¡Qué mala pata!

Lo digo por la caída del Rey durante su visita al Estado Mayor de la Defensa. Se ha vuelto a caer cuando, pendiente de la prensa, no ha visto un escalón. No ha sido cazando, ni tomando un pincho con una cervecita fresquita. No. Ha sido desarrollando su actividad como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas.

Es una pena que estas cosas ocurran porque nunca antes vi a la Familia Real -a todos sus miembros- más implicados en dar la cara y ofrecer una imagen de dinamismo y responsabilidad institucional. La situación social asi lo requiere, la crisis económica lo exige y predicar con el ejemplo se hacia imprescindible para intentar un impulso positivo a la imagen pública de la Jefatura del Estado tan menospreciada y gratuitamente vilipendiada por unos y otros. Pero el Rey se ha caído y seguro que muchos se aprovecharán de ello.

En la Casa de Su Majestad el Rey, desde que se reprochara al Rey ir de caza de elefantes y romperse la cadera fuera de España – si el hecho hubiera ocurrido cazando conejos en La Mancha no hubiese llamado tanto la atención-,  se han llevado a cabo muchos esfuerzos de comunicación, RR.PP y marketing para devolver al Rey y las Monarquía de España los índices de popularidad de otrora. No en vano, Rey y Príncipe redujeron su sueldo; el Rey pidió perdón públicamente por su error -ejemplo seguido por otros…y otros que vendrán detrás-; se redujo el periodo vacacional; la Reina se revistió con la impresentable equipación de nuestros olímpicos;  el yate real se amarró; se ha producido una actividad institucional «rentable» para España como el viaje a Rusia …….todo en solo unas semanas.

Pese a todo lo anterior, aun cuando se han realizado todos los esfuerzos que hemos podido percibir y otros que nunca alcanzaremos a vislumbrar, hoy va el Rey y se cae. No tardarán en salir a la palestra algunos  para reivindicar la abdicación primero y, después, la desaparición de nuestra monarquía parlamentaria.

Y es que algunos se han encargado de hacer del Rey -y de la institución que representa- la diana sobre la que disparar todo el malestar de la sociedad que otros provocaron. Su estrategia, la de los creadores de la actual situación,  es fácil de entender. Mi amigo Juan de Sevilla, que  para estas cosas es más directo y visceral que yo, me acaba de comentar algo que yo solo voy a esbozar por respeto….»er quiyo eze que sace larralla en la horeja…zi ombre que tiene nonvre…de paztiya pal hestomago,,,zi el Hantafagastri eze…. eze e un pájaro pero de lo güenos…….». Anasagasti querido Juan, Anasagasti y, por favor, un respeto porque es uno de los políticos más antiguos y sigue en la palestra…¿eh?.»Pué ezo cooones…….eze zi questá bisto y ze tenía que juvilá…. leshe cooooñooooo ya». No sigo por respeto. De verdad, qué boca tiene este hombre. Es bueno, pero más bruto que un arado….perdonad por sus palabras, pero si no las escribo deja de hablarme y es, para mi, muy valioso (me está ayudando a escribir un libro, lo confieso).

En fin, lo cierto es que algunos están trabajando para que mañana algún titular o columna haga mención a la supuesta merma de las capacidades del Rey con la intención de que abdique y, más tarde, segar la hierba bajo los pies del Príncipe.

Que mala pata, Señor, que Vuestra Majestad se haya caído en público. Ahora vendrán otros, no tardando mucho, para hacer leña del roble caído y mostrar más el cardenal de Vuestra borbónica nariz -que con tan fino olfato ha liderado la democracia en España- que Vuestro esfuerzo para que las aguas vuelvan al cauce de la normalidad.

¿Algunos titulares que pretendan desprestigiar al Rey/La Corona para mañana?:

  • «La Corona por los suelos»
  • «Otro tropiezo Real»
Yo te dejo el mío: «Un Rey con narices» y
el de Juan de Sevilla (perdón de nuevo): » Za caío como un ombre y za lebantao como un peaso Rey. Con un par de güevos»
¡Dios mío, no sé cómo va a terminar esta idea de escribir un libro con Juan de Sevilla……!

Ahí va el vídeo en el que destaca la actitud del servicio de seguridad que, ante la caída de S.M, se interpone entre las cámaras y el Rey. Antes, un capitán también hace lo propio. No solo proteger la vida sino, también, la imagen.

P.D.  Recuerda a Dale Carnegie y júzgame por mis principios, no por los tuyos.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

1 comentario

  1. Toda la razón del mundo para los dos Juanes o Güanes.

    Ya sabemos que cuando hay problemas nadie es responsable, siempre lo son los demás y algunos personajes públicos son pasto del minoritario ganado radical.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.