El político pijo de Parla y los caballos de Sibaris.

No estoy de humor porque me encuentro en casa un poco fastidiado. Bueno, un poco no. Un mucho. Tendría que estar de regreso de A Coruña donde debía haber ofrecido unas charlas sobre imagen pública pero no ha podido ser. Desde aquí pido disculpas a los que me esperaban. Mi amigo Juan Quesada, con más de cuarenta campañas electorales a las espaldas en España y en Latinoamérica, lo ha hecho muy bien y sé que los participantes han quedado muy contentos. A ellos va dirigido este artículo.

Como todas las semanas, escribo mi post en domingo. No tengo tiempo durante la semana. El caso es que para escribir necesito, además de leer, ver. Así que entre mis recortes de periódicos que he leído esta semana  merece la pena destacar la fotografía  que he visto de Tomás Gómez. Confieso que se me había pasado por alto, pero mi amigo Juan de Sevilla me ha hecho ver la realidad. Con sus comentarios he descubierto la luz….y a  Tomás Gómez como el político pijo que, de profesor universitario, pasó a ser el Alcalde de Parla y ahora -entre otros- es sibarita. Digo sibarita porque también utiliza trajes a medida, al igual que nuestro flamante Presidente del Congreso.

No hay nada reprochable en hacerse unos trajes a medida. Yo mismo me veo obligado a tener alguno porque de lo contrario me parecería a Don Pinpon. Lo criticable es que quieran hacer ver -con el gesto de llevar desabotonado el primer botón de la manga- que su traje, por ser a medida, les hace diferentes. El botón de la manga fuera del ojal es – desde mi modesto punto de vista-  una señal territorial, un deseo de que todo el mundo le observe como diferente, un «aquí estoy yo», un signo de sibaritismo…..un anhelo de querer ser diferente de la masa para poder ser aceptado en el exclusivo círculo de los poderosos, en el Olimpo de los que sí tienen para pagarse un traje a medida……..y quieren que lo sepan los demás. La fotografía que te dejo de Tomás Gómez apareció el lunes pasado en la edición impresa de El Mundo. Yo la he escaneado y no es muy nítida. Lo siento.

Tomas Gómez viste a medida
Tomas Gómez viste a medida. Es un político de «ojales abiertos»

Por cierto sibarita es el gentilicio de la ciudad italiana de Sibaris. Ocho siglos antes de Cristo, la ciudad era tan rica que sus habitantes se endiosaron cayendo en la más absoluta de las ridiculeces. Al parecer, en un alarde de extravagancia se inventaron una escuela de danza para caballos que utilizaban para la guerra. En el 510 antes de Jesucristo, los sibaritas tuvieron que luchar contra los cretonenses que conocían la debilidad de sus enemigos y trasladaron al campo de batalla una orquesta. Los caballos comenzaron a bailar y los sibaritas -que llevaron demasiado lejos su necedad- fueron asesinados a cuchillo.

En estos momentos de crisis galopante en los que familias enteras no tienen qué comer, la exclusividad de llevar un traje a medida en un político no es tan censurable como el poner de manifiesto que con su sueldo puede pagar un sastre.

He dicho.

© Juan de Dios Orozco López.

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.