A propósito de la indumentaria y el protocolo.

Hay muchas formas de insultar sin decir palabra alguna. Un gesto puede provocar indignación, malestar, incomodidad y tantos otros sentimientos en quien sea o se sienta destinatario del mensaje. Lo he escrito aquí multitud de veces y lo he dicho en decenas de lugares, en vivo y en directo. Hasta aquí no hay nada de particular. Pero esta semana he encontrado un ejemplo casi paradigmático de lo anterior, de cómo provocar malestar. En la siguiente galería de fotografías puedes comparar los gestos y la indumentaria que de forma singular utiliza este necio* actor ganador de un Oscar. Las imágenes dan fe de su «saber ser&estar» con unos y otros, según convenga. Pincha sobre una y podrás ver todo la galería y los comentarios.

Para recibir un premio de manos de S.M. La Reina en una ceremonia en la que se exige etiqueta, este individuo se presenta como si de una resaca de vino tinto peleón estuviese recuperándose. En su discurso de agradecimiento llegó a decir, de acuerdo con los medios de comunicación: «Agradezco a la reina de España este reconocimiento más allá de mi conocida opinión sobre la monarquía». Dejo bien claro, de forma explícita, su carácter republicano. Bien, también hay republicanos muy respetables…y también los hay maleducados y engreídos.

Sin embargo, cuando saludó al Príncipe Carlos de Inglaterra durante la premiere en Londres de su película Skyfall se le vió muy distendido en charla animada con el heredero de la Corona Británica. Aquí no se presentó vestido como un frutero – con todos mis respetos para ellos- porque si así hubiera sido, simplemente no le hubiesen permitido acercarse al príncipe Charles….my God!!!! . Tampoco creo que le dijese algo así: «Mira sharly, yo soy republicano, ¿ein? ¿me se entiende?….. pero tu ven y dame que luego ya si eso……». Yo supongo que más bien le diría «Es un placer saludar a Vuestra Alteza en esta bonita noche en la que cabría destacar la elegancia de todos los que nos acompañan así como la inquebrantable lealtad del agente 007 a Su Graciosa Majestad, que Dios guarde muchos años, a la que uno la mía propia».

La verdad es que ahora, como se estila el eufemismo (para quitar hierro al asunto, claro está), se diría que Bardem viene a caracterizarse por una actitud cercana a la «falta de coherencia» o que «está posicionado con un cierto grado de eclecticismo conductual». La gente de la calle lo llamamos simplemente falsedad, oportunismo y mala educación….y todo ello por su actitud, indumentaria, su modos públicos y sus declaraciones. No olvidemos que todo ello es fruto de la naturalidad y de la modernidad.

Yo creo que si hubiese Oscar a la mala educación, a la falta de respeto y a la falsedad, no necesitaría lobby británico para ganarlos. Mi voto ya lo tiene.

* Necio: «Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber», de la R.A.E.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, una cosa es la ideologia de cada quien, respetable y otra la educación, primordial.
    En todo caso, si no esta de acuerdo con la monarquia, porque ir y recibir el premio? No seria mas eficaz decir que no ira y no aceptara el premio? protagonismo puro.

    Lo que me queda duda, en España, no hay ese codigo de hacer cumplir la etiqueta y quien no, no pueda acceder al evento?

    Saludos!

  2. Estimado Felipe, gracias por tu comentario. Es norma no escrita de la Casa de S.M. El Rey y de otras muchas instituciones españolas -me atrevo a decir europeas- no impedir la entrada a personas que habiendo sido invitadas formalmente a los mismos, no se acojan a la indumentaria exigida en las invitaciones. Creo que la razón es que ellos mismos se descalifican al no admitir la norma. Las normas delimitan marcos de actuación personal que ellos siempre exigen a los demás pero que jamás cumplen porque son soberbios y engreídos. Un afectuoso saludo y gracias por estar ahí.

  3. Estoy completamente de acuerdo con ambos. Y como apunta Felipe, si tanto desprecio siente por la monarquía, que hubiese declinado el premio elegantemente, explicando su posición sobre este asunto pero agradeciéndolo, como es de recibo. Es lo que tiene alguna gente, que confunde las churras con las merinas y dan la nota allí donde van. Pero como hoy en día todas estas salidas de tono son muy modernas, muy transgresoras y muy valientes, pues así nos va. Menos mal que no nos dejó en ridículo a todos los españoles delante de la monarquía británica también.

  4. Gracias Nino por el comentario. La «doblez» es una cualidad personal que algunos no pueden ocultar. Este es el caso de Bardem.
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.