiples factores entre los que se podría destacar -si nos referimos a personas con altas responsabilidades- el auto control del fotografiado, el marco en el que se desarrolla la acción o la actividad informativa entorno a un determinado tema. Cuando alguien, a  través de la fotografía, es capaz de enviar la información deseada en el momento oportuno decimos de él que es fotogénico. Este es el caso de Obama.

Obama en la Puerta de no retorno en Senegal. Desde aquí partían los esclavos aAmérica. Una fotografía significativa y diseñada con una clara estrategia.
Obama en la Puerta de no retorno en Senegal. Desde aquí partían los esclavos a América. Una fotografía significativa y diseñada con una clara estrategia.

Verbalizar una idea en público -frente a medios de comunicación o personas de destacada importancia- puede resultar improcedente hasta el punto que mostrar acuerdo o desacuerdo puede traer desagradables consecuencias. Por eso muchos de los políticos y altas personalidades de dimensión e influencia internacional utilizan el gesto. El gesto es mucho más sutil que la palabra y debidamente estructurado pude llegar a ser más potente que ella. De hecho, ya conoces la frase lapidaria “somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios” Los que estamos interesados en el estudio del gesto, su valor comunicacional y su importancia para la imagen pública y la generación de credibilidad, sabemos del escaso valor de la frase “Yo no he dicho eso”  cuando, tanto el gesto como el contexto, confirman que, aun cuando no se haya verbalizado una  idea, todo indica que sí se ha pensado para ser comunicada.

No es habitual encontrar fotografías "a contraluz" y de espaldas como de la Obama en la celda que ocupó Nelson Mandela.
No es habitual encontrar fotografías en solitario,  “a contra luz” y de espaldas como esta de Obama en la celda que ocupó Nelson Mandela. Una fotografía de extraordinario valor comunicacional.

De ahí que, cuando se trata de personalidades cuyo parecer puede influir decisivamente en la toma de decisiones de colectivos, gobiernos, economías etc…los gestos sean diseñados con extrema cautela para evitar interpretaciones no deseadas. En el diseño de estas herramientas de comunicación intervienen los responsables de protocolo y comunicación como asesores de imagen pública. Así se ha podido observar, una vez más, en el reciente viaje de Obama a África en el que  la aplicación de técnicas de diseño de la fotografía y el gesto quedan patentes.

Tal y como he comentado en numerosas ocasiones, la improvisación y la naturalidad son malas consejeras y la mayoría de las veces juegan malas pasadas. El intento de acercar a la sociedad una personalidad pública sin un proceso previo de reflexión y una estrategia definida tiene consecuencias extremadamente costosas en términos de credibilidad e imagen pública. Es lo que le ha ocurrido a la Premier Australiana.

La Premier austrliana, en un intento de ganar adeptos, fue portada muy criticada en el Daily Telegraph por lo inapropiado de la actitud de una política en momentos de crisis galopante.
La Premier australiana, en un intento de ganar adeptos, fue portada muy criticada en el Daily Telegraph por lo inapropiado de su actitud  en momentos de crisis galopante. Se equivocó en la elección del momento y del gesto lo que ha hecho un daño irreparable a su imagen pública.

Más aún, el diseño del gesto en tanto que artefacto de comunicación es necesario para emitir justo la información que se pretende.

Diseñar gestos y enseñar a ejecutarlos, además de determinar los marcos espaciales donde se desarrollan, es materia de estudio de lo que viene en llamarse fotogenia, técnica a la que le viene bien esta frase lapidaria de autor anónimo: “A veces es necesario guardar silencio para ser escuchado”

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

6 comentarios

  1. Estimado Juan de Dios: Conocerte en el CECOV fue un gran honor. Trabajar contigo toda una escuela y ahora desde lejos, leer tus artículos una escuela buenísima.

  2. Gracias Hilda. Me alegra saber de ti. Para mi, dirigir el CECOV de la JMJ 2011 fue una de las experiencias más gratificantes de mi vida. Gracias por seguirme y un afectuoso saludo.
    JDD Orozco.

  3. como siempre, tus artículos son más que intresantes i siempre enriquecerodes. Un abrazo

  4. Un muy interesante artículo, con una gran carga docente. Me hubiera gustado que fuera más extenso.

  5. Gracias María Luisa. La intención de todos es traladar mis modestos conocimientos. Espero seguir contando con tu presencia por aquí.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *