Reuniones secretas e imagen pública.

Leo en ABC.es que Rajoy y Mas se han encontrado en dos ocasiones de forma secreta. Es lógico -yo diría que hasta normal- que los políticos y altos dirigentes institucionales y empresariales lleven a cabo estos encuentros sin que trasciendan a la opinión pública.

A veces una fotografía connota mensajes no apropiados para la aceptación pública
A veces una fotografía connota mensajes no apropiados para la aceptación pública

En algunos casos, la confidencialidad de esas reuniones se llevan a cabo para no provocar alarma innecesaria en la sociedad. Es el caso de la gestión de crisis.

En otros, el secretismo con el que se preserva el encuentro se lleva a término para evitar que la presión externa ejerza influencia sobre las partes. La discreción es una exigencia cuando se atienden procesos de negociación complicados. Este tipo de reuniones y los motivos que la impulsan son muy propias de la empresa y la diplomacia.

Desde mi punto de vista, existe una tercera posibilidad. Es la que exige absoluta discreción del encuentro – al menos en un determinado espacio temporal- para preservar la imagen pública de los participantes. Este es, creo yo, el motivo que ha provocado que el Presidente Rajoy y Mas  se hayan encontrado sin dar publicidad a su reunión.

A ninguno de los anteriores -Mas y Rajoy- convenía, en aquel momento,  dar publicidad a su particular cónclave por temor a que la opinión pública en general y sus seguidores/votantes en particular, rechazaran la recepción de uno y la visita de otro.

Rajoy y Mas, como políticos, deben cuidar las percepciones que de ellos y su actividad tiene la sociedad
Rajoy y Mas, como políticos, deben cuidar las percepciones que de ellos y su actividad tiene la sociedad.

Sin embargo, ahora sí que conviene dar publicidad a lo que aconteció en otro momento. La imagen pública – percepción y aceptación de ambos por la sociedad- pudiera verse afectada negativamente. Las circunstancias mandan y, ante un posible  y más que probable acercamiento de posturas -cuando antes solo existía desencuentro- conviene que todo el mundo sepa que los hechos actuales son fruto de fórmulas pasadas. 

De la organización de reuniones eficaces hablaré próximamente en el Postgrado de Protocolo de la Universidad de A Coruña que con tanto acierto dirige Olga Casal.

En cuanto a imagen pública y protocolo, tendré ocasión de hablar en las VII Jornadas de Protocolo que organiza la UNED bajo la magnífica dirección de la profesora Dra. Dolores Sánchez.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Un comentario muy acertado Juande. A los alumnos les enseñamos que tenemos que conseguir la máxima repercusión de nuestros eventos … o no, siempre según nos convenga, como es el caso que expones.

  2. He tenido la suerte de participar en los tres tipos, como organizador. A veces los más importantes son los que menos se conocen.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.