Me gustan los buenos modales

Los considero necesarios para la convivencia. Son impescindibles en una democracia. Nos ayudan a socializar.

De nuevo, en una entrega de premios, se desprecia la presencia institucional de un Ministro. Una entrega de más de cien premios queda relegada a un segundo plano por la presencia de UNA MINORÍA que siempre llama la atención por sus gestos descompuestos y su mala educación.

Por los buenos modales, el juego limpio, la honestidad y las buenas artes.

Me gustan

© Juan de Dios Orozco López

 

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Buenos días.

    Simplemente quiero plasmar mi desacuerdo con este comentario sobre buenos modales. Creo que en ningún momento faltaron al respeto estos estudiantes al Ministro. Ni insultaron ni hicieron gestos de mal gusto. Simplemente, y de acuerdo a unos valores, consideraron que sería hipócrita saludar a una persona a la que no conocen personalmente, y a quien por sus acciones e ideas contrarias a sus pensamientos, no les apetece saludar. ¿Es esto mala educación?
    Quizá es dar demasiada importancia a algo que no la tiene. Y es mi opinión que la palabra desprecio, que usted utiliza, es demasiada palabra para este hecho, a mi parecer, anecdótico.
    Una pregunta que me surge es ¿tenemos que doblegarnos a las personas que están en el Gobierno, solamente por eso, porque están en el Gobierno? ¿Son más que nosotros? Me temo que se olvida rápido que esos señores están ahí porque nosotros les hemos elegido, y que es su deber trabajar para todos nosotros. Quizá serían ellos quienen tener que tener mejor y más educación con todo nosotros. No quiero infravalorar el trabajo de los que nos legislan, pero.. creo que tenemos miles de motivos para decir que ellos sí que nos desprecian y nos faltan el respeto, lease con esto, casos de corrupción, mentiras evidentes, bebidas alcohólicas en el congreso, y un largo etc. Reflexionemos un poco. El protocolo, en ciertos momentos, parece más un acto de resignación y sometimiento. No obstante, brindo con usted por los buenos modales, el juego limpio, la honestidad y las buenas artes.
    Atentamente,
    Amaia

  2. Estimada Amaia:
    No puedo por menos que agradecer su comentario y publicarlo porque sus formas son las acertadas aunque no estemos de acuerdo en el fondo. Este es el matiz diferenciador: las formas de demostrar desacuerdo. Mire, si se está en desacuerdo -muy en concreto en este acto- no se debe asistir a un lugar cuyos asistentes no merecen nuestra presencia. Creo que ellos, sin derecho alguno, robaron el protagonismo al resto de los premiados. Si se consideró hipócrita recoger un premio que entrega un representante del Gobierno de la Nación basta con no ir a recogerlo. Contesto a su pregunta: Sí es de mala educación no tender la mano al que te la tiende. Es más, insisto en que para evitar eso no debieran haber asistido.
    Creo que la palabra desprecio es adecuada. Desprecio significa literalmente «desairar» y eso es lo que hicieron algunos con un Ministro y, al acaparar el protagonismo, desairaron también al resto de premiados. El derecho a disentir no da derecho al menosprecio. Esta particular forma de actuar es uno de los matices diferenciadores entre una sociedad «a secas» y una sociedad avanzada y respetuosa con los demás. Por otro lado, no me interesa destacar en este blog el fondo político sino las formas. Comprendo su indignación que a veces es, también, mía y agradezco su brindis.
    Saludos.
    JDD Orozco

  3. Un placer Sr. Orozco, haber compartido diferentes puntos de vista, y agradezco su respuesta.
    Le saludo cordialmente,
    Amaia

  4. Créame Amaia, el placer es mío. Gracias por su elegante desacuerdo.
    Afectuosamente.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.